Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Suiza, zona de tránsito para los clandestinos

Suiza es un país de tránsito para muchos inmigrantes que llegan a Europa.

(Keystone Archive)

La policía de los cantones de Vaud y Valais sufren las consecuencias de la exclusión de Suiza del espacio Schengen. Desde fines de febrero, han expulsado a 253 inmigrantes clandestinos.

Su periplo termina en la frontera franco-suiza de Vallorbe, donde las autoridades galas han endurecido los controles.

Son más de dos cientos - ya casi tres cientos - y su número seguirá aumentando. Vienen de China, de Oriente Medio y Lejano, del Magreb, los Balcanes o África. En las últimas semanas muchos de estos inmigrantes clandestinos que llegan a Europa y, sobre todo, a Gran Bretaña, han visto truncado su viaje en la frontera franco-suiza de Vallorbe (cantón Vaud).

Con el objetivo de poner fin, o por lo menos reducir, el gran aflujo de esas personas sin visado válido que transitan por Suiza, Francia decidió el pasado 22 de febrero endurecer y multiplicar los controles.

En los andenes de la estación de Vallorbe, última escala de los trenes procedentes de Venecia o Roma antes de entrar en territorio francés, los agentes de aduanas no dan abasto.

Según un acuerdo ratificado en 1960 por Francia y Suiza, los agentes de aduanas y policías pueden ejercer su función en las líneas ferroviarias del país vecino e incluso impedir la entrada de inmigrantes en situación irregular.

A expensas de los contribuyentes

El lanzamiento de esta operación de gran envergadura por las autoridades francesas ya ha tenido efectos, sobre todo, para los policías de los cantones de Vaud y el Valais.

"Los policías suizos se encuentran con inmigrantes clandestinos en la frontera francesa", anunció en declaraciones a la radio suiza de expresión francesa este miércoles.

Unos 253 inmigrantes fueron expulsados a Italia en el plazo de un mes y medio. "Hemos tenido que desplegar un dispositivo considerable para asegurar las expulsiones", señala Jean-Christophe Sauterel, portavoz de la policía cantonal de Vaud.

Las cifras hablan por sí solas: 113 colaboradores, 450 horas de trabajo, 12.000 kilómetros recorridos en coche de servicio, y todo ello a expensas de los contribuyentes del cantón.

Un eje estratégico

Situada entre Italia y Francia, en un eje estratégico, Suiza paga caro el precio de su aislamiento en el seno del espacio de Schengen. "Toda persona que abandona un país de ese espacio tiene que mostrar nuevamente la documentación al llegar a otro", explica Jean-Christophe Sauterel.

Y dependiendo del visado que emiten las instancias europeas, las cosas se complican. "Por una parte están los inmigrantes que carecen de papeles en regla, pero también los que únicamente tienen derecho a una sola entrada en el espacio de Schengen."

En ambos casos los inmigrantes que transitan por Suiza no pasan los controles franceses. Y la policía helvética no tiene más remedio que proceder a su expulsión.

El problema se complica aún más porque muchas veces no pueden prohibir la entrada en Suiza de personas incriminadas. "Se controlan todos los trenes entre Domodossola y Brig", señala Renato Kaldermatten, de la sección de Información y Prevención de la policía cantonal valesana.

"Aún así no podemos negar la entrada a un inmigrante que dispone de un visado en regla para Suiza, pero ilegal para el espacio de Schengen."

El tránsito de clandestinos por territorio helvético es un tema que hará correr ríos de tinta y causará muchos rompederos de cabeza a los policías de Vaud y el Valais.

swissinfo, Raphael Doncel
(Traducción del francés: Belén Couceiro)

Contexto

Trece países miembros de la UE han firmado la Convención de aplicación del Acuerdo de Schengen del 19 de junio de 1990, por la que se establecer un espacio de libre circulación de personas.

Los países son Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca, España, Grecia, Italia, Luxemburgo, Holanda, Portugal y Suecia.

Noruega e Islandia, aunque no son miembros de la UE, se han asociado al espacio de Schengen mediante un acuerdo de cooperación con los países signatarios de la convención.

Los acuerdos de Schengen tienen como objetivo suprimir el control de personas en las fronteras internas entre los estados signatarios y reforzar los controles en las fronteras externas.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes