Suiza acentúa su acercamiento a China y Japón

La ministra suiza de Economía Doris Leuthard y el ministro chino de comercio Bo Xilai. Keystone

Son los dos países más importantes de Asia para Suiza; promesa de un mercado potencial conjunto de 1.480 millones de habitantes.

Este contenido fue publicado el 12 julio 2007 - 14:24

El gobierno helvético incentiva los acercamientos en materia comercial, científica y tecnológica, convencido de que ambas naciones marcarán la pauta del siglo XXI.

Las palabras de la ministra de Economía suiza, Doris Leuthard, sintetizan el sentido que la Confederación Helvética confiere a la nueva relación que busca con Japón y China.

"Estamos de cara a un El Dorado potencial", afirmó a principios de esta semana (09.07) en China metaforizando con respecto a aquella legendaria tierra de Los Andes en la que los aventureros del siglo XVI buscaban oro a manos llenas.

Su percepción no está en absoluto fuera de contexto.
Gurús de las finanzas internacionales, como el estadounidense Jim Rogers –cofundador junto con George Soros del Quantum Fund- afirma que China "será la potencia económica del siglo XXI, como lo fue Inglaterra en el siglo XIX o Estados Unidos en el XX".

Suiza lo sabe y se empéña en llegar puntual a la cita con los beneficios.

Añejas relaciones

Las relaciones entre Suiza y los gobiernos de China y Japón surgieron a partir del interés económico.

En el caso de Japón se trató de una delegación comercial encabezada por el helvético Aimé Humbert, quien partió en 1863 rumbo a Tokio en busca de nuevas oportunidades para la relojería.

Un año después, la visita se tradujo en un tratado bilateral de comercio y amistad; y en relaciones diplomáticas oficiales a partir de 1906.

Hoy, Japón es el segundo socio comercial más importante que tiene Suiza en Asia después del gigante llamado China.

Y la relación con este último es más antigua todavía. Comenzó en el siglo XVII con la llegada de los primeros mercaderes suizos a territorio chino. Los nexos se multiplicaron hasta traducirse en relaciones comerciales fluidas y recíprocas en el siglo XVIII, y posteriormente en la apertura de una agencia comercial suiza en Shangai hacia 1912.

Suiza fue también uno de los primeros países que formalizó relaciones con la República de China cuando cayó la dinastía Quina (1918) y más tarde se convirtió en pionera del reconocimiento de la República Popular de China (1950). Actualmente es, sin más, es el principal socio comercial de Suiza en Asia.

Tratados de Libre Comercio

Los tratados de libre comercio abren vía directa para el comercio entre dos naciones.

Con Japón, los acercamientos formales para la negociación de un TLC iniciaron este año (19.01) y ambos gobiernos confirmaron que dialogarían contenidos, para concluir un borrador a principios de 2008.

El pasado mes de mayo, de hecho, se realizó en Tokio la primera ronda de negociaciones; cinco días de trabajo técnico en el que expertos gubernamentales suizos y nipones hablaron sobre bienes, servicios y propiedad intelectual.

Consultado sobre el potencial que presenta Japón para Suiza, el área de análisis económico del segundo banco más importante de Suiza refiere a swissinfo que "el mercado japonés está experimentando un nuevo resurgimiento tras un largo periodo de recesión. Avanza y seguirá haciéndolo a un ritmo sorprendete durante los tres próximos años, tendencia que favorecerá a grandes y a pequeños inversionistas".

En el caso chino, la ministra de Economía de Suiza, Doris Leuthard, inició (09.07) una gira de trabajo -de cuatro días- que le permitió reunirse en Pekín con el viceministro de Finanzas chino, Zhu Guangyao y con el vice primer Ministro, Hui Liangyu, para establecer compromisos en materia de intercambio tecnológico y medio ambiental, preludio para hablar sobre un posible TLC.

La Jefa del Departamento Federal (ministerio) de Economía aseguró que los productos agrícolas chinos tienen grandes oportunidades en Suiza y la economía alimenticia helvética tiene mucho por ofrecer al gigante oriental.

La consultora internacional Ernst & Young estima que para Suiza una relación más estrecha con China abriría un mercado muy atractivo para su maquinaria y, con el tiempo, para los artículos de lujo.

Ciencia y tecnología

Además del enfoque comercial, otra de las prioridades de Suiza en 2007 es solidificar lazos de cooperación científica y tecnológica con ambas naciones.

También esta semana, el consejero federal (ministro) Pascal Couchepin se reunió en Tokio con el ministro japonés de Asuntos Exteriores, Taro Aso, para firmar (10.07) un acuerdo bilateral de cooperación científico-tecnológica.

Ese acuerdo forma parte de una estrategia global helvética para fortalecer el intercambio de formación, investigación e innovación que desarrollará con países ajenos a la Unión Europea entre los años 2008 y 2011.

Y con China, los intercambios en este ámbito se iniciaron en 1989, con la firma del Acuerdo de Cooperación Científica y Técnica entre la Confederación Suiza y China, documento en el que se pactó el envío recíproco de delegaciones científicas y técnicas, grupos de estudio, de investigación y la interacción, en general, de toda clase de especialistas.

Y se renuevan con la visita de Doris Leuthard al gigante asiático, al comprometerse a modernizar el intercambio científico que hay entre los dos países.

Los expertos opinan

Jim Rogers afirma en el estudio "China, una economía prometedora" que el crecimiento de China produce temor a muchos gobiernos, pero ante un fenómeno que ya es irreversible lo que deben hacer es sacar provecho.

"Es verdad que el desarrollo económico de un país implica el declive, tarde o temprano, de otros que han sido dominantes hasta el momento. Pero los países de Europa, y destacadamente Suiza, Alemania, Francia y Gran Bretaña, tendrán tiempo para sacar provecho de ello si sus políticos obran con prudencia y se establecen lazos oportunos con China".

A su juicio, será la economía de Estados Unidos la que más sufra con el fortalecimiento de China.

Europa, afirma, podrá multiplicar el volumen de su comercio y eso, hay que aprovecharlo, puntualiza.

swissinfo/Andrea Ornelas

Contexto

Un tratado de libre comercio (TLC) es el acuerdo bilateral o regional que establece un mercado de bienes y servicios entre los países participantes.

Su meta es anular aranceles o impuestos aduaneros para abaratar el comercio de bienes entre las partes involucradas.

La siguiente ronda de negociaciones comerciales entre Japón y Suiza está prevista para el próximo otoño, en Ginebra.

China sólo tiene TLCs firmados con Islandia y está en negociación con Noruega.

End of insertion

Datos clave

Algunas empresas suizas con presencia en Japón son: Nestlé, Sulzer y Roche. Y en China: UBS y Credit Suisse.

Japón le exportó a Suiza bienes por 2.614 millones de francos suizos y le importó mercancía por 6.361 millones de francos en 2006.

Ese mismo año, China le vendió productos a Suiza por 3.918 millones de francos y le compró por el equivalente a 3.753 millones.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo