Suiza aprueba el examen fiscal de la OCDE

Paradeplatz en Zúrich, centro del sector bancario suizo. Keystone

El Foro Global para la Transparencia Fiscal avala el progreso realizado por Suiza durante los últimos dos años, pero pide a Berna tomar nuevas medidas para fortalecer su transparencia.

Este contenido fue publicado el 06 junio 2011 - 09:53
Mathieu van Berchem in Paris, swissinfo.ch

Por el momento, Suiza está fuera de peligro: no volverá a ingresar a la famosa ‘lista gris’ de la OCDE. Pero mantener este privilegio le implicará un trabajo sostenido.

El Foro Global para la Transparencia y el Intercambio de Información para Temas Fiscales presentó el miércoles (01.06) su reporte sobre Suiza.

El balance: positivo en lo general.

La Confederación Helvética está casi lista para pasar a una Fase 2. Y solamente debe cumplir algunas condiciones para lograrlo. La más importante, adoptar una serie de medidas que facilitarán la cooperación fiscal con otros gobiernos.

Un examen crucial

El Reporte para Suiza de Revisión entre Pares era aguardado con impaciencia.

Era la primera vez que Suiza sería juzgada por sus contrapartes (bajo el esquema conocido como peer reveiw) por sus avances en materia de transparencia e intercambio de información con otros gobiernos.

Una evaluación crucial que llegaba dos años después de que Berna iniciara un intenso proceso de revisión y negociación de convenios bilaterales para evitar la doble imposición (CDIs) bajo reglas de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo.

El reto era someterse a las exigencias concretas del organismo basado en París, para evitar que Suiza fuera nuevamente señalada con el dedo, pero mantener simultáneamente la “identidad” bancaria que caracteriza a la plaza financiera helvética.

Y fueron representantes de Dinamarca, Argentina y del propio secretariado del Foro quienes se dieron a la tarea de investigar a Suiza durante tres meses íntegros antes de preparar conclusiones y emitir un reporte formal por parte del Grupo de Revisión entre Pares, del que Suiza también es parte.

Y el texto final fue revisado y presentado el miércoles por el Foro Mundial en un encuentro celebrado en Bermudas.

Nuevos progresos

El balance para Suiza podría sintetizarse de la siguiente manera: “Lo hizo bien, pero puede hacerlo aún mejor”.

En opinión de Pascal Saint-Amans, secretario del Foro Global sobre la Transparencia, “Suiza ha realizado 95% del camino, lo cual está muy bien, pero le resta aún por recorrer otro 5%, a diferencias de otros países”.

El Foro reconoció todos los esfuerzos realizados por Berna y  le felicitó por el número de CDI´s que revisión y por las nuevas negociaciones.

Y apreció el gesto político que tuvo la ministra de Finanzas helvética, Eveline Widmer-Schlumpf, quien en febrero pasado detonó todo una polémica al interior del país al afirmar que el futuro Suiza estará dispuesta a cooperar fiscalmente con otros países incluso si solamente presentan información parcial sobre el contribuyente sospechoso, es decir, datos como su número de cuenta o IBAN, aunque no posean el nombre o dirección de la persona implicada en la demanda de asistencia administrativa.

No reiterado a las «fishing expeditions»

Pese a las múltiples interpretaciones que puedan darse a la decisión tomada por el gobierno suizo, Berna se niega a aceptar que Suiza haya cedido terreno y permita hoy que se realice una “pesca de información confidencial” masiva en su territorio, práctica conocida como fishing expedition.

La OCDE coincide en el diagnóstico suizo. Y afirma, en el reporte que emitió a través de su Foro Global, que el sistema financiero helvético por ahora aplica solamente el principio de información a la demanda.

Esto es, trabaja caso por caso como se previó desde el principio, y atiende las demandas de intercambio de información fiscal de otros gobiernos exclusivamente si existe un CDI entre las dos administraciones y jamás de forma masiva o automática, sino a partir de sospechas concretas de evasión.

El Foro Global detalla en sus conclusiones que son esencialmente detalles en lo que Suiza debe trabajar.

Por ejemplo, el citado foro de la OCDE no puede considerar oficial la decisión de Eveline Widmer-Schlumpf –antes referida- sino hasta el que Parlamento avale esta determinación del Ejecutivo.

También recomienda a Suiza que, para aumentar la eficacia y probabilidad de esclarecer casos de faltas fiscales, la plaza financiera helvética debe ampliar su colaboración con otros gobiernos en el caso de empresas –potencialmente evasoras- que tienen una sede en el extranjero, pero son operadas desde Suiza.

Pronto, la Fase 2

 El Ministerio de Finanzas (DFF) expresó oficialmente su satisfacción sobre el reporte emitido por el Foro Global.

“Suiza consiguió aprobar la Fase I de este examen y sus procedimientos de asistencia administrativa son positivos”.

Y luego expresa su voluntad de seguir avanzando en el sentido en el que lo exige la comunidad financiera internacional.

“Considerando que, como numerosos países, Suiza carece de la puesta en marcha de algunos de los criterios que el Foro Global sugiere, Suiza se compromete a examinar dichos puntos y a poner en marcha en el futuro las recomendaciones realizadas”.

Tras la presentación de este documento, Berna dispone de seis meses para demostrar a la OCDE que sus esfuerzos para resolver sus debilidades de cooperación fiscal son exitosos.

De conseguir dicho objetivo, adquiere el derecho a pasar a la Fase 2. Esto es, el próximo año sería examinada nuevamente, pero ya no por sus reglamentos y dispositivos legislativos, sino exclusivamente por la puesta en marcha de su cooperación con otros gobiernos.

Contexto

El Foro Global para la Transparencia y el Intercambio de Información para Fines Fiscales es un organismo multilateral –perteneciente a la OCDE- especializado en la transparencia tributaria y el intercambio de información.

Un total de 100 países o jurisdicciones fiscales forman parte de sus filas y participan en su trabajo cotidiano con miras a establecer estándares internacionales que eliminen delitos como el fraude y la evasión fiscal.

End of insertion

Suiza bajo presión

 Para obtener el dinero necesario para financiar los rescates financieros que se pusieron en marcha durante la crisis del 2009, los gobiernos necesitan aumentar sus ingresos e intentan hacerlo cerrando brecha a los evasores.

Por ello, la OCDE observa a todos los paraísos fiscales y aquellas jurisdicciones caracterizadas por su política fiscal laxa.

Marzo 2009: En el punto de mira de la OCDE, Berna decidió de flexibilizar el secreto bancario para seguir los estándares de intercambio de información fijados por este organismo basado en París.

Abril del 2009. El G-20 coloca a Suiza en una ‘lista gris’ de paraísos fiscales dispuestos a realizar esfuerzos en materia de intercambio de información.

Septiembre 2009. Después de haber firmado 12 convenciones ampliadas de doble imposición, Suiza fue borrada de la “lista gris” de la OCDE.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo