Navigation

Suiza condena la guerra contra Irak

El presidente Couchepin intervino este jueves ante el Parlamento suizo. Keystone

El presidente helvético, Pascal Couchepin, reitera que Suiza se atendrá estrictamente a su estatuto de neutralidad.

Este contenido fue publicado el 20 marzo 2003 - 15:43

Los partidos suizos condenan la intervención militar. El Comité Internacional de la Cruz Roja exige el respeto del derecho humanitario.

Ante un conflicto armado entre Estados, sin aprobación de la ONU, Suiza aplica el derecho de neutralidad, destacó el mandatario suizo.

Explicó que el país no tomará parte en ninguna operación militar, ni siquiera en forma indirecta, y que el tránsito y el sobre vuelo del país con fines militares quedan prohibidos a los países participantes en la intervención en Irak.

Las exportaciones de material de guerra destinadas a las operaciones en curso no serán autorizadas, añadió.

Pascal Couchepin lanzó un llamado a las partes en conflicto para que respeten los lineamientos del Derecho Internacional Humanitario y de los Convenios de Ginebra, de los que Suiza es depositaria.

Por su parte, el presidente de la Cámara Baja, Yves Christen, condenó el recurso a la fuerza y recordó que esa medida carecía del aval de la comunidad internacional.

Reconoció que la posesión de armas de destrucción masiva por parte de Hussein representaba un peligro pero no justifica el recurso inmediato a la fuerza. "Sadam Hussein no es Adolfo Hitler, ni Tony Blair, Winston Churchill", enfatizó.

Exhorto del CICR

El presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), Jakob Kellenberger, lanzó un llamado a las partes beligerantes para que observen estrictamente las normas y los principios del Derecho Internacional Humanitario.

En conferencia de prensa, informó haber transmitido a Estados Unidos, a la Gran Bretaña y a Irak un memorándum sobre sus obligaciones en materia de respeto de los Convenios de Ginebra y recordó que las armas químicas, biológicas y nucleares están prohibidas.

El organismo manifestó su profunda preocupación "por las consecuencias de índole humanitaria de las actuales hostilidades en Irak, especialmente en lo que atañe a las repercuciones militares sobre la población civil".

Reacciones en Suiza

En una primera reacción, los cuatro partidos del Gobierno federal suizo, lamentaron el inicio de las acciones bélicas en Irak.

Los representantes de los partidos Radical, Cristiano Demócrata, Unión Democrática de Centro y Socialista, enfatizaron la neutralidad helvética.

La presidenta del Partido Radical, Christiane Langenberger, declaró que Estados Unidos tendría que ser juzgado por este ataque.

Philippe Stähelin, del Partido Cristiano Demócrata, exigió la suspensión de las ventas de materiales bélicos a las partes en conflicto.

El portavoz del Partido Socialista, Jean Philippe Jeannerat, propuso que se suspenda toda colaboración militar con los Estados involucrados.

La Unión Democrática del Centro, en voz de su presidente, Ueli Maurer, reclamó el estricto mantenimiento de la neutralidad helvética.

Los cuatro partidos manifestaron su esperanza porque el conflicto concluya a la mayor brevedad posible.

Manifestaciones de repudio

Miles de jóvenes suizos han ganado las calles de diversas ciudades del país para manifestar su repudio contra la acción bélica emprendida este jueves por Estados Unidos y sus aliados.

En la capital helvética, los grupos de contestatarios se desplegaron pacíficamente por la Plaza Federal, frente al palacio de Gobierno.

Asimismo, en Basilea, millares de jóvenes partieron de sus escuelas para concentrarse en el centro de la ciudad y lanzar consignas contra la intervención militar en Irak. "No se puede detener el terrorismo con la guerra", corearon los chicos.

En Lausana, Neuchâtel y Friburgo, entre otras ciudades, se produjeron escenas semejantes.

Por otra parte, la 'Chaîne du Bonheur' lanzó este jueves una campaña para recaudar fondos en beneficio del pueblo de Irak.

La ONG recordó que las condiciones de la población, en particular de las mujeres, los niños y los ancianos, son catastróficas desde hace mucho tiempo y advirtió que su sufrimiento podría incrementarse con el inicio de esta nueva ofensiva militar.

swissinfo y agencias

Datos clave

A las 05:35 hora local, Washington lanzó un primer ataque contra Bagdad.

El primer bombardeo se produjo una hora y media después de que expirara el ultimátum de George Bush para que Sadam Hussein se autoexiliara.

Estados Unidos y Gran Bretaña han desplegado 280 mil soldados en la región del Golfo.

El Pentágono prevé lanzar unos tres mil misiles sobre Bagdad.

End of insertion

Contexto

Los cuatro partidos con representación en el Gobierno suizo lamentaron el inicio de las acciones bélicas.

Irán consideró "injustificable e ilegítima" la ofensiva contra Bagdad.

Bélgica condenó el hecho de que "se renunciara al orden jurídico internacional".

Unión Europea: "El mundo vive un momento triste y decepcionante".

España, Gran Bretaña y Estados Unidos, entre otros países, han reforzado las medidas de seguridad ante el temor de eventuales atentados.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.