Navigation

Skiplink navigation

Suiza en la mesa redonda con el mundo

La delegación suiza pasa a ocupar su lugar de miembro pleno en la ONU. Keystone

Entre Suecia y Siria ha tomado asiento Suiza como miembro pleno de Naciones Unidas.

Este contenido fue publicado el 11 septiembre 2002 - 08:35

Después de varias décadas de observador, Suiza ha prometido una participación activa en la comunidad mundial.

"Los suizos ya están aquí. Hemos esperado mucho tiempo" bromeó el secretario general de la ONU, Kofi Annan mientras era enarbolada la bandera roja con la cruz blanca, junto a las otras 189 que ondean en Naciones Unidas, en Nueva York. Annan pronunció la bienvenida en los cuatro idiomas de la Confederación Helvética.

Paz, democracia y derechos humanos

"Suiza es un ejemplo vivo de lo que aspira la ONU. Es una sociedad multicultural pacífica, asentada en principios democráticos sólidos" recalcó Annan en su alocución ante la multitud asistente a la iza de la bandera.

"Es un día de regocijo no sólo para los suizos, sino también para la familia de las naciones", añadió.

Deja el banco de observador

Poco antes, la 57 sesión de la Asamblea General acogió a Suiza por aclamación con el rango de miembro pleno 190 de la organización mundial.

Todos los oradores representantes de los grupos regionales destacaron el papel principal que desempeña Suiza en el terreno humanitario, asociado constantemente con el nombre de Henri Dunant y el Comité Internacional de la Cruz Roja.

La delegación suiza fue invitada a dejar su sitio de observador y acto seguido escoltada a su nuevo lugar en el pleno de la Asamblea, entre Suecia y Siria.

Tanto el presidente, Kaspar Villiger, como el ministro de Relaciones Exteriores, Joseph Deiss, visiblemente satisfechos, retribuyeron el aplauso de los delegados en la sala.

Soberano

El presidente de la Confederación Helvética, Kaspar Villiger, pronunció el primer discurso oficial de un suizo en la ONU en tres de los cuatro idiomas oficiales del país: francés, alemán e italiano. Reiteró que Suiza está decidida a desempeñar un papel activo y, si es necesario, también incómodo.

Villiger dio la impresión de serenidad y firmeza al destacar el rol de Suiza dentro de la ONU en su condición de Estado neutral, estatuto que piensa conservar.

Este asunto sigue siendo central para la opinión pública helvética, habida cuenta que un número nada desdeñable de suizos votó en contra de la adhesión en la consulta nacional de marzo pasado, precisó.

Claridad

Villiger estableció con la claridad del caso que Suiza no tomará parte en operaciones de paz por la fuerza. "Estará (Suiza) a disposición donde se trate de operaciones humanitarias o de mantenimiento de la paz", recalcó.

Recordó asimismo que la Confederación Helvética coopera desde hace mucho con Naciones Unidas.

Su pertenencia plena es un paso importante, pero no modificará las metas de Suiza que en esencia comulgan con las de la ONU. Debido a su sistema de democracia directa sigue siendo un caso singular. No obstante, el país tiene ahora nuevas posibilidades para su política exterior.

Regocijo moderado

A juicio del ministro de Relaciones Exteriores, Joseph Deiss, es un día importante, también para la ONU, por la utilidad que puede tener la amplia experiencia de Suiza en los ámbitos de los derechos humanos, el derecho internacional humanitario o el desarrollo sostenible.

A pesar de la satisfacción, la delegación suiza renuncia a la celebración festiva de la fecha para sumarse a los actos de homenaje a las víctimas de los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York.

La ciudad neoyorquina saludó a su vez el ingreso de Suiza a la ONU iluminando su famoso 'Empire State Building' con los colores rojo y blanco de la bandera helvética, en la noche del martes pasado.

swissinfo, Rita Emch, Nueva York

Datos clave

1945: Acta de fundación de las Naciones Unidas en San Francisco
1986: El pueblo y la mayoría de los cantones suizos rechazan la adhesión a la ONU
2002: El pueblo aprueba por estrecho margen la entrada de Suiza a la ONU

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo