Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Suiza mantiene un combate de retaguardia

Con el secreto bancario, seguirán las presiones: Raymond Baker

(swissinfo.ch)

Adoptar las normas de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) frente a los delitos fiscales no es suficiente, considera Raymond Baker, fundador y director de la ONG estadounidense Global Financial Integrity Program.

Según este experto en flujos ilícitos de fondos, Suiza debe revocar su secreto bancario. Entrevista.

Al ceder a las presiones del G-20, Suiza acabó por anunciar el 13 de marzo una serie de medidas tendientes a flexibilizar su secreto bancario: la supresión de la distinción entre fraude y evasión fiscal al nivel internacional y de las reservas en torno a las reglas de la OCDE sobre la asistencia administrativa en materia fiscal.

Pero para Raymond Baker, esto no es suficiente. experto en los flujos ilícitos de fondos. El director de la ONG Global Financial Integrity Program exhorta a Suiza a revocar pura y simplemente el secreto bancario.

swissinfo: ¿Cuál es su reacción respecto a las medidas anunciadas por Suiza?

Raymond Baker: Este anuncio no es una etapa importante porque no cambia las leyes suizas sobre el secreto bancario. En efecto, lo que el gobierno helvético dijo en sustancia, es que, si un gobierno extranjero sabe lo que busca, las autoridades suizas cooperarán. Pero el gobierno se da un espacio muy grande para denegar las demandas de informaciones.

Este margen de maniobra que las autoridades suizas mantienen subraya la necesidad de clarificar las normas de la OCDE. Hace falta que estas normas sean ampliadas y permitan a los gobiernos pedir informaciones a Suiza y a otros paraísos fiscales, aunque los gobiernos extranjeros simplemente tengan razones para creer que hay fondos depositados ilícitamente.

Se requiere un esfuerzo concertado por parte de la comunidad internacional para modificar las normas de la OCDE, pero varios países consideran que esas normas no son bastante precisas.

swissinfo: ¿Qué quiere que Suiza haga además de lo anunciado?

R.B.: Quiero que Suiza desmantele la distinción entre fraude fiscal y evasión fiscal. Esta enredada distinción se vuelve cada vez más insostenible. Es evidente que la mayoría de los fondos depositados en paraísos fiscales contraviene el derecho. Me gustaría que Suiza tomara la iniciativa.

Rechazo la idea de que la economía suiza depende del secreto bancario y que sin éste, se hundiría. Es pues tiempo de que Suiza detenga su combate de retaguardia y actúe para que toda transacción sea totalmente transparente.

OCDE

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) reemplazó en 1961 a la Organización de Cooperación Económica, creada después ...

swissinfo: Pero Suiza mantiene que no es un paraíso fiscal...

R.B.: Un paraíso fiscal es un lugar que concede ventajas fiscales a entidades que operan en otro lugar. Hay cerca de 90 paraísos fiscales y Suiza figura en todas las listas de paraísos fiscales que existen. Sobre esos 90 paraísos fiscales, hay una veintena que son también unas jurisdicciones secretas, y Suiza figura también en esas listas.

swissinfo: ¿Cuál será el impacto de la adopción de las normas de la OCDE por Suiza sobre el asunto del UBS en Estados Unidos?

R.B.: No sé si esta medida va a acentuar o a enfriar el entusiasmo de las autoridades estadounidenses por conseguir que el UBS les proporcione los miles de nombres de clientes que todavía no ha revelado.

El hecho es que la atención del Departamento estadounidense de Finanzas y de Economía está totalmente ocupado con la crisis mundial, la próxima cumbre del G-20 y el plano de reactivación económica de Barack Obama. Otros expedientes están confinados a un segundo plano en este momento. Esto quiere decir que la supervivencia del secreto bancario en Suiza va a continuar suscitando presiones sobre el gobierno helvético.

Swissinfo: ¿Cree que tras el cuestionamiento de un responsable del UBS a principios de mes, el presidente de la comisión bancaria del Senado, Carl Levin, continúe sus presiones sobre Suiza?

R.B.: Absolutamente. Carl Levin está implicado en el expediente de los paraísos fiscales desde hace tiempo y seguirá estándolo durante mucho tiempo. Suiza deberá tratar con él, y no con una política de pequeños pasos, sino de medidas significativas.

swissinfo: Algunos abogados de clientes estadounidenses del UBS consideran que el fisco de su país habrá obtenido todos los nombres que investiga para finales del año. ¿Está de acuerdo?

R.B.: Hay muchos nombres a comunicar al fisco estadounidense y su divulgación constituye una decisión importante para Suiza. Pero si todos los nombres son divulgados, será el fin del secreto bancario.

En cuanto al UBS, uno podría interrogarse sobre la calidad de los controles que pesan sobre este banco que, por segunda vez en el espacio de 5 o 6 años, se encuentra en el corazón de un gran escándalo.

En 2003 el UBS debió pagar el gobierno estadounidense una multa de 100 millones de dólares, porque al principio de la guerra en Irak los soldados estadounidenses habían descubierto, en sacos disimulados en las paredes de diferentes palacios de Saddam Hussein, cientos de millones de dólares de dinero ilícitos que, en buena parte habían sido administrados por el UBS. Este banco tendría que haber comprendido entonces que no es una buena idea hacer tonterías con el dólar o el contribuyente estadounidense.

swissinfo: Pero el UBS no fue el único banco implicado en el dinero escondido de Saddam Hussein. Entre otros, estaba el Bank of America. De hecho, Estados Unidos protege a ciertos territorios considerados como paraísos fiscales, tales como las Islas Vírgenes...

R.B.: Sí, pero ¿por qué tendría que ser la norma bajo la cual Suiza midiera su conducta? Es a causa de la manía que tienen los gobiernos de acusarse mutuamente que las reformas son retrasadas.

Hay que ver también que Estados Unidos ha tomado con frecuencia la iniciativa. En 1977, es decir 20 años antes que los países europeos, prohibió a las empresas pagar sobornos a responsables extranjeros, lo que lo ubicó en la proa del combate contra la corrupción.

Después del 11 de septiembre de 2001, la ley Patriota reforzó la lucha contra el lavado de dinero. Hoy, hace falta que Suiza encuentre la voluntad política de reducir su implicación en los delitos fiscales.

Entrevista swissinfo: Marie-Christine Bonzom, Washington
(Traducción: Marcela Águila Rubín)

UBS, nuevos ataques

Accionistas. Una nueva queja, en nombre de accionistas que estiman haber sido engañados al invertir en el UBS, fue depositada ante un tribunal civil de Nueva York.

Queja. El despacho de abogados Howard G. Smith informó haber presentado esa denuncia en enero pasado "en nombre de todas las personas físicas o morales que compraron directamente o adquirieron por otro medio acciones del UBS entre el 4 de mayo de 2004 y el 26 de enero de 2009".

31 de marzo. El despacho de abogados "estimula a los inversionistas con pérdidas superiores al millón de dólares" a sumarse a la queja, antes de la fecha límite del 31 de marzo.

Fin del recuadro

Raymond Baker

Activista. Raymond Baker es el fundador y el director de Global Financial Integrity Program, ONG con sede en Washington.

Autor. Es también autor de varios libros sobre los paraísos fiscales, el lavado de dinero y el impacto de los flujos ilícitos de dinero sobre los pobres en los países en vías de desarrollo.

Formación. Nacido en Louisiana, es egresado de la Escuela de Gestión de Harvard y del Instituto de Tecnología de la Universidad de Georgia.

Coalición. En enero, formó la Task Force Financial Integrity and Economic Development.

Unidos. Esta coalición reúne a diversas ONG, incluida Transparency International, y a una cincuentena de países, entre los cuales Francia, Alemania, Noruega y España.

Fin del recuadro

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes