Navigation

Skiplink navigation

Suiza no entra en un frenesí de controles

La vigilancia por vídeo es un instrumento útil, pero no una solución a todos los problemas de seguridad. Keystone

Los autores de los atentados de Londres pudieron ser identificados gracias a las cámaras de vigilancia. En Europa, se exige reforzar las medidas antiterroristas.

Este contenido fue publicado el 14 julio 2005 - 20:16

En Suiza, las autoridades policiales aseguran que el país ya está bien protegido.

"Tenemos que prepararnos", declaró el miércoles el ministro alemán del Interior, Otto Schily, durante una reunión extraordinaria de la Unión Europea en Bruselas sobre los atentados de Londres, manifestando así su respaldo a las propuestas de su homólogo británico.

Charles Clarke exige que las operadoras y las empresas de acceso a Internet conserven durante un año los datos relativos a las conversaciones telefónicas de sus clientes.

"El almacenamiento de estos datos puede ser un instrumento sumamente útil para la investigación", agregó Schily, al evocar los atentados de Londres, que se cobraron más de 50 víctimas mortales.

Esos datos sirven para saber quién llamó a quién, cuándo y durante cuánto tiempo, desde un teléfono móvil o fijo. Y también lo que hace un internauta en la Red, quién envió un SMS o un fax. El contenido de las comunicaciones, en cambio, no se almacena.

Nada nuevo para Suiza

"En lo que respecta a las telecomunicaciones, Suiza ya aplica las disposiciones que la Unión Europea se ha propuesto alcanzar", explica a swissinfo Guido Balmer, portavoz de la Oficina Federal de Policía (OFP). La ley correspondiente entró en vigor hace tres años. Pero los datos se conservan solamente seis meses y no un año, como quieren los ministros de la UE.

"A veces estas medidas no son suficientes, por ejemplo cuando se trata de una investigación internacional sobre un caso de pornografía infantil en Internet", confiesa Balmer. Además, se ha demostrado que el archivo de esos datos puede ser inmensamente útil en la lucha contra la criminalidad.

Tras los atentados de Londres, en Suiza no se han multiplicado las voces de quienes exigen una mayor vigilancia. Es más, hace unos años el Parlamento echó por tierra el paquete de medidas que había elaborado la entonces ministra de Justicia, Ruth Metzler, a raíz de los atentados de Nueva York y Washington.

Ninguna medida extraordinaria

El hecho de que en Suiza no se hayan adoptado medidas extraordinarias tiene mucho que ver con la larga tradición democrática del país, comenta Balmer. De ahí la importancia de sopesar bien las cosas y conservar un equilibrio entre seguridad y libertad individual.

"En ese sentido, la utilización de los datos de comunicación significa interferir en la esfera privada de los ciudadanos", subraya. Pero, además, las opciones para recopilar información con fines preventivos son limitadas en Suiza.

Según Hanspeter Thür, responsable federal en materia de protección de datos, las autoridades disponen hoy de medios suficientes. Durante una conferencia anual celebrada hace dos semanas, Thür desaconsejó una multiplicación desenfrenada de las medidas de seguridad: "Sería grave si los servicios secretos pudieran recopilar datos y realizar escuchas telefónicas sin tener que demostrar la necesidad de ello."

Toda información tendría que ser sometida al responsable federal en materia de protección de datos. Y hasta ahora no se ha demostrado la necesidad de conferir más competencias a las autoridades penales.

Suiza en la zona media

Según el portavoz de la OFP, Guido Balmer, un sistema global de vídeos de control, como existe en Londres desde hace años, no es el remedio milagroso, aunque "esas imágenes pueden ser de gran utilidad".

Balmer no descarta, en cambio, que al igual que ocurrió en Londres después de los atentados, la policía suiza pueda solicitar a un ciudadano las fotos sacadas con un teléfono móvil. En su opinión, esto equivale a la convocatoria de un testigo.

"A escala internacional, Suiza no es un país líder en la lucha antiterrorista, más bien se sitúa en un punto medio", concluye Balmer. La fuerza del dispositivo suizo contra el terrorismo no reside en medidas técnicas aisladas, sino en un amplio abanico de opciones diferentes."

swissinfo, Philippe Kropf y agencias
(Traducción del alemán: Belén Couceiro)

Datos clave

Más de 50 personas perdieron la vida y 700 resultaron heridas en los atentados de Londres.

Cuatro bombas explotaron en el metro y en un autobús de la capital británica el 7 de julio.

Las cámaras de vigilancia permitieron identificar rápidamente a los kamikazes.

End of insertion

Contexto

Los ministros del Interior de la Unión Europea quieren que todos los datos de comunicación (telefonía, correo electrónico, fax y SMS), así como los relativos a la navegación en Internet (páginas visitadas) puedan ser almacenados durante un año. Esto supondría un instrumento importante en la lucha contra el terrorismo.

Desde el 2002, en Suiza se conservan esos datos, pero sólo durante un periodo de seis meses. El gobierno evalúa la posibilidad de prolongar ese plazo.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo