Navigation

Suiza rinde homenaje a Yasser Arafat

Retrato de Yasser Arafat delante del hospital militar francés, donde falleció este jueves. Keystone

El Gobierno helvético expresa su pésame al pueblo palestino y a la familia de Yasser Arafat, fallecido esta madrugada cerca de París.

Este contenido fue publicado el 11 noviembre 2004 - 10:28

Suiza espera que la convocatoria de elecciones democráticas, libres y honestas asegure cuanto antes la sucesión del presidente la Autoridad Palestina.

La jefa de la diplomacia suiza, Micheline Calmy-Rey, en nombre del Ejecutivo, expresó su pésame a la Autoridad Palestina, a la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), al pueblo palestino y a la familia del difunto líder palestino.

Yasser Arafat fue un hombre que dedicó toda su vida a la causa palestina y a su derecho a la autodeterminación, subraya la titular de Exteriores en un comunicado emitido este jueves.

En él recuerda que el difunto recibió el Premio Nobel de la Paz en 1994, junto con Isaac Rabin y Simon Peres, en reconocimiento por los esfuerzos conjuntos que llevaron a la conclusión de los acuerdos de Oslo.

Desgraciadamente, prosigue Calmy-Rey, la esperanza de que en Oriente Medio triunfe una paz global y duradera no se ha visto realizada y la espiral de violencia sigue causando muchas víctimas entre los pueblos palestino e israelí.

El Gobierno suizo continuará respaldando los esfuerzos emprendidos por la comunidad internacional para crear un Estado palestino viable e independiente.

Condolencias de Joseph Deiss

Desde México, país al que realiza una visita oficial, el presidente de la Confederación Helvética, Joseph Deiss, recordó que Arafat – con quien se entrevistó en varias ocasiones – destacaba por ser una “personalidad abierta y carismática”.

“Todavía es difícil evaluar el alcance de esta pérdida. Yasser Arafat dedicó su vida a la causa palestina. Fue una personalidad de envergadura.”

Peter Leuenberger, de la Asociación Suiza-Palestina, se muestra escéptico respecto a la declaración del presidente estadounidense George W. Bush de que la desaparición de Arafat representa una nueva oportunidad para la paz en Oriente Medio.

“No olvidemos que Yasser Arafat fue uno de los artífices del compromiso que desembocó en los acuerdos de Oslo”, puntualizó.

Nuevos desafíos

Según Arnold Hottinger, experto en Oriente Medio y antiguo periodista, la paz depende ahora esencialmente de Ariel Sharon.

Sin embargo, Hottinger no cree que el primer ministro israelí esté dispuesto a dialogar con un nuevo líder palestino.

“Temo que Sharon aproveche esta ocasión para dividir aún más a los palestinos, cosa que le resultará fácil dado que Israel mantiene todas las riendas del poder”, afirma el experto.

Pierre Hazan es uno de los iniciadores del Manifiesto, “movimiento para una paz justa en Oriente Medio”, lanzada conjuntamente por las comunidades judía y árabe en Suiza.

Para él, la muerte de Arafat representa un nuevo desafío para el pueblo palestino. “Arafat era algo así como el padre de la nación. Ahora que ha desaparecido, esa nación tendrá que demostrar que es capaz de mantenerse unida, cosa que no es para nada evidente”.

Asimismo Pierre Hazan señala que los medios más radicales en Israel acaban de perder “su enemigo preferido”. Y es que la presencia de Arafat, considerado como un jefe de guerra “les proporcionaba un excelente pretexto para negarse a entablar un proceso de paz.”

swissinfo y agencias

Contexto

Yasser Arafat nace el 24 de agosto de 1929 en El Cairo en el seno de una familia palestina de comerciantes textiles.

A partir de los cinco años vive con su tío en Jerusalén, entonces bajo dominio británico.

A los 19 años abandona sus estudios por las armas para combatir en la guerra en los países árabes y el nuevo Estado de Israel.

Tras la derrota, regresa a la Universidad de El Cairo, donde dirige los movimientos estudiantiles palestinos.

En 1958, exiliado Kuwait, funda Al Fatal, organización secreta de resistencia.

Dos años después de la derrota en la Guerra de los Seis Días (1967), se convierte en el líder de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP).

Arafat transforma la OLP, con sede en Jordania, en una organización poderosa y dotada de sus propias fuerzas armadas. Amenazado por Israel, se ve obligado a desplazarse constantemente entre Jordania, Líbano y Túnez, donde instala su cuartel general.

En 1998, anuncia ante la ONU en Ginebra que la OLP abandona la lucha armada. Comienza así un proceso de paz que desembocará en los acuerdos de Oslo en 1993.

Yasser Arafat es elegido primer presidente de la Autoridad Palestina en 1996.

En 1994 recibe el Premio Nobel de la Paz, junto con Isaac Rabin y Simon Peres.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.