Suiza y EE UU, repúblicas hermanas, sí, pero...

Las cuestiones de los derechos humanos y del tratamiento inflingidos a los detenidos de Guantánamo siguen siendo la manzana de la discordia entre ambos países. Keystone

Las relaciones entre Estados Unidos y la Confederación Helvética han conocido un desarrollo sin precedentes durante los dos mandatos de George Bush. Sin embargo, aún persisten algunas divergencias.

Este contenido fue publicado el 14 julio 2008 - 14:34

Y en vísperas de las elecciones presidenciales, no hay nada que permita afirmar que esas discrepancias serán solucionadas por el sucesor.

En el seno de la administración Bush, en el Congreso o en los grupos de reflexión en las que se suele elaborar la política exterior estadounidense, el sentimiento general es que las relaciones entre Estados Unidos y Suiza son más estrechas que nunca.

"Tenemos una relación excepcional con Suiza", declara a swissinfo Kurt Volker, adjunto principal del viceministro encargado de los Asuntos Europeos.

"Estados Unidos y Suiza son dos países que comparten los mismos valores, que trabajan juntos para afrontar los desafíos comunes y cuyos campos de colaboración son numerosos y variados", precisa el número dos de la oficina europea del Departamento de Estado.

Con ocasión de un encuentro con la ministra helvética de Exteriores, Micheline Calmy-Rey, en enero pasado, la jefa de Kurt Volker, Condoleeza Rice, declaró que "la relación entre Suiza y Estados Unidos se basa en la confianza mutua y una larga tradición".

La confianza es tal que Suiza representa los intereses de EE UU en Irán y en Cuba desde hace decenios. La tradición se remonta a la Guerra de la Independencia de EE UU, en la que muchos suizos participaron en el bando revolucionario.

La tradición se traduce en la influencia constitucional recíproca que esas 'repúblicas hermanas' han ejercido en fechas cruciales de su historia. Y esa influencia se prolonga hasta hoy, en particular con la institución de una Comisión Económica Bilateral en el año 2000.

Unidos contra el terrorismo

Es más: los atentados del 11 de septiembre de 2001 y la movilización del Gobierno estadounidense en la 'guerra contra el terrorismo' de George Bush han conducido a un estrechamiento sin precedentes de las relaciones con Suiza.

"Las relaciones bilaterales se han desarrollado considerablemente desde los atentados", afirma Joelle Attinger, presidenta del Instituto Europeo, un grupo de reflexión asentado en Washington.

"La evolución de las relaciones a partir de 2001 ha sido positiva desde el punto de vista estadounidense", asevera Joelle Attinger. "Estados Unidos aprecia el rol de interlocutor neutral que lleva desempeñando Suiza, que ha logrado interaccionar de manera positiva con EE UU en expedientes de primerísima importancia para Washington, como el de Irán."

Cinco años después de los atentados, Estados Unidos y Suiza han firmado nada menos que tres acuerdos que declinan lo que Condoleeza Rice designa "cooperación intensificada" en el campo político, policial y judicial, así como comercial y económico.

"Nuestros países dieron un paso adelante en 2006 para crear una relación más estructurada", explica Kurt Volker.

"Estados Unidos mantenía ya una relación sólida con la OTAN y la Unión Europea y nosotros necesitábamos entonces reforzar nuestros lazos con Suiza", añade.

Aún sigue habiendo tensiones

Sin embargo, si los estadounidenses no escatiman elogios hacia la ayuda suiza en la lucha contra la financiación del terrorismo, las relaciones entre las 'repúblicas hermanas' están, como antes del 2001, sujetas a tensiones.

A finales de los años 90, hubo el asunto de los fondos judíos depositadas en bancos suizos. Hoy, en cambio, es el asunto del tratamiento de los inculpados de terrorismo que EE UU detiene en Guantánamo y en otros "sitios negros" secretos de la CIA.

"Los derechos humanos son un asunto de discordia entre Estados Unidos y Suiza, que defiende una posición muy clara en su función de guardián de los Convenios de Ginebra y que sirve de reflejo de la conciencia mundial", subraya Joelle Attinger.

El sucesor de George Bush heredará algunas tensiones, y no se sabe si podrá o querrá resolverlas.

"En el caso de que John McCain fuera elegido, el margen de cambio será más limitado que en el caso de Barack Obama, que suele afrontar los problemas que preocupan a ambos países de manera más multilateral. Pero hay que ser prudentes y no esperar demasiado de Obama", advierte la presidenta del Instituto Europeo.

"No hay que subestimar el papel del Congreso. Pues, un presidente Obama tendrá que gobernar con un Congreso poco manejable y previsible en sus decisiones, incluso si los demócratas lograran ampliar su mayoría, puesto que en ese partido hay una gran diversidad de opiniones", concluye Joelle Attinger.

swissinfo, Marie-Christine Bonzom, Washington
(Traducción del francés: Antonio Suárez Varela)

Contexto

En el marco de la campaña para las elecciones presidenciales en Estados Unidos, swissinfo publica una serie de artículos sobre las relaciones entre Suiza y EE UU.

End of insertion

DOS REPÚBLICAS HERMANAS

Cuando redactó la Declaración de Independencia de Gran Bretaña en 1776, Thomas Jefferson y los otros 'padres fundadores' de Estados Unidos se inspiraron de Suiza y en pensadores como el ginebrino Jean-Jacques Burlamaqui, un teórico de la ley natural.

En 1848, los autores de la Constitución Federal tomaron, por su parte, la Constitución norteamericana como modelo para el sistema bicameral y el federalismo suizos.

EE UU entabló relaciones diplomáticos con Suiza en 1854, y la Confederación Helvética devolvió la cortesía en 1868.

End of insertion

ESTRECHOS LAZOS

Después del traumatismo que el asunto de los fondos judíos no reclamados depositados en los bancos suizos causó en las relaciones bilaterales, Washington y Berna han vuelto a estrechar sus lazos.

Una Comisión Económica Bilateral se creó en el año 2000 con ocasión del Foro de Davos.

En el 2006, la administración Bush y la Confederación persiguieron esta estrategia de acercamiento y firmaron tres acuerdos -uno político, otro de ayuda mutua en materia policial y judicial - con el objetivo esencial de combatir el terrorismo, y un tercero económico y comercial.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo