Navigation

Suizos en la política argentina: una larga tradición

Néstor Kirchner, candidato presidencial justicialista, y su esposa Cristina. Keystone

Un presidente y varios gobernadores, senadores, diputados, intendentes y ministros de origen suizo han contribuido a construir la historia política de Argentina.

Este contenido fue publicado el 31 enero 2003 - 17:49

Néstor Kirchner, flamante candidato del oficialismo, es bisnieto de una suiza alemana.

Néstor Kirchner, un descendiente de suizos de 52 años, acaba de ser nombrado por el presidente argentino Eduardo Duhalde como precandidato del oficialista Partido Justicialista (PJ) para sucederlo en su función.

Las raíces helvéticas de este abogado de profesión y político por vocación provienen de su bisabuela Berta Althaus, oriunda de Interlaken (cantón Berna), quien junto a su esposo Teófilo Kaenel llegó a la Argentina en 1896.

Apenas arribado, el matrimonio que emigró de Suiza a través de Sudáfrica, se radicó en Romang (provincia de Santa Fe) y más tarde buscó su destino en Río Gallegos, donde su hija Margarita Isolda se casó con Carlos Kirchner, de quien el candidato hereda el apellido.

El hombre que, según los líderes del gobierno argentino, vencerá a Carlos Menem y se convertirá en el nuevo mandatario, comenzó su carrera política como intendente (alcalde) de Río Gallegos y desde 1991 es gobernador de Santa Cruz. Hoy, por primera vez desde su lanzamiento, encabeza los sondeos sobre intención de voto para las elecciones presidenciales convocadas para el 27 de abril.

Junto a Cristina Fernández, su esposa desde hace 27 años y una de las mujeres consideradas más bellas de la política nacional (fue diputada dos veces y hoy es senadora por segunda vez) son los protagonistas indiscutidos de la provincia más austral de Argentina.

El candidato que podía, pero no quiso

Hace apenas unos meses, gran parte de la clase política nacional lanzó el 'operativo clamor' para pedirle a otro descendiente de suizos, el gobernador santafesino Carlos Alberto Reutemann, que peleara por el sillón presidencial en nombre del peronismo.

A pesar del importante esfuerzo que hicieron no sólo el gobierno, sino también otras fuerzas políticas, el hombre que aún hoy mantiene una de las mejores imágenes políticas en el país y bisnieto del patriarca sancarlino Jacob Reutemann no aceptó la oferta, debido a la crisis interna que afecta a su partido y a la confusión que reina en el país.

Del Tesino al Río de La Plata



Pero la historia de los suizos en el país del Che y del tango data de muchos años antes, cuando recién comenzaba a formarse la estructura presidencialista de Argentina.

Carlos Pellegrini, 'El Gringo' como lo apodaron sus contemporáneos, nació en Buenos Aires el 11 de octubre de 1846 y fue Presidente de la República entre 1890 y 1892, cuando apenas tenía 45 años.

Nieto de Bernardo Bartolomeo Pellegrini, nacido en Croglio (cantón Tesino) en 1751, fue ministro de Guerra y Marina en 1879, senador nacional por Buenos Aires en 1881.

Más tarde integró la fórmula presidencial Juárez Celman-Pellegrini. Tras la revolución radical de 1890 y la renuncia de Juárez Celman, quedó a cargo del destino de la República.

Se había iniciado en la política siendo muy joven: a los 25 años fue diputado provincial y un año después, diputado nacional. Su destacada acción en la vida institucional del país lo convierte en uno de los personajes más destacados de la historia argentina.

Su breve aunque crucial presidencia es considerada como un período clave en la formación del 'milagro argentino de fines del siglo XIX', cuando el país era séptima potencia mundial.

swissinfo, Norma Domínguez, Buenos Aires

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.