Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Swissaid en Colombia: cooperación con visión de futuro

En plena faena, en el marco del programa piscícola apoyado por Swissaid.

(swissinfo.ch)

El objetivo de Swissaid en Colombia va más allá del apoyo a una suma de proyectos individuales. Busca construir una propuesta de desarrollo alternativo junto con la base y a partir de las comunidades de las zonas más periféricas.

Tal es la visión de Walkiria Pérez, jurista colombiana, colaboradora desde hace 20 años de esa ONG suiza, cuya coordinación nacional ha dirigido en los últimos cinco.

"Nuestro programa actual recupera la historia de una larga presencia en este país y es expresión de una continuidad con ajustes permanentes", explica la abogada en entrevista con swissinfo.ch.

Esa estrategia promueve tres ejes principales: La gestión del territorio, la agro-ecología y el empoderamiento de las mujeres a través de una serie de componentes clave incluidos el buen gobierno y la administración de los recursos en el territorio; el respeto a la biodiversidad –conservación, uso y defensa de los recursos naturales- y la promoción de los derechos integrales de las mujeres.

Swissaid sostiene proyectos en las regiones caribe, andina y del Pacífico –norte y sur- colombiano. Su presencia beneficia a varios miles de familias.

Uno de los pilares de esa presencia es el fondo del crédito rotatorio que retroalimenta numerosas iniciativas de asociaciones de mujeres, así como de comunidades indígenas y campesinas.

Para Walkiria Pérez la esencia de la cooperación externa, en este caso suiza, "debe ser el fortalecimiento de las comunidades en sus propias propuestas productivas, fortaleciendo sus sueños y esperanzas".

Rol protagónico de las mujeres

"Siempre fui tímida. Tenía miedo de salir de mi casa, de hablar en público... Miedo a que los otros no me tomaran en serio. Y el trabajo colectivo me fue despertando. Hoy me siento profundamente cambiada", sostiene Eugenia Novoa.

Novoa es la actual secretaria de la 'Asociación de Mujeres El Progreso de San Jaime' (ASOMUPROSAN), fundada con el apoyo de Swissaid y en la actualidad una de las entidades más emblemáticas del municipio Los Palmitos en el norteño departamento de Sucre.

La Asociación reúne a 42 de las 79 familias de la comunidad, que laboran en una superficie de 106 hectáreas.

Al momento de hacer el balance de lo construido en los últimos diez años, para Eugenia Novoa no hay lugar a dudas.

"Lo más importante ha sido el fondo rotativo que constituyó la base de todo y nos dio sentido de pertenencia. El segundo resultado concreto es el avance organizativo de nosotras como asociación, que si bien tiene a las mujeres en la dirección y como actoras principales, incluye también a algunos hombres".

En la actualidad, las propuestas productivas prioritarias de la asociación son dos. La diversidad agropecuaria, que incluye siembras y algunas cabezas de ganado así como aves de corral.

Y la producción de peces, tanto para consumo como para la venta. Con trabajo voluntario y el apoyo financiero de Swissaid la comunidad ha construido una media decena de estanques naturales para la reproducción, lo que asegura hoy importantes ingresos para la comunidad.

El futuro cercano, los sueños de hoy

"Dos son los más importantes desafíos de futuro", interpela Ismael Anaya, campesino de 63 años y uno de los fundadores de la comunidad a inicios de los años setenta.

Diversificar la comercialización y promover la transformación de algunos de nuestros productos para incorporarles un valor agregado que nos asegure mayor rentabilidad, explica.

Y de la realidad a los sueños, parece haber sólo un paso en El Progreso de San Jaime. "Estamos pensando en harina de pez para la exportación, o bien en productos derivados de la yuca o el ñame. Incluso los jóvenes de la comunidad planean instalar un restaurante en la cercana carretera principal, para cocinar y vender parte de lo que producimos", explica.

La lucha por la supervivencia y el desarrollo de la comunidad, en una "época muy compleja de crisis mundial", no impide a Ismael Anaya compartir su cosmovisión optimista sobre la comunidad y la asociación.

"La tierra para nosotros es lo fundamental. La base económica de cualquier país del mundo es la agricultura porque es lo que continuamente se renueva. En los últimos años hemos crecido en lo organizativo y en lo productivo, y eso es la base de nuestro éxito", enfatiza.

Actualizando un compromiso y condición esencial de cara a la cooperación internacional: "debemos asegurar la transparencia absoluta de los recursos que llegan a la comunidad y hacer las cosas bien. Eso significa dedicación absoluta. Aquí, como comunidad, todos nos cuidamos y nos vigilamos mutuamente para evitar cualquier mala gestión", concluye.


Sergio Ferrari, de retorno de Colombia, swissinfo.ch

Principios de Swissaid

Una condición indispensable para asegurar un futuro digno del ser humano es que hombres y mujeres, en igualdad de condiciones, puedan ejercer el derecho a la participación en la definición de políticas que conciernen al desarrollo futuro de la sociedad y el medioambiente.

El respeto a la diversidad cultural es un componente fundamental de la calidad de vida.

La pobreza, la injusticia, la exclusión y la intolerancia son situaciones indeseables que deben ser superadas para garantizar la convivencia y la paz.

Fin del recuadro

Swissaid en Colombia

Trabaja en 22 proyectos impulsados por organizaciones comunitarias de base, asociaciones campesinas; organizaciones indígenas; colectivos mixtos (indígenas-campesinos); grupos afrocolombianos y ONG nacionales.

Beneficia a cerca de 10 mil familias. La multiplicación del impacto en un mayor número de beneficiarios y el trabajo en sinergias con entidades públicas y privadas nacionales, constituyen dos temas de reflexión de fondo del programa actual.

El presupuesto para Colombia en el 2008, un millón 180 mil francos, ss financiado a través de donaciones privadas y con el apoyo de la Confederación a través de COSUDE (Agencia Suiza para la Cooperación y el Desarrollo) .

Apoya redes y campañas en contra de los organismos genéticamente modificados (tansgénicos) y defiende con convicción las semillas tradicionales y criollas.

Integra SUIPPCOL, que es un programa promovido por la cancillería helvética para la promoción de la paz en ese país sudamericano.

Fin del recuadro

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×