Tráfico aéreo europeo paralizado

En Suiza, cerca de 200 fueron anulados ayer y este viernes ya más de 120 vuelos han sido suspendidos tan sólo por la empresa Swiss.

Este contenido fue publicado el 16 abril 2010 - 08:54

Los aeropuertos germanos de Hamburgo y Fráncfort han sido cerrados esta mañana a causa de la erupción del volcán Eyjafjalla. El de Fráncfort es el tercero en importancia en Europa.

Varios países europeos, entre ellos, Gran Bretaña, Países Bajos, Bélgica, Francia, Dinamarca, Noruega, Polonia y Suecia debieron cerrar parte o la totalidad de su espacio aéreo, una decisión nada común y provocada por la nube de cenizas que provoca la erupción en suelo irlandés.

Las cenizas constituyen un riesgo mayor para la aviación civil debido a que éstas pueden dañar los motores de las naves y reducir significativamente la visibilidad. El efecto es grave ya que estas particulas contienen vidrio y roca pulverizados.

Se espera la normalidad en el espacio aéreo el fin de semana

Estas perturbaciones continuarán en las próximas 48 horas, dependiendo de la forma en que evolucione la nube de cenizas, señaló un portavoz de Eurocontrol, el organismo europeo encargado de la seguridad aérea en el continente.

Desde Suiza, los vuelos cancelados tenían procedencia o destino la isla de Gran Bretaña, Países Bajos y Escandinavia, indicó el portavoz del Aeropuerto de Cointrin, Ginebra, Bertrand Stämpfli.

Las compañías estadounidenses anularon el jueves la mitad de sus vuelos transatlánticos con destino a Europa, es decir 165.

"Las autorizaciones de vuelos serán acordadas de modo progresivo", indica la Autoridad de Tráfico Aéreo de Suecia.

El volcán comenzó su erupción el miércoles por segunda vez en un mes desde la parte inferior del glaciar Eyjafjalla, arrojando a la atmósfera una nube de ceniza de entre seis y 11 kilómetros que se propagó al sureste durante la noche.

swissinfo.ch y agencias

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo