Navigation

Tráfico de visados: el inculpado se defiende

Entrada de la embajada suiza en Lima, donde se produjo la emisión irregular de visados. Keystone

El ex jefe de la cancillería de la embajada suiza en Perú, detenido en relación con un escándalo de corrupción, niega haber emitido ilegalmente visados a cambio de dinero.

Este contenido fue publicado el 29 marzo 2005 - 16:06

Al parecer ya había estado implicado en otro caso de irregularidades cuando cumplía funciones en la legación helvética en Liberia.

El diplomático en cuestión estuvo durante cuatro años, hasta septiembre del 2004, al frente de la cancillería de la legación diplomática suiza en Lima en calidad de secretario de embajada.

El pasado 7 de marzo fue detenido por orden del Ministerio Público de la Confederación (MPC), la fiscalía suiza, y desde esa fecha permanece en detención preventiva, según informó su abogado.

En declaraciones a la Agencia Telegráfica Suiza (ATS), Stephan Schmidli negó rotundamente que su mandatario haya incurrido en la ilegalidad. "No emitió ilegalmente visados a cambio de dinero u otros favores", sostuvo.

No obstante, reconoció que en algunos "casos aislados" los procedimientos fueron menos estrictos "para que los solicitantes con menos recursos pudieran acceder a un visado y visitar a sus familiares en Suiza", agregó.

Según Schmidli, el número de visados cuya emisión es actualmente objeto de una investigación oscila entre diez y veinte.

El Ministerio Público de la Confederación (MPC), en cambio, habla de "miles de visados" en los que habrá que controlar si fueron tramitados legalmente.

Sospechas sin fundamento

Fue en noviembre del 2004 cuando el Ministerio de Exteriores notificó a la fiscalía las irregularidades en su embajada de Lima, tras producirse una tentativa de soborno al sucesor en el cargo del inculpado.

"Este intento de corrupción ha despertado la sospecha de que se llevaba bastante tiempo concediendo visados de forma irregular", declaraba el Ministerio de Exteriores el pasado 20 de marzo.

Stephan Schmidli, por su parte, insiste en que tales sospechas se basan en el testimonio de una única persona y en que se trata de "acusaciones muy generalizadas", ya que "se ha demostrado que son falsas, por lo menos en parte, y que se basan en suposiciones."

Irregularidades en Liberia

El pasado domingo (27.03.) el Ministerio de Asuntos Exteriores confirmó una información aparecida en el dominical NZZ am Sonntag, según la cual el acusado ya había estado involucrado en un asunto similar cuando cumplía funciones en la embajada helvética de Liberia.

Durante una inspección diplomática se descubrieron irregularidades en el cambio de divisas, reconoció Isabelle Biolley, colaboradora personal de la jefa de la diplomacia suiza.

El asunto quedó zanjado mediante sanciones internas, precisó. Asimismo se procedió al traslado inmediato del colaborador a Berna.

Según Stephan Schmidli, las irregularidades registradas en Liberia se debieron a un error de cálculo de los tipos de cambio en el momento de tramitar las facturas de gastos de la embajada. En su opinión, se trata de "práctica corriente" en ese país africano.

Advertencia al cuerpo diplomático

Sea como fuere. El Ministerio de Asunto Exteriores ha lanzado una advertencia a sus embajadores. Los jefes de las legaciones diplomáticas suizas tendrán que rendir cuentas si se demostrara que no cumplen su deber de supervisar los trámites que se realizan en sus embajadas.

Los colaboradores de los consulados que emitieron visados a cambio de dinero o favores no serán los únicos en tener que asumir las consecuencias, afirmó el director de Recursos Humanos, Martin Dahinden en una entrevista concedida al dominical SonntagsZeitung.

"Los diplomáticos gozan de inmunidad en los países donde ejercen su cargo, pero no en Suiza", puntualizó.

Fuentes del Ministerio de Exteriores y de la fiscalía confirmaron el fin de semana pasado que casos como el ocurrido en Perú se produjeron también en las embajadas helvéticas de Rusia, Omán y un país africano.

El caso peruano está en manos de un juez federal. En los otros tres prosiguen las investigaciones.

swissinfo y agencias

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo