Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Un auténtico tigre en el motor

Los pozos petrolíferos no son eternos. Se busca nuevas fuentes.

(Keystone)

El agotamiento de los recursos petrolíferos y el cambio climático hacen imperativa la búsqueda de fuentes energéticas alternativas. En Suiza se quiere producir diesel con harinas y grasas animales.

La simple idea de que la propia mascota termine en el tanque del automóvil desata interrogantes y polémica en la población.

El creciente consumo energético a escala mundial, el inevitable agotamiento de los recursos petrolíferos y las amenazas del cambio climático están acelerando las investigaciones sobre nuevas alternativas energéticas.

Algunos países tienen la intención de promover el uso de gasolina biológica elaborada con materias vegetales (colza, cereales, etc.). En Suiza están en fase de elaboración o realización proyectos para producir carburantes derivados de residuos animales.

Centravo-GZM, empresa que elimina más de la mitad de los deshechos de origen animal en Suiza, lanzará previsiblemente este mes de febrero el más importante de ellos.

Materiales ya utilizados en el pasado

"A nuestras instalaciones llegan cada año más de 100.000 toneladas de carcasas y residuos animales, provenientes de los mataderos y de los centros regionales de recogida de animales muertos. De esta materia se extraen dos productos: grasas y harinas animales", explica Georg Herriger, portavoz de Centravo-GZM.

Hasta hace una década, estos productos se solían reciclar casi íntegramente: las harinas animales se utilizaban, por ejemplo, en la producción de abonos o incluso como forraje para los animales de crianza.

A finales de los años 90, la crisis de las vacas locas puso término al canibalismo forzado de bovinos y ovinos. Las harinas animales, que pueden contener los priones que originan la pandemia, quedaron al margen.

Desde entonces y en virtud de las consignas sanitarias, se queman estos residuos animales. Y, generalmente, las cenizas se utilizan para fabricar cemento.

Alto valor energético

"Al tratarse de productos con un alto valor energético, se nos ha ocurrido utilizarlos de forma más útil y racional", agrega Georg Herriger.

Así, la empresa TMF de Bazenheid, en el cantón de San Gall, ya ha lanzado un proyecto piloto para la transformación de harinas animales en diesel destinado a motores de baja cilindrada, por ejemplo, motores de navíos.

Centravo-GZM apuesta incluso por la producción de un carburante gracias al cual los automóviles puedan circular en nuestras carreteras. La empresa pretende construir en Lyss, en el cantón de Berna, una instalación dedicada a extraer diesel de grasas animales.

Al igual que el biodiesel derivado de materias vegetales, también este carburante, denominado biodiesel plus, suele mezclarse generalmente en una proporción de un 5% con el diesel de origen fósil.

Se desata la polémica

Antes de construir esta instalación, Centravo-GZM espera que el Parlamento suizo conceda desgravaciones fiscales a la producción de carburantes biológicos. En términos ecológicos, el biodiesel extraído de grasas animales supera incluso al de origen vegetal.

"Para la producción de biodiesel se necesita cultivar adecuadamente los terrenos de colza y de otros productos agrícolas. Para el biodiesel plus se emplean sustancias animales que existen ya y que sencillamente se queman", subraya Georg Herriger.

El proyecto de Centravo-GZM, sin embargo, ha desencadenado un debate en la prensa. Y es que para producir este carburante se emplearán también animales domésticos provenientes de los centros de recogida de carcasas.

La simple idea de que el propio gato o perro termine en el motor del automóvil ha causado indignación en algunos lectores.

"No se trata de sacrificar a las mascotas: pueden ser enterradas, si pesan menos de 10 kilos, o pueden ser incineradas en crematorios adecuados", recuerda Georg Herriger.

Reservas éticas

Pese a varias reservas éticas, las organizaciones defensoras de los animales no parecen tener la intención de combatir los proyectos ya en curso.

"Corresponde a toda la sociedad decidir, sobre bases éticas, si concede a los animales el derecho a una paz interna, como a los seres humanos", afirma Bernhard Trachsel, etólogo y responsable de la Sociedad para la Protección de los Animales de Zúrich.

"Si no se quiere otorgar este derecho, entonces se pueden juzgar de modo muy diverso los distintos métodos de utilización de los cadáveres. Y a fin de cuentas es lo mismo, si los animales muertos se utilizan para producir abonos, cemento o carburante".

Para los defensores de los animales se trata, sobre todo, de luchar para que desde el nacimiento hasta la muerte también estas criaturas reciban un trato 'humano'.

"Personalmente, no puedo imaginar transformar en carburante o en cualquier otro producto un perro o un gato que durante muchos años ha sido parte de mi vida", agrega Bernhard Trachsel.

swissinfo, Armando Mombelli
(Traducción del italiano: Belén Couceiro)

Datos clave

Consumo energético en Suiza en 2004: petróleo 57%; electricidad 23,1%; gas 12,1%; otros (carbón, leña, etc.) 7,8%

Las fuentes energéticas alternativas (sol, viento, biomasa, etc.) cubren actualmente sólo el 1% del consumo total

Sobre la base de las disposiciones legales aprobadas por el Parlamento, las emisiones de CO2 producidas de energía fósil deben reducirse un 10% en promedio, de aquí al 2012, respecto al nivel registrado en el 1990.

Fin del recuadro

Contexto

Para hacer frente al fin de la era del petróleo y reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2), varios países buscan nuevas fuentes energéticas.

La Unión Europea se ha fijado como objetivo de aquí al 2010 producir suficientes biocarburantes para satisfacer al 5,75% del consumo de gasolina y diesel.

Alemania y Austria ya han adoptado medidas para promover la producción de biodiesel y biodiesel plus.

Suiza aún no ha definido su estrategia en este ámbito. El Parlamento está llamado a expresarse este año sobre la propuesta de conceder desgravaciones fiscales a la producción de biocarburantes.

Fin del recuadro


Enlaces

×