Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

¿Un genérico para Glivec? ONG desafían a Novartis en Colombia



El Glivec es el medicamento más rentable que tiene Novartis, seguido de lejos por los fármacos Gylenia y Lucentis.

El Glivec es el medicamento más rentable que tiene Novartis, seguido de lejos por los fármacos Gylenia y Lucentis.

(Keystone)

Declaración de Berna, Public Citizen, Misión Salud y la Conferencia Episcopal Colombiana, entre otras, han cerraron filas para solicitar que el Gobierno suizo deje de apoyar a Novartis en la campaña para evitar que haya genéricos del Imatinib en Colombia.

El Glivec –nombre comercial del Imatinib– es el medicamento estrella de la farmacéutica suiza, cuyas ventas sumaron 4 564 millones de francos suizos en 2014, según la propia compañía.

Licencias obligatorias

Una licencia obligatoria es el permiso que concede un gobierno para producir versiones genéricas de un producto sin el consentimiento del titular de la patente.

Se trata de una salvaguarda aceptada por la OMC vía el Acuerdo sobre los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el ComercioEnlace externo (ADPIC). Las licencias obligatorias no son consideradas una violación de la patente, porque el dueño de la misma recibe un pago por las copias que se realizan de sus productos (o versiones genéricas en el caso de los medicamentos).

Países como Italia, Brasil, Ecuador, India, Canadá o Tailandia han otorgado licencias obligatorias para antivirales, antibióticos, medicamentos contra la migraña y tratamientos contra el VIH, entre otros.

Fuente: OMC

Fin del recuadro

Las organizaciones reprochan a la Secretaría de Estado de Economía (Seco) que haya tomado partido a favor de Novartis en una misiva al Ministerio de Salud colombiano, en la que expresó que autorizar una licencia obligatoria para este medicamento es equivalente a una expropiación de la patente.

A unos días de que el Gobierno colombiano tome una decisión sobre el futuro del Imatinib –un medicamento que consigue prolongar en cerca de cinco años la vida del 90% de los enfermos de leucemia mieloide crónica que lo consumen–, las partes en conflicto expresan su posición.

“Es inmoral”

“El problema comenzó en 2003, cuando la Superintendencia de Industria y Comercio de Colombia negó a Novartis la patente de Glivec por considerar que carecía de carácter inventivo. La farmacéutica, no obstante, apeló ante el Consejo de Estado, y como había muchos intereses en juego, finalmente, en 2012, logró un fallo a favor de la patente”, explica Germán Holguín.

El director general de Misión SaludEnlace externo, organización privada sin fines de lucro que aboga por el derecho a la salud para los colombianos, refiere que esto supuso la eliminación de los genéricos del Imatinib que había entonces en el mercado atendiendo 20% de la demanda de este medicamento a un precio 70% inferior al que tendría Glivec.

“Fue una decisión legal, pero claramente indecente e inmoral. Novartis está desconociendo por completo una tendencia global que favorece la existencia de licencias obligatorias. La farmacéutica está desplegando una estrategia de presión diplomática que busca que el gobierno colombiano ceda y no permita que el Imatinib sea considerado un medicamento de interés público”, asegura el galeno.

Holguín refiere que fue Livia Leu, responsable de Relaciones Económicas Bilaterales de la Secretaría de Estado de Economía (Seco), quien en mayo escribió una carta al gobierno colombianoEnlace externo en la que expresó que las licencias obligatorias deben ser una herramienta de último recurso y consideró que su existencia frena la investigación y la innovación.

Andrea Carolina Reyes, subdirectora de Misión Salud, difiere de la visión de Seco. “Colombia es un país con múltiples necesidades sanitarias y la normativa internacional contempla salvaguardas de salud pública. Esto significa que los países pueden tomar medidas jurídicas (como las licencias obligatorias) que les permiten hacer un mejor uso de los recursos públicos en favor de la población”.

Holguín añade que “tanto el Acuerdo de la OMC sobre los Aspectos de la Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC) como la Declaración de Doha reconocen el derecho de toda  nación a decidir libremente la autorización de licencias obligatorias; estas son parte del sistema de patentes, y no una herramienta de último recurso como afirma la señora Leu”.

Considera, asimismo, que tampoco puede argumentarse un desincentivo a la investigación o al desarrollo de medicamentos innovadores, porque el mercado colombiano de Imatinib representa menos del 1% de las ventas mundiales que realiza Novartis de este fármaco.

Seco: hay otras vías

Suiza y el Imatinib

En agosto, 18 organizaciones internacionales, entre ellas Asociación de Ayuda Médica para América Central (AMCA, Suiza), Declaración de BernaEnlace externo (Suiza), BUKO Pharma Kampagne (Alemania), la Conferencia Episcopal Colombiana, la Federación Médica Colombiana, Health Action International, Public Citizen (EEUU), Salud por Derecho (España), STOPAIDS (Reino Unido), publicaron una carta abiertaEnlace externo dirigida a los ministros suizos de Economía, Exteriores e Interior. En ella expresaron su inquietud por la decisión del gobierno helvético de intentar disuadir al gobierno colombiano de conceder una licencia obligatoria para la producción de genéricos del Imatinib, que Novartis comercializa como Glivec.

En mayo de 2015, también en una misiva, la Secretaría de Estado de Economía abogó por Novartis y por preservar su patente del anticancerígeno.

Fin del recuadro

La portavoz de Seco, Isabel Herkommer, confirma a swissinfo.ch que la Secretaría de Estado de Economía tomó parte del intercambio de ideas sobre el Imatinib, porque “es común que las autoridades suizas participen en consultas públicas donde se explican y defienden políticas que el gobierno considera relevantes. Suiza mantiene un diálogo abierto y constructivo de larga data con Colombia en temas de interés común, y la salud pública es uno de ellos”.

Herkommer asegura que es importante que se sepa que en materia de medicamentos “es posible obtener precios más bajos para los pacientes de una forma rápida y segura a través de otras vías. Concretamente, de la negociación entre las autoridades y el fabricante que es dueño de la patente”.

“Suiza respeta sus compromisos internacionales y las políticas que protegen la propiedad intelectual, porque son fundamentales para el desarrollo de la investigación, algo que es de interés también para los propios pacientes”, añade la portavoz.

Herkommer destaca que Colombia seguirá siendo un país prioritario para Suiza en materia de cooperación económica. “Tiene asignado un presupuesto de 55 millones de francos suizos para el periodo 2013-2016; y la cooperación económica siempre buscará apoyar un crecimiento sostenible y equilibrado para este país latinoamericano”.

Glivec transformó la leucemia

Glivec Enlace externoes el medicamento más rentable que tiene Novartis, seguido de lejos por los fármacos Gylenia y Lucentis.

Satoshi Sugimoto, subdirector de Comunicación de Novartis, defiende la importancia de un fármaco que “ha cambiado el curso de la leucemia mieloide crónica, ya que hoy permite que nueve de cada diez pacientes que padecen este mal vivan con normalidad”.

“Las patentes son vitales para las compañías innovadoras como Novartis porque permiten invertir en investigación de alto riesgo. De ahí que defendamos vigorosamente nuestros derechos de propiedad intelectual, así como la presencia de más de 40 años que Novartis tiene en Colombia, periodo en el que hemos contribuido al desarrollo de este país”, responde a swissinfo.ch por escrito.

Sugimoto reconoce que el valor del Imatinib es enorme para los pacientes. Sin embargo, afirma también que el Ministerio de Salud y Protección Social de Colombia reporta 1 435 casos de pacientes afectados por esta patología, pero no todos son tratados con Glivec.

Ahorros para Colombia

El tratamiento anual de un paciente de leucemia mieloide crónica con Glivec implica un desembolso de alrededor de 16 900 francos suizos.

El Observatorio del Medicamento de la Federación Médica Colombiana asegura que entre 2008 y 2014, Colombia destinó cerca de 125 millones de francos suizos a la adquisición de medicamentos para atender este mal, el 80% de los cuales se dedicaron a la adquisición de Glivec.

Contar con un medicamento genérico un 70% más barato, en promedio, supondría un ahorro anual equivalente a 12,5 millones de francos, según Holguín. Son “fondos que hoy salen del bolsillo de los colombianos para dirigirse a las arcas de los accionistas de la farmacéutica”, añade.

Al respecto, Satoshi Sugimoto, de Novartis, pide clarificar que Glivec y otras formas de Imatinib disponibles en el mercado colombiano “son parte de los medicamentos incluidos en el Plan Obligatorio de Salud para el tratamiento de la leucemia mieloide crónica, razón por la que su acceso está garantizado a todos los pacientes del sistema de salud colombiano”.

Según Sugimoto, “el precio del Glivec ha sido fijado por el propio gobierno (colombiano) desde el 2011 y es uno de los cuatro más bajos que existen en una canasta de 17 países de referencia observados por el Ministerio de Salud (de Colombia)”.

Decisión por acatar

El Ministerio de Salud de Colombia constituyó en 2014 un comité técnico que analiza si el Imatinib debe ser considerado un medicamento de interés público y si conviene, o no, otorgarle una licencia obligatoria.

“Confiamos en que el gobierno falle pronto en favor de la salud pública; esperamos mayor diligencia y atención del Estado y que oriente sus decisiones para favorecer a la población más vulnerable”, dice Andrea Carolina Reyes.

“Hemos dado un seguimiento permanente al caso y sabemos que la toma de decisiones en estos casos suele, infortunadamente, demorarse en favor de las multinacionales, pero esperamos una definición antes de que concluya el año 2015”, agrega Germán Holguín.

Sugimoto asegura que tampoco conoce la fecha precisa del pronunciamiento gubernamental, pero “respetamos la diversidad de opiniones y estamos abiertos a discusiones técnicas y transparentes sobre la declaración de interés público de la patente de Glivec”.

¿Optará Novartis por una estrategia ’evergreening’ (modificar ligeramente la fórmula para obtener una nueva patente) si el gobierno decide autorizar la producción de versiones genéricas del Imatinib? “En Novartis preferimos no responder a suposiciones, respondemos solo a hechos concretos. Y nuestra compañía posee los derechos de la patente de Glivec hasta el año 2018”, responde Sugimoto.

Suiza-Colombia

La estrategia de desarrollo de Suiza en Colombia se centra en tres áreas:

  • Fortalecer las instituciones públicas y la gobernanza
  • Mejorar la competitividad internacional del sector privado
  • Fortalecer el cambio climático, la gestión de riesgos y el desarrollo urbano sostenible.

En materia económica, el comercio bilateral superó los 1 000 millones de francos suizos en 2014. Y las empresas suizas generan 16 700 empleos en Colombia.

Fuente: Seco

swissinfo.ch

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×