Navigation

Un menor "premio" para el ahorro

Tras el anuncio del UBS, las familias no tienen muchos incentivos para ahorrar. Keystone

El UBS anunció esta semana una reducción en las tasas de interés que otorga a las cuentas de ahorro en Suiza, mermando con ello el patrimonio de sus clientes.

Este contenido fue publicado el 03 agosto 2005 - 17:06

A cambio, la decisión –en línea con la política del banco central- ayudará a dinamizar el crédito, la economía y el empleo.

"La economía estadounidense crecerá 3,5% este año, y ante los riesgos de un rebote inflacionario, la Reserva Federal anunció un nuevo incremento de las tasas de interés".

"KOF corrigió a la baja su expectativa de crecimiento para Suiza; simultáneamente, el banco central anunció que mantendrá su política monetaria expansiva o acomodaticia".

Dos, tres o más afirmaciones parecidas llegan a nosotros a través de la prensa o los medios electrónicos cada día.

Nada menos, el pasado lunes (01.08), el UBS añadió una más a esta cosecha: "Las tasas de interés sobre las cuentas de ahorro se reducirán un octavo de punto, y las de previsión, un cuarto de punto porcentual".

Todas, premisas que parecen pertenecer a un universo paralelo, absolutamente ajeno a nuestra economía y realidad. Sin embargo, nada más lejano a la realidad.

La afirmación del UBS puede mermar en 10, 15 o 25.000 francos suizos el patrimonio de una persona o un familia a lo largo de los años.

Una mirada técnica

En Suiza operan alrededor de 400 bancos de todas las tallas.
No obstante, sólo dos poseen la supremacía sobre la mitad de los fondos depositados en Suiza: el UBS y el Crédit Suisse.
En cifras: poseen más de 1,5 millones de clientes y administran una riqueza equivalente a 1,8 billones de francos suizos.

Y la nueva política de tasas de interés del UBS –de la que hablaremos con detalle más adelante- afecta desde el lunes pasado a muchos de ellos con la siguiente estructura de tasas:

1.- Los rendimientos ofrecidos a las cuentas de ahorro pasaron de 0,5% a 0,375% anual.

2.- La tasa de interés de las cuentas de previsión se redujo de 1,5 a 1,25%.

3.- Las cuentas remuneradas en euros pagarán un premio financiero anual de 0,875%, en lugar de 1%.

En esta decisión, los clientes no tienen voz. Las reglas del mercado las dicta el mercado.

La mirada teórica

Para dimensionar cuánto y cómo nos afecta el anuncio del UBS hay que entender primero que las tasas de interés son el "precio" que tiene el dinero dentro del sistema financiero.

Más simple aún: como cualquier otro producto, si el dinero escasea en la economía, se encarece (suben las tasas de interés). Si el dinero fluye en abundancia, se abarata (bajan las tasas de interés).

Y corresponde al Banco Nacional Suizo (BNS) en su calidad de banco central (banco de los bancos) inducir la provisión de "dinero barato" o "dinero caro".

¿Cómo? A través de su política de tasas de interés, el BNS envía la señal que rige el resto de las instituciones de crédito. Si fija tasas de interés bajas, los bancos privados harán lo mismo con sus clientes.

Resultado: las empresas y las familias se animan a tomar créditos (empresariales, hipotecarios, personales), y pierde atractivo el ahorro, ya que la recompensa es pequeña. La gente consume en lugar de invertir, y la economía crece y genera empleos.

Si la "señal" es de tasas de interés altas, el panorama es el contrario. Las empresas y familias piensan dos veces antes de tomar un crédito y tienen incentivos para ahorrar. La gente gasta menos, la economía y el empleo se frenan, pero la inflación se mantiene baja.

Y como Suiza vive ahora mismo un periodo de bajo crecimiento y escaso empleo, el BNS ha decidido dar un espaldarazo a la economía con tasas de interés bajas (seguida por la banca, en este caso el UBS) para promover el crecimiento.

Con esta tónica, los acreditados ganan y los ahorradores pierden.

La visión práctica

Ahorrar implica apartar una cantidad determinada periódicamente para utilizarla en el futuro.

Invertir es ir más lejos, es destinar el dinero ahorrado para algún proyecto financiero que se traduzca en ganancias posteriores (cuentas de ahorro, adquisición de bonos públicos o empresariales, compra de acciones, plazos fijos, etcétera).

Y en cualquier inversión elegida, mientras más alta sea la tasa de interés, más dinero ganaremos en el futuro.

Regresando al anuncio del UBS, para una familia cuyo patrimonio financiero de 50.000 francos está depositado en una cuenta de ahorro, el ajuste anunciado representará una pérdida de rendimientos de apenas 125 francos suizos anuales. Poco.

Pero a 10 años –con intereses capitalizados- la pérdida será de 1.500 francos suizos, y al cabo de dos décadas, ya hablaremos de 4.000 francos. No es para preocuparse.

Depende... porque la política de tasas de interés se afina constantemente, y si se anuncia una reducción de tasas de interés cada 3 o 6 meses, el panorama se modifica y la merma sobre los intereses puede alcanzar muchos francos más.

Visto desde la otra trinchera, para el UBS, este anuncio le permitirá dejar de pagar a sus clientes rendimientos por más de 300 millones de francos suizos al año como mínimo.

Y al final, ¿es negativa una caída en las tasas de interés? No. Reactivará el crédito y dinamizará la economía.

La premisa es solamente: tasas bajas... tiempo de crédito. Tasas altas... tiempo de ahorro.

swissinfo, Andrea Ornelas

Datos clave

En Suiza operan alrededor de 400 bancos.
Dos de ellos (UBS y Crédit Suissse) administran 50% de los fondos depositados.
El UBS anunció esta semana que reduce la tasa de interés que paga a las cuentas de ahorro de 0,5 a 0,375% anual.

End of insertion

Contexto

El anuncio que hizo el UBS de reducir las tasas de interés que paga por las cuentas de ahorro, está en línea con la política monetaria del Banco Nacional Suizo (BNS), que funge como autoridad y "banco de los bancos".

Si las tasas de interés son bajas: las empresas y las familias se animan a tomar créditos (empresariales, hipotecarios, personales), la gente consume más, la economía y el empleo crecen... pero pierden los ahorradores.

Si las tasas de interés son altas: empresas y familias piensan dos veces antes de tomar un crédito. La gente gasta menos y la economía se frena. En contrapartida, hay incentivos para el ahorro y la inflación se mantiene bajo control.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.