Un plan de acción para contener la migración

Una embarcación con diez migrantes a bordo es interceptada en las Canarias. Keystone

Las recomendaciones hechas en Rabat para afrontar la migración ilegal subsahariana constituyen un "comienzo muy importante", señala el director de la ayuda suiza al desarrollo.

Este contenido fue publicado el 12 julio 2006 - 10:15

Al término de la conferencia de dos días, Walter Fust constata la necesidad de que los países colaboren más para atacar el mal en sus raíces.

En la ciudad marroquí, los ministros de 57 países concluyeron este martes (11.07) la Conferencia euro-africana sobre migración y desarrollo adoptando un Plan de acción.

El plan comprende 62 recomendaciones sobre aspectos de seguridad y desarrollo, control de la migración, lucha contra el tráfico de seres humanos y esfuerzos para aumentar la eficacia de las ayudas a África.

En una declaración política, los ministros se comprometen a crear una "asociación estrecha" de los países para gestionar los flujos migratorios. Una voluntad "sustentada en la fuerte convicción" de que el manejo del fenómeno "debe inscribirse en una asociación de lucha contra la pobreza".

Presente en Rabat, el director de la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE), Walter Fust, considera que "todo el mundo está consciente de que el tiempo se agota y que la inmigración ilegal no puede ser solucionada sólo con dinero, sino con leyes, voluntad política, comprensión mutua y perspectivas para los jóvenes".

Contexto dramático

El contexto es ciertamente dramático. En el otoño pasado, la llegada masiva de migrantes a los enclaves españoles de Ceuta y Melilla, al norte de Marruecos, hicieron que estos dos países propongan esta conferencia.

Luego, las Islas Canarias registraron un alto número de migrantes. Unos 10.000 africanos desembarcaron en las playas este año, más del doble con respecto a la cifra del año pasado, indica la Organización Internacional de Migraciones (OIM).

La Unión Europea (UE) calcula a su vez que 40% de los migrantes empeñados en cruzar el Mediterráneo pierden la vida en la aventura. Por tanto, hay urgencia.

A decir del director de COSUDE, Walter Fust, esta reunión fue importante porque ha reunido por primera vez a ministros del interior y a los encargados de negocios y de desarrollo.

Por la creación de empleos

Para mejorar las perspectivas de trabajo en los países de emigración, Suiza abogó por "una ayuda al desarrollo más orientada a la creación de empleos" y un clima más favorable para las inversiones.

Paralelamente, Suiza "insistió con firmeza" en la necesidad de proteger a los migrantes, y sobre todo impedir el tráfico de mujeres y niños.

"Si bien hay puntos de vista comunes en las dos costas del Mediterráneo sobre la necesidad de combatir la inmigración ilegal, las opiniones divergen en cuanto se refiere al perfil que podría tomar una migración legal". Ello se debe a que Europa necesita mano de obra, consecuencia de su débil tasa de natalidad", recalca Walter Fust.

En el continente africano

Walter Fust teme también que el Plan de acción adoptado "deje mucha libertad en su aplicación. Es tan amplio que podría conducir a decisiones divergentes".

De ahí la necesidad de un diálogo Europa-África "sin dadores de lecciones", y de otro, interafricano.

"Por ahora, la discusión se concentra en África occidental. Es imperioso que se extienda al seno de la Unión africana, porque los flujos migratorios atañerán tambien, en un tiempo, al Este del continente", precisa Suiza.

Evaluación en cuatro años

El lunes, la Unión Europea liberó 3,9 millones de francos para apoyar a Mauritania en el control de sus fronteras y la repatriación de migrantes del resto de África.

La UE identifica los principales países de origen migratorio como Senegal y Mali. Los migrantes uitilizan las naciones costeñas (Mauritania, Marruecos) para llegar a Europa.

Walter fust declaró a swissinfo que Suiza no debe desembolsar fondos suplementarios. El presupuesto anual 2006 consagradao a la ayuda es fijo y todo excedente se haría a costas de otros terrenos de operación de COSUDE.

Tras la reunión de Rabat, una segunda conferencia ministerial para evaluar la aplicación del Plan de acción tendrá lugar a más tardar dentro de cuatro años.

swissinfo y agencias

Datos clave

De acuerdo a la Comisión global sobre migraciones internacionales, el número de migrantes registra una progresión significativa.

Sólo Europa ha acogido a 56 millones de inmigrantes, 5% de los cuales son refugiados.

Hace 25 años, 82 millones de personas eran consideradas migrantes en el mundo. Esa cifra ha pasado a ser casi 200 millones.

Según un estudio efectuado por encargo de la Oficina federal de migración, Suiza albergaría unos 130.000 clandestinos.

End of insertion

El doumento de Rabat

El plan de acción propone una coordinación acentuada en el control de fronteras y rutas marítimas, creación de un observatorio euro-africano para seguir los movimientos demográficos y las medidas para elevar la consciencia de los riesgos que implica migrar ilegalmente.

El plan preve la puesta en marcha de sistemas eficaces de readmisión en todos los países cuyos ciudadanos emigraron irregularmente a Europa. Asimismo pone énfasis en la clarificación de las reglas de respeto a la dignidad y los derechos fundamentales de las personas.

El documento preve igualmente dar un nuevo impulso a los aspectos positivos de la migración. Alentando a las universidades de los dos continentes a acoger más jóvenes africanos, creando un foro de asuntos euro-africanos y ayudando a que los migrantes retornen a crear una micro-empresa en sus lugares de origen.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo