Navigation

Un segundo para la eternidad

La victoria del Alinghi ha desatado gran entusiasmo en la prensa suiza. swissinfo.ch

La segunda victoria del Alinghi en la Copa de la América no es una sorpresa, aunque el suspense fue intenso. Además, el deporte de la vela no tiene tradición en suelo helvético.

Este contenido fue publicado el 04 julio 2007 - 10:57

Aunque la prensa suiza se felicita del rendimiento deportivo del Alinghi, señala que el rendimiento tecnológico fue crucial. Muchos comentaristas subrayan que el velero es el reflejo de la innovación helvética.

Bastó un segundo para que el Alinghi ganara la 32ª Copa de la América derrotando al Team New Zealand. Y es precisamente ese segundo lo que destacan la prensa suiza e internacional un día después de la victoria del desafío suizo.

Al igual que la 'Gazetta dello Sport', de Milán, los diarios de este miércoles son unánimes al juzgar que la regata que se disputó ayer en aguas valencianas ha sido "una de las más emocionantes de toda la historia de la Copa de la América.

"Un segundo para la felicidad", escribe el 'TagesAnzeiger', de Zúrich; una "final que quita el aliento", opina 'La Regione', de Bellinzona. De hecho, los comentaristas enfatizan el carácter anhelante y extraordinario de esta séptima y última regata.

Triunfo de la tecnología

"Una diferencia ínfima para una felicidad sin límites", sostiene la 'Tribune de Genève'. La victoria de Ernesto Bertarelli – cuyo velero está matriculado en la Sociedad Náutica de Ginebra – no es sólo la de un equipo, sino también la de un país, según el rotativo ginebrino.

"El dinero no es suficiente para lograr tal hazaña. Se necesitaba el ingenio de Suiza. Una Suiza moderna. Organización, excelencia, precisión, constancia; y sobre todo capacidad de asociar hombres y competencias de todos los horizontes", prosigue el diario ginebrino.

También 'Le Matin' se quita el sombrero ante los tripulantes cuya victoria repercute sobre la imagen de Suiza. "Bravo Ernesto", titula en tono familiar el tabloide de Lausana, señalando que "el sindicato helvético demostró estar a la altura de su papel de embajador del país".

'24 Heures', por su parte, recuerda que la victoria del desafío suizo es también "la prueba de excelencia de la investigación helvética, un homenaje a la estrategia de la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL) de volcarse en proyectos capaces de aglutinar entusiasmo y tecnología a la vez".

Un trofeo como ningún otro

Alinghi es, en cierto modo, el reflejo de Suiza – incluso si la mayoría de sus 17 tripulantes tienen un pasaporte neozelandés. "Alinghi es un equipo cosmopolita, mestizaje de talentos múltiples y laboratorio de excelencia tecnológica", escribe el rotativo.

En la Suiza de expresión alemana, el 'Neue Luzerner Nachrichten' opina que "una victoria del Alinghi representa también una victoria para Suiza".

En ese sentido, el 'TagesAnzeiger' precisa que "no es tanto una victoria del deporte suizo, sino una victoria de Suiza como país en la vanguardia tecnológica".

Y es que como lo señala 'Der Bund', de Berna, la Copa de la América no es un trofeo deportivo cualquiera. "Recompensa a la vez la tecnología, la innovación y la colaboración. Está claro que el rendimiento físico es fundamental, pero el rendimiento global va más allá de los que se premia en los Juegos Olímpicos o en los Campeonatos Mundiales.

Sólo nos falta... el mar

Este triunfo representa "una excelente tarjeta de visita para el país", escribe el rotativo bernés, mientras el 'Corriere del Ticino' subraya que el barco suizo, al defender con éxito la Copa, "ha dado más brillo a Suiza".

Alinghi es como Suiza, según 'Der Bund': "Es un equipo que debe defenderse frente a una fuerte competencia y que puede existir sólo si se abre a otras culturas y personas".

Un carácter multicultural que enfatiza también el 'Corriere del Ticino': "Nuestro país hizo de la unión de gentes de diferentes culturas y lenguas su fuerza y lo mismo ocurrió en la gran competición de vela con Alinghi".

La única cosa que le falta a la "nación número uno de la vela", titula con ironía el tabloide zuriqués 'Blick', es... el mar.

Reacciones en Nueva Zelanda

El entusiasmo es menor en la prensa internacional, aunque los diarios se hacen eco de la noticia en sus columnas.

En la Web del 'Washington Post', por ejemplo, se lee que el "Team Alinghi vuelve a ser el amo de los mares", y eso que Suiza es un país que "tradicionalmente se asocia con la nieve y el esquí".

En Nueva Zelanda, las reacciones no se hicieron esperar en Internet. Así, un internauta subraya en la página Web del 'New Zealand Herald' que "si Alinghi sólo hubiera podido recurrir a (tripulantes) suizos, no habría podido ganar la Copa de la América".

swissinfo

Cronología de un triunfo

En siete años el Alinghi ganó una apuesta increíble: entrar en el Olimpo de la vela y permanecer en él. Resumen de las etapas destacadas de este triunfo.

Mayo 2000: El multimillonario ginebrino, Ernesto Bertarelli, heredero de una familia acaudalada, contrata al neozelandés Russel Coutts como patrón y al arquitecto naval Rolf Vrolijk.

Mayo-junio 2001: De 'Swiss Challenger', el desafío suizo se convierte en 'Alinghi' y en la cantera naval de Vevey comienza la construcción de la embarcación.

19 de enero de 2001: En la final de la Copa Louis Vuitton, los suizos baten a los americanos de Oracle y se convierten en los contrincantes del Team New Zealand.

2 de marzo 2003: Alinghi derrota por 5-0 a los neozelandeses de 'Black Magic' y se convierte en el primer equipo europeo – y el primero de un país sin mar – que conquista la Copa de la América. Después de 152 años, el prestigioso trofeo – la Jarra de las Cien Guineas – regresa al Viejo Continente.

26 de noviembre 2003: Valencia es la ciudad elegida para acoger las regatas en 2007.

23 de junio 2007: Comienza la 32ª Copa de la América; Alinghi, que defiende el título, se enfrenta al Emirates Team New Zealand.

3 de julio de 2007: Al ganar la séptima regata y elevando el marcador a 5-2, Alinghi se adjudica por segunda vez consecutiva la victoria en la Copa América. La próxima edición tendrá lugar previsiblemente en 2009.

End of insertion

COPA DE LA AMÉRICA

La Copa de la América es el trofeo más antiguo del mundo del deporte de la vela. Se asigna al vencedor de una serie de regatas entre la embarcación del detentor de la Copa (defensor) y la de su contrincante (desafiante).

En la primera competición, que se celebró en 1851 en Inglaterra, la victoria fue para la embarcación América, del New York Yacht Club. Los americanos fueron imbatibles durante 132 años (1983).

En el año 2003, Alinghi arrancó el trofeo al defensor New Zealand. Después de más de 150 años la denominada Jarra de las Cien Guineas volvió a Europa.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo