Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Un suizo en el sistema de salud de EE UU

El presidente de EE UU, Barack Obama exhortó al Congreso a "pasar a la acción".

(Keystone)

Muy polémico en el plano interior, el sistema de salud suizo pasa por ejemplar en Estados Unidos. Es lo que afirma Thomas Zeltner, director dimitente de la Oficina Federal de Salud Pública (OFSP), contratado como experto por la Universidad de Harvard.

Tras 19 años a la cabeza de la OFSP, Thomas Zeltner dejará sus funciones a fines de año, requerido para dictar cátedra un año en el marco de 'Advanced Leadership Initiative'. Entrevista.

El nombramiento se inscribe en el marco de un acercamiento entre responsables estadounidenses y suizos de Salud, iniciado desde la elección de Barack Obama. El presidente lucha por lograr la aprobación de su reforma del sistema de salud y crear un seguro de base para los 46 millones de estadounidenses que no lo tienen.

El miércoles pasado, el mandatario estadounidense pronunció un discurso ante el Congreso para replicar a sus opositores, a los que criticó el uso de la "táctica del miedo".

Thomás Zeltner responde a las preguntas de swissinfo.

swissinfo.ch: ¿Puede explicar el creciente interés de los estadounidenses en el sistema suizo de salud?

Thomas Zeltner: Hay un interés por parte de los medios de comunicación y del mundo político. En agosto, una delegación del Congreso estadounidense se reunió con expertos de mi oficina. Yo estuve en contacto con la administración Obama y conozco al secretario estadounidense de Salud. Tuvimos un intercambio de puntos de vista. Los medios de comunicación manifestaron entonces su interés y buscaron reunirse con nosotros.

De hecho, los primeros contactos se remontan a cinco o seis años atrás, con ocasión de la publicación de los artículos de la profesora Regina Herzlinger, de Harvard. Explicaba allí que el sistema suizo de salud era el más interesante, desde el punto de vista americano.

Las interacciones se multiplicaron en los últimos dos años entre la Universidad de Harvard y los expertos suizos. Los estadounidenses están muy interesados en nuestro modelo regulado por el mercado. Holanda tiene un sistema similar.

swissinfo.ch: ¿Qué elementos podrían tomar los estadounidenses del sistema suizo?

T.Z.: Suiza logró instaurar un seguro de enfermedad universal. Cerca del 99% de la población está cubierta, hasta los inmigrantes ilegales cuentan con seguro cuando necesitan atención médica.

Estados Unidos está confrontado a varios problemas que también se planteaban a Suiza antes de la introducción de la Ley sobre el Seguro de Enfermedad (LAMal) en 1996. Hasta entonces el seguro de enfermedad no era obligatorio. Las compañías de seguros podían escoger a sus asegurados, los programas de rentas no estaban completos y algunos sectores de la seguridad eran accesibles sólo a los asalariados.

Los estadounidenses analizaron diversos sistemas y se detuvieron en el nuestro, que funciona vía compañías de seguros privadas.

swissinfo.ch: ¿Pero no es presuntuoso exportar un modelo que es tan criticado dentro del país, sobre todo porque provocó una explosión de los costos de la salud y primas en aumento constante?

T.Z.: No ocultamos que el sistema suizo también tiene dificultades. Explicamos por ejemplo los resultados, las críticas de la auditoría externa realizada por la OCDE y la OMS en 2006. Nuestro sistema está lejos de ser perfecto.

Los costos son ciertamente un problema. Pero si miramos a otros países, Suiza no está tan mal como mucha gente cree. Los costos globales de la salud aumentaron el 2,1% al año en la última década. Es menos que el promedio de la OCDE. Y en materia de control de costos, hacemos tanto como otros países de la OCDE, pero a un nivel más elevado.

Nuestros gastos para la salud representan el 11% del PIB, lo que es mucho. Pero si se piensa en los cuidados que son asegurados y en el nivel de satisfacción del público con relación a los cuidados, no estamos tan mal.

swissinfo.ch: ¿Por qué no funciona el sistema estadounidense?

T.Z.: Todo es caro: las medicinas, los salarios de los médicos y las estancias en el hospital. Ciertas lagunas sustanciales del sistema obedecen parcialmente al hecho de que la cobertura no es universal. Las personas que no tienen seguro no van al médico y otros van ya tarde, lo que genera costos más elevados.

La prevención debe también ser una prioridad. Uno de los mayores desafíos para una parte de la sociedad estadounidense es la obesidad. Los casos de diabetes y de enfermedades cardiovasculares representan una carga muy pesada para el sistema.

swissinfo.ch: ¿Piensa que la idea de solidaridad, que está en la base de la LAMal, puede tener sentido en Estados Unidos?

T.Z.: Es verdad que la solidaridad y la idea de lo que debería hacer la comunidad cuando uno de sus miembros enferma son percibidas de modo muy diferente aquí y allá. Cada vez que hablamos de solidaridad, nuestros interlocutores estadounidenses nos miran con asombro. No tienen el mismo sentido, profundamente anclado en nuestras sociedades, de lo que eso significa.

En Estados Unidos, nadie habla de solidaridad, a parte de las personas muy pobres y de mayor edad, que se encargan de los programas Medicare y Medicaid.

En Suiza, el acceso al sistema de salud está garantizado por la ley. Los gobiernos cantonales y la Confederación tienen una gran responsabilidad. En Estados Unidos, corresponde a los ciudadanos mantenerse en buena salud. Los empresarios tienen también una obligación. El papel del Estado es mucho más pequeño.

swissinfo.ch: ¿Piensa que Obama logrará la aprobación de su reforma?

T.Z.: Nuestros visitantes, incluso republicanos, dicen que este asunto es demasiado grande para fracasar. Algo tendrá que salir, pero de qué magnitud y de qué naturaleza, todavía no se sabe. Abandonar el proyecto de seguro nacional podría ayudar a convencer a los republicanos de aceptar la reforma. Obama necesita un proyecto apoyado por ambos campos.

Este asunto encabeza las prioridades actuales de Estados Unidos, con una cobertura mediática enorme. Usted no puede abrir un periódico o encender un aparato de televisión sin que lo oiga. El desafío es enorme para la administración Obama, que tiene urgentemente necesidad de resultados.

Simón Bradley, swissinfo.ch
(Traducción: Marcela Águila Rubín)

Datos clave

Suiza está en la 3ª fila de los países industrializados en el campo de los gastos de salud, es decir, el 10,8 % del Producto Interior Bruto (PIB). Estados Unidos fija 16% y Francia el 11 %.

Suiza está también por encima de la media de la OCDE en cuanto a los gastos por persona, con 4.760 francos (4417 dólares), menos que Estados Unidos (7.290 dólares) y Noruega (4.763 dólares).

El sector suizo de la salud ocupa a 3,9 médicos y 14,9 enfermeras por 1000 habitantes.

La esperanza de vida alcanza 81,7 años en Suiza y 78,1 años en Estados Unidos.

Fin del recuadro

sistema suizo

1899: Suiza concibe una cobertura de seguro de salud con base en un modelo alemán, pero es rechazada en votación.

1911: Un nuevo proyecto es aprobado.

Para tener derecho a subsidios federales, los 'fondos de salud' debían presentar una lista de asignaciones y permitir a los consumidores cambiar sus planes de seguro. Los cantones podían decidir sobre la obligatoriedad del mismo.

1958 y 1964: Reformas parciales con medidas que apoyan los subsidios federales.

1987: El legislador lanza una amplia reforma para controlar los costos en aumento, en vano.

El 18 de marzo de 1994: Suiza acepta la nueva Ley sobre el Seguro de Enfermedad (LAMal) que establece la obligatoriedad del seguro. Después, las reformas se multiplican ante la explosión de los costos. La reforma actual se refiere a los hospitales.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes