Navigation

Una suiza aspira a la Corte Penal Internacional

Barbara Ott, candidata a la CPI, visitó swissinfo. swissinfo.ch

La suiza Barbara Ott es una de las favoritas para ocupar un cargo de juez en la Corte Penal Internacional de La Haya (CPI).

Este contenido fue publicado el 03 febrero 2003 - 12:22

No obstante, será muy reñida la elección que tendrá lugar en Nueva York, en los próximos días.

Ott figura entre los 43 aspirantes a uno de los puestos disponibles. Su linaje y su ciudadanía suiza parecen atribuirle buenas posibilidades.

"Las indicaciones en diferentes países europeos permiten deducir que serían partidarios de tener una candidata suiza", señala a swissinfo el analista político, Julian Hottinger.

"Pero los jueces serán elegidos mediante un sistema de cuotas que se basa en una representación equitativa de género, y los candidatos deben representar a diferentes regiones del mundo y a diversos sistemas judiciales.

"Aunque Ott es una buena candidata, es difícil predecir si lo logrará".

La propia Barbara Ott juzga con modestia sus posibilidades, aun cuando Suiza haya sido fundamental en la creación de la CPI. Habla con entusiasmo sobre las perspectivas de la Corte.

"Por primera vez habrá una Corte Internacional permanente. No se limitará a la reacción, sino que tal vez pueda anticiparse al sufrimiento de las poblaciones civiles en el mundo (actuando con disuasión).

Credibilidad

La jurisdicción de la Corte es motivo de interrogantes en varios países - particularmente en Estados Unidos - que se niega a ratificar los tratados necesarios.

Washington ha presionado también a los países para conseguir que los ciudadanos estadounidenses tengan inmunidad de enjuiciamiento.

Algunos estados miembros de la Unión Europea ya han manifestado su intención de aceptar los deseos de Estados Unidos.

Sin interpretar tales actitudes como una debilidad inicial de la Corte, Hottinger considera que la CPI sólo necesita tiempo para consolidarse.

"Hay muchos países - entre ellos Suiza -, que creen que Estados Unidos debe plegarse como todos a los términos aprobados", precisa.

"Pero la CPI está apenas empezando, y esperamos que EEUU se convierta en miembro pleno al ver su trabajo (de la Corte)".

Labor común

Ott señala con énfasis que el trabajo de la CPI diferirá del de los Tribunales formados para investigar los crímenes de guerra en la antigua Yugoslavia y en Ruanda.

Tratará casos si los países no están dispuestos o no pueden abordar por sí mismos los procesos penales.

"Los dos tribunales 'ad hoc' se crearon años después de haber sido cometidos los crímenes de guerra", recalca.

"Eso dificultó la comparecencia de la gente ante la justicia, porque tuvieron a menudo la posibilidad de huir de sus países. Pero la nueva Corte no tendrá esos problemas y desempeñará además un papel complementario, exhortando a los países a actuar por cuenta propia en sus territorios".

Candidata fuerte

A juicio de Hottinger, Ott es una candidata con una sólida reputación en su país y en el extranjero.

Su carrera comenzó con una especialización en Derecho Penal y trabajó como juez de instrucción en Neuchâtel.

Tras ser nombrada juez militar, pasó seis meses de 1995 en Ruanda, investigando el alcance de los crímenes de guerra por encargo del Tribunal Penal Internacional para Ruanda.

En 1999 desempeñó la función logística y el programa de protección a los testigos, en Lausana, durante el juicio seguido a Fulgence Niyonteze, convertido en el primer procesado fuera de África por el delito de genocidio en Ruanda.

Procedimiento electoral

Una mitad de los futuros 18 jueces de la CPI serán nombrados para trabajar con carácter permanente y los otros sobre una base 'ad hoc', es decir, cuando sean requeridos en La Haya.

Se procederá a un sorteo para determinar la categoría en la que intervendrán los jueces.

Por otra parte, para evitar que todas las posiciones queden vacantes a la vez, una tercera parte de los candidatos electos servirán durante tres años, la otra tercera parte seis años, y la última tercera parte, nueve años.

Sólo aquellos que sirvan tres años podrán ser reelectos.

swissinfo, Jonathan Summerton
(Traducción: Juan Espinoza)

Datos clave

88 países son hasta ahora signatarios de la Corte Penal Internacional.
Suiza propuso la candidatura de Barbara Ott, en septiembre del 2002.
Sólo una mitad de los 18 jueces de la Corte serán permanentes.
La CPI tendrá su sede permanente en La Haya.
Un fiscal de la CPI será elegido en abril del 2003.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.