Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Valoran la ayuda Suiza en Haití

Luigi Einaudi, Secretario General adjunto de la OEA, valora ayuda helvética en Haití.

(Citel/OEA)

En uno de los países más pobres del mundo, la crisis política se agudiza cobrando vidas en cada nuevo enfrentamiento entre el gobierno de Jean-Bertrand Aristide y la oposición.

En conversación con swissinfo, el Secretario General Adjunto de la OEA Luigi Einaudi, analizó la situación de Haití y valoró la ayuda helvética.

swissinfo conversó en Washington con el Secretario General Adjunto de la Organización de los Estados Americanos (OEA) Luigi Einaudi, para evaluar la situación del país caribeño, las posibles soluciones a la crisis y la ayuda que el organismo recibió de Suiza.

Una guerra civil

“Creo que principalmente se trata de un problema político, pero también está muy ligado a lo social e histórico. El resultado es una guerra civil de relativa baja intensidad, pero que continúa desde hace por lo menos dos años”, aseguró Luigi Einaudi.
“Tenemos un Presidente que ha tenido dificultad para organizar un gobierno eficaz y que está enfrentado a una oposición que, debido a su propia ineficacia y a ciertas vulnerabilidades de su gestión, está fortaleciéndose”, agregó.
“El problema es que hubo un golpe de estado en 1991 en contra del presidente Aristide, y él decidió, cuando regresó al poder, que nunca más iba a permitir otro golpe. Y son justamente esas medidas que él tomó para asegurarse el poder lo que ahora le crean vulnerabilidad”, explicó.

Suiza apoya a la OEA

“Todos los organismos, incluyendo Naciones Unidas, se han retirado con el paso del tiempo, y la OEA, en estos últimos tres años, ha quedado como la institución que ha tenido el liderazgo en estos esfuerzos”, aseguró el diplomático, al tiempo que se refirió a la ayuda helvética:

“Hemos tenido apoyo de Suiza en la OEA, justamente para fomentar la comunicación a través de programas de radio”, que es la principal fuente de información en Haití.

La contribución del gobierno helvético fue de 31.000 dólares estadounidenses a la ‘Misión Especial para el Fortalecimiento de la Democracia’ a partir de una campaña para promocionar el respeto a la diversidad de opiniones y la honestidad en las elecciones.

“Esta colaboración empezó en junio de 2003 y está dedicada a espacios radiales de educación y preparación para elecciones. En esto hay que destacar que la OEA ha recibido apoyo de unos 35 países, incluso de organismos como la Santa Sede”.

Un poco de historia

El 1º de enero de 1804, los haitianos se declararon independientes de Francia, el país que había ocupado su territorio durante más de un siglo y cuyas fuerzas militares habían sido derrotadas por tropas insurgentes integradas por esclavos negros.

Así, Haití se convirtió en la segunda república “independiente” del hemisferio occidental. Una independencia relativa si se tiene en cuenta que a partir de 1915, los infantes de marina estadounidenses ocuparon el país durante casi 20 años, y más tarde, frente al golpe de Aristide volvieron a intervenir con 24 mil militares para poner orden.

El Embajador de la OEA recuerda cómo fue el Bicentenario: “Estuve para las celebraciones de la Independencia, y esa fecha, que debería haber sido una día nacional, de unificación, resultó ser una celebración muy limitada en la cual gran parte de los pocos que estuvimos debimos quedarnos en Puerto Príncipe y no pudimos ir a Gonaives por las dificultades que ya existían de inseguridad y violencia”.

Hoy, Gonaives, una de las ciudades más importantes del país, está tomada por la oposición junto con otras, que están fuera del control del Estado.

¿Qué hay que esperar?

“Nadie, ningún miembro de la OEA, va a apoyar una intervención armada en Haití en las actuales circunstancias”, aseguró Einaudi a swissinfo.

Hasta ahora no se pueden estimar las víctimas que en los últimos días se han cobrado los enfrentamientos. Algunos hablan de más de un centenar, otros de varias decenas. Para el diplomático, las alternativas son pocas:

“Nos quedan dos opciones. Una es que las cosas sigan más o menos mal, incrementando paulatinamente las muertes, los conflictos y la anarquía. Y ‘anarquía’ es la palabra clave aquí porque es una posibilidad muy seria dado que el país está yendo en esa dirección”.

“La otra, es que la oposición se de cuenta del desastre que está armando, que el gobierno mismo entienda que tiene que buscar una situación de compromiso, como la ofrecida por los primer ministros de CARICOM, que en Jamaica lograron que Aristide aceptara una serie de compromisos".

“Haití es uno de los países más pobres del mundo y este conflicto lo está empobreciendo aún más”, concluyó Einaudi, con tristeza inocultable.

swissinfo, Norma Domínguez

Datos clave

Suiza aportó con 31.000 dólares al programa para el fortalecimiento de la democracia en Haití.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes