Navigation

Skiplink navigation

Viktor Röthlin, ¿un suizo ganador en Pekín?

Triunfó en Tokio y quizás lo haga en Pekín: el corredor suizo de maratón Viktor Röthlin. Keystone

Uno de los pocos suizos con esperanzas a una medalla en los Juegos Olímpicos de Pekín es Viktor Röthlin. El único enemigo que podría frenar el propósito del corredor de maratón es el mal estado del aire.

Este contenido fue publicado el 20 agosto 2008 - 16:34

El pasado 17 de febrero Viktor Röthlin venció en el maratón de Tokio. Y al cruzar la meta dejando atrás 42,195 kilómetros en 2 h 07' 23" no sólo se impuso en la más prestigiosa prueba de su género, sino que estableció una fabulosa marca para ese circuito de asfalto.

Al registrar el segundo mejor tiempo jamás logrado por un europeo, el deportista de Obwalden (Suiza central) demostró a sus rivales, sobre todo de África y Asia, que a justo título está entre los pretendientes a una medalla en los Juegos Olímpicos.

El palmarés de Röthlin –carrera destacada por una impresionante serie de éxitos en el mundo del deporte-, data de hace siete años. En 2001 rayó por primera vez la mágica muralla de las 2 horas 10 minutos en un maratón, tiempo que superaría en 2004.

Dos años después llegó la consagración con una medalla de plata en Gotemburgo 2006, a la que el año pasado siguió una de bronce en el Campeonato Mundial de Atletismo de Osaka.

Momentos culminantes

El maratón olímpico programado para el 24 de agosto se convierte en la carrera de su vida porque, a sus 33 años, Röthlin se encuentra en la cima de su trayectoria deportiva. Después de Sidney y Atenas correrá en Pekín su último maratón olímpico.

"Yo siempre trato de hacer una carrera perfecta y el resto es una consecuencia de ello. Pero después de la medalla de plata europea, la de bronce mundial y el triunfo de Tokio con un magnífico tiempo, creo que mi próxima meta es una medalla", señala a swissinfo.

Más aún porque Asia es un buen aliciente para el fisioterapeuta de profesión. "Los cuadros positivos que llevo de mis dos triunfos en Japón me ayudarán seguramente en Pekín", predice convencido.

Fortaleza mental

La energía mental podría favorecer a Röthlin, si consideramos que ha demostrado su capacidad para controlar la presión y terminar el día D con un triunfo. El proceso mental previo y durante el maratón en un gran torneo es distinto al de un maratón de ciudad, en cuyas calles aguardan a los ganadores jugosos premios.

Su triunfo en Tokio ha convertido a Röthlin en uno de los héroes populares de un Japón apasionado por las competencias de fondo. "Es impresionante el aprecio de la gente; apenas podía caminar solo por las calles", cuenta sin ocultar la emoción.

Poco antes de su vuelo de retorno a Suiza, todas las personas congregadas en las ventanillas del aeropuerto saludaron su paso, muestra que retribuyó de la misma manera. Y esto no ocurrió precisamente en las zonas de las clases ejecutiva o primera, sino "en una clase superior; fue algo fantástico", resalta.

Si Röthlin fuera japonés tendría asegurado el resto de su vida. Pero a pesar de acudir a todas las carreras de maratón en el mundo mantiene los pies en el suelo. Tiene la fama ante sí y, sin embargo, se alegra de poder volver a la "vida contemplativa del hogar".

Ausencia de favoritos

A Röthlin le viene bien la falta del etíope Halle Gebreselassie, el keniano Paul Tergat y Martin Lei en Pekín, porque quedan fuera tres grandes favoritos. Aún así, el suizo prefiere no pensar en los otros rivales y ocuparse de ellos recién el 24 de agosto, cuando los vea en la salida.

La ausencia de los tres grandes no restará intensidad al maratón. Röthlin sabe que unos 20 competidores corren en su nivel o incluso un nivel superior, y son sólo tres las medallas en juego. "Al final quedarán 17 con las caras tristes. Espero no estar entre ellos", señala.

¿Cómo reaccionan los pulmones?

Los atletas en Pekín no sólo tendrán que sortear los puntos intransitables de los 42 kilómetros, sino también los inconvenientes causados por un enemigo molestoso: el aire denso e impuro. Al igual que sus competidores, Röthlin tampoco sabe cuáles serán los efectos de la impureza del aire, el calor intenso y los altos índices de humedad atmosférica en el rendimiento de los atletas.

En un acto de previsión decidió anticipar su viaje a Pekín y adecuar mejor su cuerpo al calor y la humedad. Pero si la persistencia del 'smog' impidiera acomodar el cuerpo a la situación, el suizo tendrá que depositar las probabilidades de triunfo en su fortaleza mental. "Si varias semanas antes del día D voy a la cueva del león, podría ser una ventaja para la mente", precisa Röthlin.

¿Cuáles son los límites?

Por supuesto que el maratón olímpico de Pekín no será la última prueba de fondo a la que acuda: su notable evolución ascendente no le ha fijado aún límites claros.

Röthlin, el 'keniano blanco', -que suele entrenar en ese país africano con tradición en carreras de largo aliento-, no habla de fecha alguna, porque tal cosa crearía una frontera en la mente. "Si me repito que es posible 2:06, estoy seguro de poder correr el tramo en 2:06, pero no más rápido".

¿Qué atrae más a Röthlin: detener el crono en 2:06 o una medalla en Pekín? "La Olimpiada es el evento deportivo más grande del mundo y la mayor de las aspiraciones de un deportista. Una medalla olímpica significaría mucho para mí".

Si logra trasladar la carrera que tiene en mente al asfalto de las calles de Pekín, no sólo será héroe en el distante Japón, sino también en su patria contemplativa.

swissinfo, Renat Künzi
(Traducción: Juan Espinoza)

EL CORREDOR DE MARATÓN DE ALPNACH

Viktor Röthlin es el atleta suizo más exitoso en la actualidad.

Su récord suizo de 2h 07' 23" (establecido en febrero de 2008) lo convierte en el segundo mejor europeo de todos los tiempos en la disciplina de los 42,195 kilómetros.

En 2007 ganó la medalla de bronce en una vibrante final del Campeonato Mundial celebrado en Osaka, Japón.

Un año antes logró la presea de plata en el torneo europeo de Gotemburgo, detrás del medallista olímpico italiano Stefano Baldini.

En 2004 fue el primer suizo que con un crono de 2 h 09' 55" superó la mágica marca de 2horas 10 minutos.

En el maratón de Berlín 2001 acaparó por primera verz la atención internacional clasificándose octavo con un tiempo de 2 h 10' 54".

Ocho de los mejores tiempos de corredores de maratón suizos pertenecen a Röthlin.

End of insertion

¿ZONA GRIS DEL DOPAJE?

Los atletas enfrentarán en Pekín singulares restos climáticos: calor intenso, alta humedad atmosférica e impureza en el aire. Diarreas y dificultades respiratorias podrían ser las consecuencias.

El Comité Olímpico Suizo (Swiss Olympics) ha redactado líneas directrices para los atletas suizos: 'heat.smog.jetlag'.

Esas bases facilitarían la mejor preparación posible para encarar las condiciones que les esperan.

Algunas medidas del Comité provocaron críticas, entre ellas la prueba de diagnóstico asmático, prevista inicialmente para todos los atletas.

Del mismo modo la recomendación de ingerir nutrientes adicionales (creatina) y medicamentos (melanina) contra el 'jetlag', y salbutamol contra las molestias respiratorias.

A juicio de algunos atletas, los médicos del Comité suizo rayaron la zona gris del dopaje con estas instrucciones.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo