Navigation

Votaciones: Liberalización del mercado eléctrico

900 empresas aseguran el abastecimiento eléctrico del país. Keystone

Los suizos votaron la nueva ley que preveía liberalizar el mercado eléctrico y que permitiría a los usuarios elegir una empresa distribuidora.

Este contenido fue publicado el 22 septiembre 2002 - 19:33

El Gobierno y los partidos de derecha respaldaban el proyecto. La izquierda y los medios sindicales lo rechazaban.

En Suiza, unas 900 sociedades aseguran el abastecimiento eléctrico del país en condiciones de monopolio. Los precios pueden variar de una región a otra.

El Consejo Federal (gobierno) quiere poner fin a esa situación y adaptar la legislación suiza a las normas en vigor en la Unión Europea (UE).

Siguiendo el ejemplo estadounidense y británico, la UE inició el proceso de liberalización del sector eléctrico en 1996, pero el nivel de desarrollo es diferente de un país a otro y según el tipo de energía.

Liberalización paulatina

La nueva Ley sobre el mercado eléctrico, que se votó este domingo (22.09.) y que fue rechazada con 52% de los escrutinios, proponía crear condiciones de libre competencia en el sector, con la consecutiva reducción de precios.

La desregulación del mercado eléctrico permitiría a los usuarios elegir no sólo la empresa suministradora, sino también el tipo de energía (eólica o solar, por ejemplo) que más les conviniera.

La liberación se realizaría en el plazo de seis años y en tres etapas.

En una primera fase, el sector se abriría a unas 110 compañías cuyo consumo eléctrico supera los 20 gigavatios hora (GWh), luego a las pequeñas y medianas empresas y, finalmente, a los hogares.

Pros y contras

Los partidos de derecha y centro-derecha, así como los círculos empresariales respaldaban la nueva ley. En su opinión, la reducción de precios beneficiaría a los usuarios y, sobre todo, al sector económico penalizado actualmente por tarifas demasiado elevadas.

Los medios sindicalistas y los partidos de izquierda, en cambio, se mostraban escépticos. Según ellos, Suiza corre el riesgo de que el suministro eléctrico, vital para el desarrollo económico de un país, dependa de grandes sociedades distribuidoras extranjeras, que son las que mejores perspectivas tienen de sobrevivir en un mercado desregulado.

Temen que las grandes compañías manipulen el mercado para elevar los precios - a expensas de los consumidores, cuando el objetivo de la ley es justamente todo lo contrario - y citan como ejemplo el caso de California, donde la liberalización del sector desembocó en una grave crisis.

Los partidarios de la ley sostenían que esa situación no puede producirse en Suiza, dado que la ley prevé numerosas medidas colaterales para evitar situaciones análogas.

Belén Couceiro

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.