Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Alarmantes escenarios climáticos

Las altas temperaturas del verano del 2003 podrían hacerse regulares.

(Keystone)

De acuerdo con expertos suizos, las fluctuaciones meteorológicas y las temperaturas podrían hacerse extremosas en el futuro.

Empero, los fuertes vientos y las elevadas temperaturas de este principio de semana son ajenos al estudio efectuado por la EPFZ y MétéoSuisse.

Las temperaturas del verano del 2003 registraron diferencias de hasta cinco grados con respecto a los promedios de los años anteriores.

Una investigación efectuada por expertos de la Escuela Politécnica Federal de Zúrich (EPFZ) y de MétéoSuisse propone una nueva hipótesis para explicar esta situación excepcional.

Para el estudio, publicado en la última edición de la famosa revista científica británica 'Nature', la canícula del 2003 constituiría un “signo de advertencia“ de lo que el futuro nos reserva.

Uno de cada dos veranos

“En el futuro, un verano de cada dos será tan caluroso -si no incluso más- como el del 2003“, estima Christoph Schär, del Instituto de Ciencias de la Atmósfera y del Clima de la EPFZ y autor principal del estudio.

Según la explicación del estudio, el calentamiento del planeta se acompañará de un incremento en la variabilidad del clima.

A los veranos caniculares, seguirán algunos fríos y lluviosos.

En lo que toca a los inviernos, los investigadores esperan también incrementos en las temperaturas, pero no grandes fluctuaciones de un año al otro.

Una Europa semiárida

Las estimaciones de la EPFZ y de MétéoSuisse toman en consideración el período comprendido entre el 2071 y el 2100, lapso en el que se duplicaría la concentración de los gases con efecto invernadero.

Los estudiosos recurrieron, por primera vez, a un modelo climático regional, que posibilita una descripción más detallada del clima y del ciclo hidrológico de la que permite un modelo global.

Si sus cálculos son correctos, en 70 años Europa registrará un clima “semiárido” y los veranos como el del 2003 serán la regla y no la excepción.

Dilema para los agricultores

Tales modificaciones climáticas plantearán graves problemas al campo. ¿Ante una situación semejante, los agricultores deberán favorecer más bien los cultivos resistentes a los tiempos secos y cálidos o a las fuertes precipitaciones? Esa es la pregunta que se plantea Christoph Schär.

Las reservas de agua y la producción de electricidad podrían sufrir igualmente. La evolución climática costaría cara. En el 2003, el sector de la agricultura suiza perdió medio millón de francos como consecuencia de las alteraciones del clima.

Una de las posibilidades para amortizar el impacto sería la de reducir las emisiones de gas de efecto invernadero, como lo prevé el Protocolo de Kyoto.

Sin embargo, el acuerdo entrará en vigor sólo con la ratificación de un número suficiente de naciones y hasta ahora, Estados Unidos y Australia lo rechazan, en tanto que la Unión Soviética se mantiene indecisa.

Tempestades ordinarias

¿Las tempestades ‘Fränzi’ y ‘Gerda’, que recién se registraron en Suiza, son signos de advertencia? La respuesta de Christoph Apenzeller, coautor del estudio es categórica:

“Las tempestades que golpean Europa en este momento no tienen nada qué ver con nuestro estudio, explica el climatólogo de MétéoSuisse. ‘Fränzi’ y ‘Gerda’ son tempestades invernales, en efecto, violentas, pero normales”.

swissinfo y agencias

Datos clave

La excepcional ola de calor del verano pasado causó 20 mil víctimas en Europa.
La sequía generó pérdidas por 500 millones de francos en la agricultura suiza.
En 70 años esas canículas podrían ser más la regla que la excepción.

Fin del recuadro

Contexto

El verano del 2003 registró temperaturas superiores hasta en cinco grados al promedio de los años anteriores.

Según un estudio de la EPFZ y la MétéoSuisse, en el período comprendido entre el 2070 y el 2100, al menos uno de cada dos veranos será tan calurosos como el del 2003.

Las estimaciones de los científicos se basan en la hipótesis de que los índices de bióxido de carbono se duplicarán.

Los resultados del estudio, cofinanciado por el Fondo Nacional Suizo y el Proyecto Prudente de la Unión Europea, fueron publicados en la última edición de la revista británica Nature.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes









swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×