Alergias: son frecuentes y a la vez una incógnita

¿Alergia al polen? Evite acercarse a las flores y árboles. Keystone Archive

En la última mitad de siglo se ha multiplicado el número de alérgicos en el mundo. La cuestión está en saber si este incremento se debe a la contaminación, al exceso de higiene o al estrés.

Este contenido fue publicado el 15 marzo 2005 - 19:08

La medicina sabe cómo funcionan las alergias, pero no por qué se desarrollan. Una alergia se puede curar, pero es difícil prevenirla.

La primavera es para muchos el inicio de un periodo de sufrimiento, marcado por los estornudos, los ojos rojos y la nariz irritada. El diagnóstico es inequívoco: alergia al polen, o mejor dicho, rinitis alérgica estacional. La padece el 17% de la población suiza y es la reacción alérgica más extendida.

Pero también hay otras alergias a los pelos de los animales, a los alimentos o a las picaduras de insectos y están aumentando las reacciones alérgicas provocadas por alergénicos aún no identificados.

Múltiples causas

Las alergias no son un fenómeno nuevo, pero en la última mitad de siglo han aumentado de forma notable. Por eso se comenzaron a investigar las causas – más allá de una predisposición genética – en el estilo de vida de la sociedad occidental: aumento del ritmo de vida y, por consiguiente, del estrés; nuevos hábitos alimentarios, exceso de higiene, contaminación.

Los estudios revelan que una alergia es el resultado de la interacción de varios factores. Si se focaliza en un único factor - por ejemplo la contaminación – se llega a resultados contradictorios:

Hay estudios que demuestran el impacto negativo de la contaminación (por ejemplo de las partículas que emiten los vehículos diesel) y otros cuyos resultados revelan que en las ciudades más contaminadas hay menos alérgicos que en las zonas donde la calidad del aire es mucho mejor.

"A diferencia de otras enfermedades, como por ejemplo la pulmonía que se puede diagnosticar mediante la identificación de la bacteria responsable de la infección, las alergias son dolencias complejas y se caracterizan por la conjunción de varios factores", explica el doctor Philippe Eigenmann, alergólogo del Hospital Universitario de Ginebra.

Teoría de la higiene

No se sabe por qué en un momento determinado un individuo desarrolla una alergia. La rinitis alérgica estacional, por ejemplo, puede manifestarse en un niño de cinco años, pero también en un adulto de sesenta. Existe, sin embargo, una teoría comprobada que explica las razones del aumento global de las alergias: la teoría de la higiene.

Según el alergólogo, hoy "el sistema inmunitario está expuesto a muchos menos virus y bacterias que en el pasado". "Y como no le gusta permanecer inmóvil, va a buscar qué hacer, reaccionando a cosas que en condiciones normales toleraría."

El contacto con diversas bacterias explicaría por qué los niños que viven en explotaciones agrícolas desarrollan menos alergias que sus coetáneos y por qué quien tiene hermanos está menos expuesto a desarrollar reacciones alérgicas que los hijos únicos.

Según el doctor Eigenmann, "hay que dejar que los niños vivan de forma normal", que jueguen con la tierra, se ensucien y se junten con otros pequeños. De esta manera el sistema inmunitario estará demasiado ocupado con los agentes patógenos con los que entra en contacto como para desarrollar alergias.

Un argumento que, sin embargo, no es válido si intervienen otros factores, como por ejemplo una predisposición a las alergias. "Hay casos de niños que a pesar de vivir en una casa de campesinos desarrollan una alergia al polen extremadamente fuerte."

Prevención

Aunque las alergias son un diagnóstico frecuente, esta dolencia sigue siendo una incógnita en muchos aspectos. De ahí que la prevención sea una ardua tarea. El Centro Suizo para Alergias, Piel y Asma, aha!, se ocupa desde hace muchos años de informar a la opinión pública y de aconsejar a los alérgicos, un trabajo fundamental, aunque su eficacia sólo es parcial.

"Es importante realizar un trabajo de prevención cuando hay una predisposición", afirma el doctor Eigenmann, "si bien por el carácter multifactorial de las alergias, es difícil llevar a cabo una prevención eficaz".

"Hay padres desesperados que vienen a vernos diciendo: Hemos hecho todo lo que debíamos, el niño fue amamantado durante seis meses, no tenemos animales ni alfombras en casa.... Y a pesar de todo ello es alérgico."

Deshacerse del "territorio alérgico", es decir, de todos los elementos que contribuyen al surgimiento de una alergia, es muy difícil. Pero a los alérgicos les queda la consolación de saber que los síntomas de muchas alergias pueden ser combatidos y que en ciertos casos el sistema inmunitario puede "aprender" a tolerar de nuevo lo que en un momento dado comenzó a considerar como un alergénico.

swissinfo, Doris Lucini
(Traducción del italiano: Belén Couceiro)

Datos clave

Una de cada cinco personas en Suiza padece una alergia

El polen es la causa del 50% de las alergias

Cerca del 17% de los suizos y el 10% de los centroeuropeos sufren rinitis alérgica estacional

End of insertion

Contexto

Se conocen algunos mecanismos del funcionamiento de las alergias, pero no se sabe qué es lo que lleva al sistema inmunitario a reaccionar de forma atípica a sustancias que en condiciones normales debería tolerar.

Los alérgicos tienen pocas esperanzas de curarse, pero pueden mejorar mucho su calidad de vida. Una vez identificado el alergénico, se pueden reducir los contactos para prevenir crisis violentas y establecer cuáles son los medicamentos que mejor alivian los síntomas.

La inmunoterapia es eficaz para las picaduras de avispa y abejas, y en parte también para la alergia al polen. Se trata de que el paciente alérgico permanezca expuesto a grandes dosis de

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo