Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Comienza en Suiza el Año de la Química

¡Abierto de par en par! La industria química y farmacéutica desempeña un papel central en la economía suiza.

¡Abierto de par en par! La industria química y farmacéutica desempeña un papel central en la economía suiza.

(Keystone)

Este 2011 es el Año Internacional de la Química, con lo que los científicos suizos dejan de presionar sus quemadores Bunsen para celebrar sus logros, explicar lo interesante e importante que es su disciplina para Suiza, además de tratar de atraer a algunos de los futuros ganadores del Premio Nobel.

Tiene como lema “Chemistry: our life, our future” (“Química: nuestra vida, nuestro futuro”).

















Si el siglo XX perteneció a la Física -relatividad, mecánica cuántica, energía nuclear, ordenadores-  el siglo XXI es el momento de Biología, genética, clonación, células madre, ¿dónde encaja aquí la Química? “En todas partes”, responderán los químicos, señalando con indiferencia que si se toman varios trillones de átomos de hidrógeno, oxígeno y carbono, y se añaden algunos oligoelementos, al agitar todo ello se obtendrá un ser humano.
 
Recordarán que cada aspecto de nuestras vidas, desde lo que vestimos, comemos y bebemos, hasta lo que nos salpica tras una ducha o lo que tomamos en caso de enfermedad, es el resultado de innumerables horas de experimentos en el laboratorio.
 
O la suerte. En 1943 el químico suizo Albert Hofmann estaba volviendo a casa en bicicleta después de un duro día de trabajo en la firma Sandoz (ahora Novartis) cuando comenzó a alucinar y experimentar “una condición nada desagradable de estado de embriaguez”, como escribió más tarde.

Resultó que había absorbido una pequeña cantidad de una sustancia a través de sus dedos y descubrió accidentalmente las propiedades psicodélicas del LSD.

 

Capital de la Química
 
Hofmann es la excepción a la regla de que solo algunos químicos suizos llegan a ser conocidos, a diferencia de sus colegas físicos del CERN, por ejemplo. A pesar de ello, Basilea presenta una fuerte demanda por tratarse de la capital de la Química en el mundo.
 
El año pasado, las multinacionales farmacéuticas Novartis y Roche, con sede en Basilea, fueron nombradas respectivamente como la segunda y tercera compañías más grandes del sector en el mundo por el diario británico ‘Financial Times’. En total, Novartis es la 28ª empresa con mayor volumen del planeta, seguida por Roche, la 29ª.
 
La industria química y farmacéutica ha sido un importante motor de la economía suiza durante décadas. Emplea a más de 65.000 personas y su aportación al Producto Interior Bruto (PIB) está por encima del 4% y sigue en aumento.
 
Con unas exportaciones en 2009 de 71,700 millones de francos (75,700 millones de dólares) e importaciones de 34,900 millones de francos, la industria química y farmacéutica obtuvo un superávit comercial de 36,800 millones de francos. Por lo tanto, contribuyeron al superávit de exportación más grande de todos los sectores industrial en la balanza comercial del país -nueve veces más alto que el del turismo.

 

Contratación
 
La base para el éxito económico de la industria es la innovación y la investigación. Desde Paracelso, que nació en el pueblo de Einsiedeln en 1493 y que más tarde fue pionero en el uso de productos químicos y minerales en la medicina, hasta Kurt Wüthrich, que compartió el Premio Nobel de Química de 2002, Suiza ha estado a la vanguardia de la Química desde hace siglos.
 
Seis compatriotas de Paracelso han ganado el Premio Nobel de Química y los organizadores suizos del Año Internacional de la Química esperan convencer a los estudiantes de todas las edades para que cursen la carrera de Química.
 
Con este fin se han previsto muchos eventos en todo el país durante el año. Así se incluyen viajes en barco por el lago de Zúrich, en junio, organizados por la universidad de esta ciudad con charlas sobre los nanomateriales, los logros culturales de la Química y las formas de energía del futuro.

Año Internacional de la Química

La Asamblea General de la ONU proclamó al 2011 como el Año Internacional de la Química para concienciar al público sobre las contribuciones de esa ciencia al bienestar de la humanidad.

2011 coincide con el centenario del Premio Nobel otorgado a Marie Curie por sus aportes a la Química y de la fundación de la Asociación Internacional de Sociedades Químicas.

Tiene como lema “Chemistry: our life, our future” (“Química: nuestra vida, nuestro futuro”).

La conmemoración enfatiza la contribución de la Química como ciencia creativa esencial para mejorar la sostenibilidad de nuestros modos de vida y para resolver los problemas globales y esenciales de la humanidad, como la alimentación, el agua, la salud, la energía o el transporte.

Fin del recuadro

Datos clave

Europa y Estados Unidos concentran cada uno, con un 40%, las ventas de la industria química y farmacéutica de Suiza, mientras que Asia asume el 17%, dejando a Suiza con un mercado interno muy pequeño.
 
Con una cuota de más del 4% de las exportaciones mundiales de productos químicos y farmacéuticos, Suiza es el número nueve entre las naciones exportadoras más grandes.
 
Los gastos en investigación de la industria química y farmacéutica en Suiza en 2008 ascendieron a 5,3 billones de francos, correspondientes al 44% del gasto total en investigación privada de la industria suiza.

Medido como gasto de investigación por empleado, la industria química suiza y la farmacéutica se encuentra a la cabeza del sector en el ámbito mundial.
  
(Fuente: Sociedad Suiza de Industrias Químicas)

Fin del recuadro


(Adaptación: Iván Turmo), swissinfo.ch


Enlaces

×