Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Compras en domingo: un tema tabú

En algunas estaciones suizas, ya se pueden realizar las compras los domingos.

(Keystone)

Las tiendas en las estaciones y en los aeropuertos deben abrir los domingos. El Gobierno y el Parlamento proponen una modificación legislativa en ese sentido.

Los sindicatos se oponen. Defienden el domingo como día festivo y una conquista social. Sobre este tema se votará el 27 de noviembre.

¿Estamos ante una flexibilización necesaria en función de la evolución de la sociedad o ante una degradación de las condiciones laborales? En otras palabras: ¿Qué debe prevaler? ¿Los intereses del consumidor o más bien los del trabajador?

Según la legislación actual, si una tienda ubicada en una estación o en un aeropuerto vende productos "destinados a los viajeros", puede abrir incluso los días festivos.

De hecho, en los últimos años las principales estaciones ferroviarias y los aeropuertos suizos se han llenado de centros comerciales que, en su mayoría y a diferencia del resto de negocios del país - abren los siete días de la semana.

Negocios dominicales

Y desde una óptica comercial, la medida ha sido un éxito rotundo. Por ejemplo, la Shop ville en la estación de Zúrich cuenta con más de cien tiendas y, en términos de cifra de negocios, se ha convertido en el cuarto centro comercial más importante de Suiza.

Los horarios flexibles y el cómodo acceso han atraído a los consumidores, que parecen estimar poder realizar sus compras en días no laborales.

Según datos de los Ferrocarriles Federales Suizos (FFS), las 25 principales estaciones del país ingresan el 20% de la cifra de negocios total los domingos.

Restricción del Tribunal Federal

Sin embargo, los suizos se han opuesto en repetidas votaciones a la liberalización del trabajo dominical y de los horarios de apertura de los establecimientos comerciales.

En 1996 por ejemplo, el 67% de los votantes rechazó una nueva ley laboral que, entre otras cosas, contemplaba permitir el trabajo dominical.

Tras los recursos por parte de los sindicatos, el 22 de marzo del 2002, el Tribunal Federal – la más alta instancia judicial suiza – estableció una nueva interpretación del concepto de "servicio a los viajadores".

Así, las ópticas, los negocios de fotografía, electrónica y confección se vieron privados del derecho de vender sus respectivos productos en domingo.

Cerca de 120 tiendas situadas en los centros de transporte público se vieron obligadas a cerrar sus establecimientos los días festivos.

Reacción del Parlamento

Tras una iniciativa parlamentaria presentada en el 2003 por el diputado radical (liberal) zuriqués, Rolf Hegetschweiler, el Parlamento retomó la cuestión y elaboró una nueva ley de trabajo.

Las cámaras legislativas decidieron renunciar a la noción de 'servicio a los viajeros' y sustituirla por un espacio geográfico definido (los centros de transporte público), donde las tiendas pueden trabajar los días festivos, independientemente de los productos que incluya su surtido.

De acuerdo con esta modificación, todos los puntos de venta en los aeropuertos y las 25 principales estaciones suizas tienen autorización a emplear a personas los siete días de la semana hasta las 23.00 horas.

La cámara baja aprobó la propuesta por 109 votos contra 65; el Senado lo hizo por 28 contra 10.

Simplificar y adaptarse a la realidad

El Gobierno respalda la nueva ley y argumenta que la necesidad de realizar las compras los domingos en los centros de transporte público se ha convertido en una práctica habitual, a pesar de que todas las tentativas para liberalizar los horarios de apertura fueron rechazadas en las votaciones cantonales.

Según la casi totalidad del arco parlamentario de centro-derecha, la nueva ley esclarece una situación confusa y adapta la legislación a las necesidades de la sociedad actual y a los hábitos de los ciudadanos.

"No al trabajo dominical"

La Unión Sindical Suiza (USS) y Travail.Suisse, sin embargo, consideran que esta medida es un ataque a las conquistas de los trabajadores y han lanzado el referéndum contra lo que califican de "una enésima tentativa de desmantelamiento social".

El referéndum, avalado por 81.744 firmas válidas, fue entregado en febrero del 2005.

Los sindicatos, respaldados por los partidos de izquierda, temen que este sea el primer paso hacia una liberalización total del descanso dominical que, en su opinión, constituye una base fundamental de protección para los trabajadores y sus familias.

Asimismo se oponen muchos propietarios del comercio al por menor, preocupados por la competencia – según ellos – desleal por parte de los grandes centros comerciales en las estaciones, además de los medios eclesiásticos suizos, para quienes el domingo tiene un valor religioso y no puede ser considerado un día como los demás.

swissinfo, Marzio Pescia
(Traducción del italiano: Belén Couceiro)


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×