Navigation

Conferencia Internacional contra la Desertificación

Joseph Deiss (dcha) recibió al director general de la ONU, Vladimir Petrovsky, en Berna. Keystone

El titular helvético de Exteriores reiteró el compromiso de Suiza en favor de la prevención de las migraciones y el hambre provocadas por el incremento de la desertificación, al inaugurar este lunes la quinta sesión de la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación (CNULD) en Ginebra.

Este contenido fue publicado el 01 octubre 2001 - 20:02

Joseph Deiss manifestó su "esperanza" de que la comunidad internacional asuma sus responsabilidades a fin de reducir a un mínimo el fenómeno de la desertificación.

"Los cambios de clima y la agravación de los extremos climáticos que se derivan de ellos (como las sequías prolongadas o las inundaciones) significan para el mundo entero un aumento de las catástrofes humanas.

A esto sigue una destrucción casi inmediata de los recursos lo que exige, además, medidas y mecanismos suplementarios para prevenir tales catástrofes", advirtió Deiss ante los casi 2.500 delegados de diferentes partes del globo, que se reúnen hasta el próximo 12 de octubre en Ginebra.

Un total de 176 países se han adherido a los postulados y al espíritu de la CNULCD. Suiza ratificó este instrumento internacional el 19 de enero de 1996 y, desde entonces, se ha comprometido en los esfuerzos de la comunidad internacional para luchar contra la desertificación.

Objetivos de la reunión

Lo que los Estados partes van a hacer en esta reunión de Ginebra es evaluar el estado actual del fenómeno en el mundo y proponer algunas soluciones prácticas para poder detenerlo cuanto antes.

"La desertificación toca a los países más pobres entre los pobres, porque destruye recursos naturales de los cuales depende su subsistencia. Esto provoca hambres y obliga a millones de personas a emigrar", declaró Hama Arba Diallo, secretario ejecutivo de la Convención, cuya sede también se encuentra en Ginebra.

Precisamente, la participación de Joseph Deiss en estas deliberaciones de Naciones Unidas se produjo porque Suiza es el país anfitrión de la CNULCD desde que ésta se creó en 1994.

Consecuencias de la desertificación

En estos momentos, la sequía golpea severamente a países como Mongolia, Afganistán y Tayikistán. Según cálculos del mismo organismo, el fenómeno de la desertificación va a afectar a unos mil millones de personas, repartidas en 110 países afectados directamente, si no se toman las medidas preventivas inmediatamente.

En su alocución, Deiss agregó que, si la desertificación no se detiene, más de 135 millones de personas van a tener que desplazarse para evitar los problemas concomitantes a esta situación.

Fuentes diplomáticas asistentes a esta reunión expresaron a swissinfo que "existe un consenso entre todos, en el sentido de que los progresos solicitados por este documento son lentos". Insistieron en que son necesarias mejores infraestructuras en los países afectados y, para eso, se requiere un mayor financiamiento de la comunidad internacional.

Por eso, el ministro helvético de Relaciones Exteriores recalcó su esperanza de que estos trabajos "puedan dejar una huella durable como plataforma de todos los estados participantes" e hizo votos por que todas las 176 naciones involucradas en este proceso logren "una cooperación constructiva y portadora de soluciones".

Joseph Deiss expresó la convicción de Suiza en esta materia. "La CNULCD tiene un papel importante que desempeñar, porque constituye uno de los instrumentos más concretos que surgieron de la Cumbre Mundial de Río de Janeiro, efectuada en 1992, y consagrada al medio ambiente y al desarrollo. Por ello, hay que hacer retroceder la desertificación", concluyó.

Enrique Dietiker, Ginebra

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.