Navigation

Crisis argentina convulsiona laboratorios suizos

Marcelo Portías, director de Serono para el cono sur. swissinfo.ch

La emergencia obliga al presidente Eduardo Duhalde a "prescribir" el uso de "genéricos" con efectos nocivos para firmas helvéticas.

Este contenido fue publicado el 13 agosto 2002 - 08:45

Tres de los más importantes laboratorios suizos: Roche, Novartis y Serono, con años de presencia en Argentina, soportan los avatares de "la crisis más grave de la historia nacional". Sus ventas se han desplomado hasta en 30%.

Crisis que lleva cuatro años con recesión sostenida, una desocupación que alcanza al 21.5% y una feroz devaluación que se desató a principios de año y que ha provocado la caída del valor del peso en un 70% con respecto al dólar.

La situación económica generó una emergencia sanitaria que, a su vez, condujo al Gobierno de Buenos Aires a recurrir a los "medicamentos genéricos" para abrir la competencia y bajar los precios de los medicamentos tradicionales.

Médicos y laboratorios consideraron la medida arbitraria e insegura, ya que obliga a los galenos a prescribir los medicamentos por el nombre genérico de la droga, aunque no les prohíbe sugerir una determinada marca en la receta.

Las Cámaras de los laboratorios nacionales y extranjeros publicaron en julio una declaración que sostiene que "en la Argentina los medicamentos genéricos ponen en riesgo la salud de la población".

El ministro de Salud, Ginés González García, respondió que "los laboratorios quieren confundir a la población" y defendió lo que considera una "política de Estado".

Repercusión en farmacéutica suiza

El promedio en la caída de ventas en unidades de los tres laboratorios de origen suizo osciló entre 19% y 30%. Para soportar el desplome, las empresas han recurrido a ajustes, recortes de gastos y reducción de personal.

"Serono ha invertido mucho dinero, hace 30 años que está en el país, y por ahora no piensa irse" manifestó a swissinfo Marcelo Portías, gerente general en Argentina y director para el cono sur de esa firma helvética.

Señaló que los genéricos no les afectan porque Serono "produce biotecnológicos (recombinantes), que son moléculas cuya complejidad no permite que se pueda asegurar que una copia sea igual al original. Por tanto, no puede haber genéricos de este tipo".

Pero la crisis sí les impacta:

"Por la devaluación ya no reportamos las ventas de épocas pasadas. Mucha gente ha perdido su empleo, y en el caso de Salud Reproductiva (especialidad del laboratorio y área no cubierta por la Seguridad Social), a los pacientes se les hace muy difícil afrontar los tratamientos".

El aumento del desempleo redujo la recaudación de la Seguridad Social mermando su poder de compra. "Nuestros productos son todos importados de Suiza, y se nos han encarecido un 260% por la devaluación, cifra que no se ha compensado con aumentos de precios", remató.

Novartis y Roche en Argentina

Novartis, que desde 1931 está presente en el país y que ocupa el quinto lugar en la clasificación MAT en valores-venta a junio del 2002, también ha sido afectada por la actual coyuntura.

"La baja del poder adquisitivo determinó una importante disminución de la demanda de productos farmacéuticos", subrayó Miguel Bernabeu, directivo de Novartis Argentina y Uruguay.

Añadió que lo anterior, amén del recorte de programas del Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados y de las obras sociales sindicales y provinciales que proveían de medicamentos al 25% del mercado.

"Surgieron problemas en la cadena de pagos de la industria farmacéutica. Las farmacias no reciben los pagos de las obras sociales y reciben menos ingresos de las compras de pacientes. A las farmacias se les dificulta el pago a las droguerías y éstas no compran a los laboratorios porque tampoco reciben pagos", subrayó.

Sin embargo, la situación actual no desanima a la empresa:

"Nos quedamos en Argentina y seguimos invirtiendo en estudios clínicos locales -manteniendo la inversión de 20 millones de dólares anunciada a fines del 2001-, en promoción, capacitación, tecnología, y estamos comprometidos en el lanzamiento de nuevos productos de primera calidad", destacó Bernabeu.

Productos Roche inició su actividad en el país hace 72 años. Ahora tiene una posición muy importante en oncología, SIDA y hepatitis, y desarrolla una tarea destacada en el área de diagnóstico. Emplea a más de 600 personas y ha debido instrumentar ajustes de un 10% del personal.

¿Existen los medicamentos genéricos en Argentina?

"Técnicamente, en la Argentina no hay medicamentos genéricos", explicó a swissinfo Daniel Ciriano, Director Médico de Productos Roche.

Un genérico surge a partir del vencimiento de la protección que otorga una patente a un producto innovador u original. Para esto tiene que regir una Ley de Patentes.

Un medicamento innovador se logra a partir de la Investigación y Desarrolo efectuada en un lapso de entre ocho y diez años y que requiere entre 500 y 800 millones de dólares de inversión, según la fuente que se utilice.

"Para ser un genérico, según los estándares internacionales, deberían realizarse estudios de bioequivalencia y biodisponibilidad que demuestren que tienen el mismo efecto terapéutico que el original y esto debería estar certificado por un organismo oficial", explicó Portías.

El control de biodisponibilidad radica en una serie de estudios realizados con una metodología internacionalmente reconocida, que permite garantizar que dos productos farmacéuticos poseen la misma actividad terapéutica en un ser humano, precisó.

Los productos que el ministro de Salud denomina 'genéricos', y que según la definición de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) no lo son, no han probado su seguridad porque no han sido sometidos a estudios de biodisponibilidad y bioequivalencia.

En muchos casos no poseen los estudios de estabilidad pertinentes, están fabricados con principios activos no originales, de orígenes y calidades diversas y en plantas que incumplen las Normas de 1992 de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Esas plantas no poseen las instalaciones apropiadas ni el personal profesional con el conocimiento necesario para efectuar el proceso de fabricación según las normas de GMP (sigla en inglés de Buenas Prácticas de Manufactura), agregó Bernabeu.

¿Qué se espera?

La Cámara Argentina de Productores de Medicamentos Genéricos (CAPGEN)asegura que los laboratorios que la integran son controlados por la ANMAT y afirma que "lo que cura al paciente no es la marca, sino la monodroga".

Empero, lo cierto es que no existen todavía los estudios que garanticen a la población la efectividad de los medicamentos genéricos.

"Creo que nadie está en contra de los genéricos, siempre y cuando sean sometidos a los controles de calidad que garanticen su eficiencia y seguridad", destacó Ciriano y recordó que la aparición de los genéricos en el mundo desarrollado contribuyó al control del gasto en salud.

Dijo que aun sin garantía de resultado similar, esos productos pueden aceptarse si el genérico logra la misma concentración de principio activo en su sitio de acción, en igual tiempo que el producto original.

De hecho, concluyó, en Estados Unidos la industria de medicamentos genéricos alcanza al 30% y en España al 4%, pero en ambos países cuenta con controles responsables.

Norma Domínguez, Buenos Aires

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.