De los rieles del ferrocarril a Internet

El viaducto de Brusio, una obra de ingeniería ferroviaria en Suiza. Ferrocarril rético/Peter Donatsch

Nacido en el siglo XIX, el sector de las telecomunicaciones y el transporte constituye en Suiza la tercera actividad económica más importante del sector servicios.

Este contenido fue publicado el 05 agosto 2004 - 09:59

Actualmente genera 275.300 empleos fijos y convierte al país en un eje de rigor para el tránsito de mercancías del Viejo Continente.

El siglo XIX marcó el despegue industrial de Suiza y puso también algunos 'puntos sobre las íes':

1) La ausencia de mar y materias primas como el carbón, hierro o algodón –ejes del desarrollo económico de aquella época- obligaban al país a explorar otros caminos para crecer.

2) Suiza tenía que especializarse en actividades en las que la precisión y el valor agregado fueran generadores de riqueza económica. Por ello eligió desarrollar industrias como la relojera y la textil.

Y ya en plena bonanza productiva, surgió una nueva encrucijada: ¿Cómo transportar y vender esos bienes en el extranjero?

Era claro desde entonces que, dada su talla, el mercado helvético era incapaz de absorber lo que el país podía producir. El transporte y las telecomunicaciones comenzaron pues a gestarse en plena ebullición industrial.

Abriendo brecha

El sector del transporte tuvo como punto de partida el sistema ferroviario.
La construcción de ferrocarriles llegó a Suiza más tarde que a Alemania, Francia o Inglaterra (en 1848), dados los intrincados relieves montañosos de las Confederación.

El primer tramo de rieles construido correspondió al trayecto Zurich-Baden. A partir de ese momento, una férrea competencia se desató entre las ciudades y los cantones para ganar proyectos ferroviarios, pues disponer de transporte era acercarse a la prosperidad.

La historia narra un legendario enfrentamiento, en 1856, entre Yverdon, Murten y Friburgo, querían que el tren pasara por 'casa' cuando se construían los enlaces entre Ginebra, Lausana y Berna.

Y como establecer toda esa red ferroviaria era costoso, la Confederación Helvética delegó la tarea al sector privado (nacional y extranjero).

Sin embargo, las rivalidades cantonales provocaron que la expansión se diera de forma caótica, lo que obligó al gobierno a retirar las concesiones a los cantones a partir de 1872, proceso que concluyó hasta 1898.

Detrás de los ferrocarriles vinieron las carreteras, redes de funiculares (para las estaciones alpinas) y la aviación, que sólo citamos brevemente por razones de espacio.

Del telegrama a Internet

Las telecomunicaciones, por su parte, nacieron de forma casi paralela en el verano de 1852, cuando el primer servicio telegráfico público enlazó a San Gall y Zúrich.

Ya en 1880, la telefonía hizo su aparición formal en Suiza (con 141 líneas telefónicas).

Para la década de los años 30 del siglo XX, el teléfono era parte de la vida cotidiana de la población, con un millón de abonados y cabinas telefónicas por las calles.

La empresa pública de Correos, Teléfonos y Telecomunicaciones (PTT), hoy Swisscom, era la responsable de todo ese proceso.

Para mediados de los 70, comenzaba a hablarse de los teléfonos móviles, mientras que el fax llegó en los 80. En la década de los 90, Internet transformó la forma de hacer negocios y de vivir.

El presente económico

En el 2004, transporte y telecomunicaciones son la tercera actividad más importante dentro del sector servicios de la economía, detrás del sistema financiero y el turismo.

Conjuntamente generan 275.300 empleos fijos y una riqueza para el país equivalente al 4% del Producto Interno Bruto.

En opinión de los expertos de 'Economist Inteligencia Unit', la red de transporte suiza destaca en Europa por sus 38,6 kilómetros por cada 1.000 kilómetros cuadrados de superficie.

Cuenta, por otra parte, con la red ferroviaria más densa de Europa.
De hecho, cada habitante viaja en promedio 10.882 kilómetros en tren al año, la referencia más alta de todo el Viejo Continente.

Y cada adulto de la población (considerando unos 5 millones), recorre 10.768 kilómetros en carretera cada año (muy cerca de la media europea de 10.038 kilómetros).

Importadora de servicios de correos

Si nos enfocamos exclusivamente a la aportación que genera a la economía, el transporte de carga es la actividad económica más importante, ya que unos 100 millones de toneladas se desplazan anualmente a través de Suiza (para dirigirse a Francia, Italia o Austria).

El ámbito de las telecomunicaciones es menos favorable, ya que la Confederación Helvética es importadora neta de servicios de correos y telecomunicaciones. Su valor radica en los empleos que genera, ya que hay 72 conexiones fijas por cada 100 habitantes.

Además, desde 1998, una nueva Ley de Telecomunicaciones entró en vigor en Suiza y el monopolio de PTT se dividió en el servicio de correos y el de telecomunicaciones.

Y en octubre de 1998, Telecomunicaciones PTT se transformó en Swisscom.Con ello, el mercado telefónico se liberó y 111 operadores pidieron licencia, lo que redujo el precio de las comunicaciones y cambió la forma de operar de este sector.

Y sólo para cerrar baste decir que la entrada en vigor de los acuerdos sectoriales firmados entre Suiza y la Unión Europea, considera un acuerdo sobre transportes terrestres, que seguirá dando auge a esta actividad económica durante las décadas por venir.

swissinfo, Andrea Ornelas

Datos clave

En 1848 se construyó el primer tramo ferroviaro entre Zúrich y Baden.
En 1852 se envío el primer telegrama público de Zúrich a San Gall.
Transportes y telecomunicaciones generan riqueza anual equivalente al 4% del PIB.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo