Navigation

De un pequeño capital a un gran futuro

Joseph Deiss, ministro suizo de Economía, inaugura la Conferencia Anual de la Cooperación Suiza. Marilú Pacheco

La Conferencia Anual de la Cooperación al Desarrollo concluyó con la ratificación de que las microfinanzas son una de las soluciones más viables al flagelo de la pobreza.

Este contenido fue publicado el 27 agosto 2005 - 15:05

"Un solo microcrédito permito salir, paso a paso, de la necesidad y la miseria", subrayó el ministro suizo de Economía, Joseph Deiss.

"Vamos a continuar nuestras actividades en el campo de las microfinanzas y a desarrollarlas de manera expresa, puesto que estamos convencidos de que se trata de una de las maneras más eficaces de la ayuda al desarrollo", destacó el responsable de la economía suiza al poner en marcha los trabajos de la reunión.

La Conferencia Anual de la Cooperación, organizada por la Agencia suiza para el Desarrollo y la Cooperación y el Desarrollo (COSUDE) y la Secretaría de Estado de Economía (Seco) reunió este viernes (26.08) en Friburgo a especialistas suizos y de diversas partes del mundo que analizaron el impacto de los microcréditos para hacer frente a la pobreza y, a otros fenómenos:

"Las microfinanzas son también el fundamento del desarrollo económico, de la seguridad y la estabilidad política", apuntó Joseph Deiss.

Explicó que, "en efecto, aquel que puede garantizar las bases de su existencia con algunos cientos de francos es menos sensible a las ideologías extremistas y a las actuaciones terroristas. Aquel al que un microcrédito le ha proporcionado perspectivas para el futuro, no se ve obligado a emigrar hacia el Norte, más rico..."

Más de 30 años de compromiso

El papel fundamental que ocupa el apoyo a las microfinanzas dentro de los programas helvéticos para la cooperación internacional, también fue destacado por el director de COSUDE, Walter Fust, y el responsable de Seco, Oscar Knapp, durante la Conferencia Anual de ambas instituciones.

Cabe destacar que Suiza se ha comprometido en estrategias de estímulo al sector financiero de los países del mundo en desarrollo desde hace más de treinta años y que este 2005 fue instituido por las Naciones Unidas como el Año Internacional de las Microfinanzas.

Entre los aspectos que se destacaron a través de las ponencias del encuentro, está el hecho de que este sistema de entrega de créditos a personas en condiciones de pobreza extrema permite a los benefactores tener acceso a posibilidades que las instituciones bancarias formales jamás les proporcionarían. Es decir, es una forma de sustraerlos también de una situación de marginalización.

Y ese fenómeno, se evidencia de manera particular entre las mujeres. Naila Kabeer, economista de la Universidad de Sussex, en Gran Bretaña, habló sobre el particular y se refirió al efecto de emancipación que pueden generar las microfinanzas.

"Las posibilidades seguras de ahorro y de crédito han fortalecido la posición de las mujeres en el seno de la familia y la toma de conciencia de los pobres en la sociedad. Entonces, sería erróneo medir el éxito de los "bancos de los pobres" sólo en función de su rentabilidad financiera", subrayó la especialista.

La historia de Rachida

Y, para ejemplo: Rachida Bégum, una modesta habitante de Bangladesh que con el concurso de sus ahorros y un crédito de apenas unas docenas de francos procedentes de Suiza, estableció un vivero. Con el paso de los años y un esfuerzo inagotable su plantación se convirtió en una pequeña empresa que hoy garantiza el sustento de una docena de familias.

"Hoy, Rachida posee la tierra. Su casa cuenta con servicio de electricidad. Sus hijos van a la escuela y su familia puede gozar de cuidados médicos. El éxito de Rachida fue recompensado por el Premio Nacional del Primer Ministro. ¡Es la historia de un éxito gracias a un microcrédito procedente de Suiza!, celebró Deiss.

La trayectoria de Rachida fue el hilo conductor de la Conferencia de COSUDE/Seco. Entre las intervenciones de los participantes en el encuentro fueron intercalados extractos de una película filmada a lo largo de una década y que testimonia la evolución de la ahora flamante microempresaria.

Otras historias en América Latina

"Creo que la historia de Raschida es muy impresionante en el sentido que vemos a una persona que comenzó muy, muy pequeña y que ha tenido que enfrentar además obstáculos porque es una mujer en nuestra sociedad muy machista, en un entorno donde mandan los ricos, donde hay catástrofes naturales..., y a pesar de todos esos obstáculos, ha sabido superarse.

"Yo creo que en América Latina a diario vemos este tipo de historias", comentó Adrian Schläpfer, director general adjunto de COSUDE, en entrevista con swissinfo (En más sobre el tema: Microfinanzas: América Latina, tierra propicia).

La férrea voluntad indígena

Otro punto central en el encuentro de Friburgo fue sin duda, la intervención de Alfonso Chango, director del banco Mushuc Runa (Ecuador), otro ejemplo del éxito de las microfinanzas, pero esta vez desde el punto de vista de la institución responsable de ofrecer los créditos a las personas de bajos recursos.

"Empezamos en 1997 con 12 dólares y un escritorio que trajimos de la casa. Éramos 38 socios", recordó el indígena sudamericano. Ahora, la lista de asociados de la fundación es de 56 mil personas y su capital asciende a más de 23 millones de dólares. ¡Eso para Suiza es poco, pero para Ecuador es mucho dinero!, subrayó Chango en medio del nutrido aplauso de sus auditores.

"Cuando los indígenas tenemos la fuerza de voluntad y la fe, podemos lograr el éxito. Hemos comprendido que nada es más importante y satisfactorio que pescar en lugar de estirar la mano y esperar a que nos den los peces", concluyó.

swissinfo, Marcela Águila Rubín

Datos clave

La cooperativa de ahorro y crédito Mushuc Runa fue creada por un grupo de 38 jóvenes indígenas y campesinos de Pilahuin, Chibuleo y Quisapincha, en la provincia de Tungurahua (sierra-centro del Ecuador).

Entre sus servicios ofrece: ahorros, depósitos a plazo fijos, créditos, depósitos en certificados de aportación, y giros.

Cuenta con 6 agencias y su capital es superior a los 23 millones de dólares amén de que su cartera de socios es de más de 56 mil.

End of insertion

Contexto

En Bolivia, Cosude ha contribuido a incrementar de 20.000 a más de medio millón el número de clientes de los micro créditos en los últimos 15 años.

Seco es la principal accionista de Profund, un fondo que participa en instituciones de crédito en América Latina cuyas prestaciones benefician a más de medio millón de clientes.

Suiza participa también como intermediario entre los actores privados en el campo de la micro finanza y de esa manera ctúa como catalizador para la movilización de recursos de sector privado.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo