Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Mesas de diálogo México-Suiza “La democracia directa es para quienes no tienen el poder”

Mesa de debate sobre democracia directa

Bruno Kauffman (al centro) reunido con expertos en política y democracia de México habla sobre la transformación democrática que vive el mundo.

(Andrea Ornelas, swissinfo.ch)

México, un país con 90 millones de electores, viró a la izquierda en diciembre. Su nuevo gobierno explora mecanismos como la revocación de mandato, que a juicio de los expertos puede tener tantas ventajas como desventajas. Suiza comparte su experiencia y deja asentado que, en el mundo actual, la pregunta ya no es si la gente debe participar más, sino cómo debe hacerlo.

“México vive un momento de renacimiento democrático y debe aprovecharlo”, afirmó Bruno Kaufmann, experto suizo en democracia y copresidente del Foro Global sobre Democracia Directa ModernaEnlace externo, al tiempo que destacó que aunque geográficamente distantes, México y Suiza tienen dos rasgos en común: una estructura federativa y una gran multiculturalidad.

El suizo Bruno Kaufmann es presidente del Instituto Europeo de la Iniciativa y el ReferéndumEnlace externo (IRI, un laboratorio de ideas transnacional) y copresidente del Foro Global sobre Democracia Directa ModernaEnlace externo. Es redactor jefe de people2power.infoEnlace externo, una plataforma de democracia directa creada y albergada por swissinfo.ch

Fin del recuadro

El también corresponsal de swissinfo.ch sobre democracia directa, asegura que una de las consecuencias de la globalización es una mayor participación de la gente en el ámbito democrático. “En mi opinión, la pregunta hoy en día no es si debe haber más democracia representativa o no, sino cómo debe instrumentarse, porque la transformación que vive el mundo ya no tiene marcha atrás”.

Kaufmann fue invitado a pronunciar una conferencia magistral durante las Mesas de Diálogo México-Suiza: democracia directa y participación ciudadana celebradas en enero en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) de la capital mexicana. En este encuentro –al que acudieron académicos, politólogos, autoridades electorales y diplomáticas–, el experto suizo destacó que “la democracia directa es, ante todo, para quienes no están en el poder”.

Para memoria, Suiza es uno de los países con mayor tradición en materia de democracia directa. Los ciudadanos acuden a las urnas al menos cuatro veces al año y el calendario de las votaciones se conoce con dos décadas de antelación, sus fechas son inamovibles y ningún partido político puede alterarlo.

Perdedores felices

Bruno Kaufmann hizo un recorrido sobre algunas de las manifestaciones de democracia directa más significativas de la historia internacional reciente. En su discurso enfatizó que “en una democracia genuinamente representativa, todos los votos cuentan el día de la elección; pero todas las voces son escuchadas diariamente. Y esto permite conformar una sociedad de perdedores felices”.

Al respecto, abundó que las llamadas iniciativas populares en Suiza –imaginadas e impulsadas por los ciudadanos– pueden enmendar leyes existentes. En la práctica, con frecuencia resultan derrotadas, pero generan lo que él llama ‘perdedores felices’ porque construyen el diálogo y obligan a los poderes Ejecutivo y Legislativo a tomar en serio los temas que interesan a la gente.

“Las democracias son un espejo de las sociedades; en Suiza, esta integra a sus minorías y genera un lazo de comunicación entre la gente, los legisladores y el gobierno”.

Los desafíos de la democracia directa

También invitado al encuentro, el nuevo embajador de Suiza en México, Eric Mayoraz, aseguró que aún existe una brecha entre gobernantes y gobernados que se perfila como un desafío para las democracias directa y representativa”.

Con un toque de humor recordó que en Suiza la población vota todo tipo de temas: “Lo mismo la adhesión a la Unión Europea (UE) que si los agricultores deben cortar los cuernos a sus vacas. Así que créanme, estos siete siglos de historia en el terreno de la democracia directa no siempre han sido un terreno apacible. Suiza ha debido aprender a sellar sus compromisos pese a la heterogeneidad de su población, pero esto la ha hecho fuerte y autónoma ante sus vecinos”.

El embajador Mayoraz coincidió en que la democracia directa debe incluir a las minorías y refirió que, aunque en Suiza funciona muy bien este modelo, tampoco es “una panacea internacional o un esquema que pueda exportarse como si de chocolates se tratara”.

Esquema de cómo funciona la democracia directa en Suiza: Tenemos la última palabra
(DFAE, PRS 2017)

México, no es Suiza

En el mismo foro, María Amparo Casar, presidenta de la asociación civil Mexicanos contra la Corrupción, destacó las tres ideas de la presentación de Bruno Kaufmann que le parecen más importantes: las iniciativas ciudadanas pueden ser derrotadas, pero ponen los temas en la agenda nacional; la democracia con participación de la gente incentiva a los legisladores a hacer un trabajo bien hecho, o los temas serán llevados a referéndum; y la democracia directa debe ser para los que no están en el poder.

Casar reconoció que, personalmente, no es partidaria de muchas de las manifestaciones de la democracia directa porque los resultados no siempre son los mejores para un país. “Ahí están las experiencias de Colombia, que rechazó el acuerdo de paz; el Brexit, que supondrá la salida del Reino Unido de la UE; la de Tailandia, que votó por una Constitución que acota la democracia; o de Hungría, que ha impuesto una fuerte restricción a la llegada de refugiadas… Pienso que en nombre de la democracia directa también se han cometido muchas barbaridades”.

La socióloga mexicana aseguró que se decanta más bien por la democracia representativa porque tiene más candados, contrapesos y alternativas. “No es posible responsabilizar a un pueblo, como conjunto, como en Fuenteovejuna [en alusión a la obra de teatro homónima de Lope de Vega], por una decisión tomada. Pero sí puede llamarse a cuentas a legisladores, jueces o gobernadores”.

Aseguró que en Suiza la democracia directa funciona porque el país opera con transparencia. “Pero en México, hay prácticas democráticas dudosas, corrupción e impunidad”.

Sobre una potencial revocación de mandato (reforma constitucional que propone el nuevo gobierno de izquierda de Andrés Manuel López Obrador, para que la gente lo refrende o quite del cargo a la mitad de su mandato de seis años), puede ser un atajo para evitar decisiones difíciles. Se reduce a un ‘sí’ o un ‘no’, sin matices, dice Casar.

“La revocación de mandato puede ser pues una iniciativa que permita a los gobiernos populistas quedarse en el poder; creo que genera incentivos perversos. Por eso creo que la democracia directa es un arma de doble filo y el mundo no es Suiza. O México, al menos, no lo es”, puntualizó.

Su visión es compartida por el Instituto Nacional Electoral (INE), la autoridad electoral de México, quien, en voz del consejero presidente, Lorenzo Córdova, destacó que hay que empoderar a la ciudadanía, pero sin olvidarse del estado de derecho.

“Es importante que existan reglas que eviten que parezca que se construyen sociedades en donde los ciudadanos se involucran y, en realidad, solo hay una democracia de la apariencia. Por ello, se requiere una amplia discusión pública; acceso a la información para la gente; y organizar cualquier ejercicio democrático con imparcialidad, neutralidad y transparencia para evitar una tiranía de las mayorías”, dijo Córdova en el mismo encuentro.

Evitar salidas fáciles

Bruno Kaufmann recordó que el 2018 fue el año en el que más personas en el mundo participaron en procesos electorales y referéndums. Y concedió que, en efecto, no todas las citas con las urnas producen “buenos amigos de la democracia”. En los años recientes, “de los procesos electorales han surgido líderes que no son realmente democráticos. Pero también hay muchas otras naciones que promueven activamente la participación, los derechos humanos y las reformas democráticas, y esto es importante porque genera balances en el poder”.

Finalmente, el experto suizo en democracia directa -quien dio una ‘vuelta al mundo’ el año pasado para conocer la experiencia democrática de una veintena de países- afirmó que en los lugares pequeños, la gente va directo a hablar con su alcalde. Pero mientras más grande sea una sociedad, más compleja se torna y más requiere de la democracia representativa.

Democracia directa en Suiza

Suiza concede a sus ciudadanos grandes espacios de participación en las decisiones políticasEnlace externo del ámbito federal. Todo ciudadano suizo, con 18 años cumplidos, tiene derecho a votar. Para ello, es convocado a las urnas por lo general en cuatro ocasiones al año para expresarse sobre un promedio de 15 asuntos. En los últimos decenios la participación electoral alcanzó un promedio algo superior al 40%. 

Además del derecho de elección y de voto, la ciudadanía también dispone de la posibilidad de articular sus demandas a través de tres instrumentos que son la esencia de la democracia directa:

Iniciativa popular 

Ofrece al ciudadano la posibilidad de presentar propuestas para una modificación o ampliación de la constitución. Estimula el debate político. Una iniciativa popular es válida y puede someterse a votación si reúne al menos 100 000 firmas en 18 meses. Las autoridades pueden presentar una contrapropuesta, con la que pueden contrarrestar la iniciativa ofreciendo una alternativa a los electores y a los cantones. 

Referéndum facultativo 

La ciudadanía puede exigir que una ley aprobada por el Legislativo se someta a votación popular. Para conseguir esta última se requiere un mínimo de 50 000 firmas dentro de los primeros 100 días tras la promulgación de la ley. 

Referéndum obligatorio 

Cada modificación de la constitución aprobada por el Parlamento está sometida al referéndum obligatorio y, por consiguiente, al voto del pueblo. También el ingreso de Suiza en ciertas organizaciones internacionales está sujeto al referéndum obligatorio.

Fuente: Ministerio suizo de Asuntos Exteriores

Fin del recuadro

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes