Navigation

Aún, riesgos importantes sobre la economía mundial

Philipp Hildebrand, Johann Schneider-Ammann y Eveline Widmer-Schlumpf durante la conferencia de prensa en el marco del FMI en Washington. swissinfo.ch

Los ministros de Finanzas de los 187 países miembros del FMI, reunidos el pasado fin de semana en Washington, expresaron sus inquietudes sobre los “riesgos importantes” que aún pesan sobre la economía mundial.

Este contenido fue publicado el 18 abril 2011 - 14:41
Marie-Christine Bonzom, Washington, swissinfo.ch

Suiza hizo un llamado a los países desarrollados para que corrijan sus elevados niveles de endeudamiento público.

La ministra de Finanzas de Suiza, Eveline Widmer-Schlumpf, los llamó a poner en marcha “una consolidación fiscal creíble”, al tiempo que reconoció que, aunque Suiza se mejor que otros países de la crisis, también enfrenta desafíos importantes.

Dos de ellos, riesgos derivados de los grandes bancos y un peligroso calentamiento del mercado inmobiliario.

El Fondo Monetario Internacional (FMI), en su turno, advirtió que la existencia de “prácticas laxas en el mercado inmobiliario suizo” exigen de las autoridades suizas la instrumentación de “medidas preventivas”.

Burbuja inmobiliaria

El FMI expresó en Washington su preocupación sobre los “riesgos generados por los dos grandes bancos de Suiza”, esto es, UBS y Credit Suisse. Concretamente, exhortó al Parlamento helvético a adoptar una ley destinada a amortiguar el impacto que las grandes empresas pueden inflingir sobre la economía en caso de quiebra.

Cabe recordar que Suiza analiza en el presente nuevas disposiciones relativas a la legislación conocida a nivel internacional como “Too big to fail”, pero el Consejo Federal aguarda el fallo del Parlamento el próximo otoño, lo que permitiría la eventual adopción de principios que evitarían que sean los contribuyentes quienes paguen la quiebra de un gran banco o empresa.

Sobre el tema de la burbuja inmobiliaria, el ministro de Economía, Johann Schneider-Ammann; y Philipp Hildebrand, presidente del Banco nacional de Suiza (BNS), ofrecieron sus visiones distintas.

Johann Schneider-Ammann estimó que “no existe un riesgo real o serio de una burbuja inmobiliaria en Suiza” y afirmó que esto se debe a las medidas que ha tomado el BNS.

Sin embargo, fue el propio BNS quien se manifestó inquieto.

“Una burbuja inmobiliaria puede perfilarse, o no, lo crucial es evitar que se materialice”, dijo Philipp Hildebrand.

Y explicó el eje del problema: los precios de los bienes inmuebles han repuntado de forma importante en Suiza, y los bancos, que operan siempre en un ambiente de gran competencia, están otorgando créditos a partir de criterios laxos de evaluación de riesgos.

“Y Suiza no enfrentó una burbuja de este tipo a principio de la crisis, como sí sucedió con otros países, sería una tragedia que se produjera ahora para nosotros”, puntualizó. “Las autoridades seguimos de cerca la situación y tomaremos toda medida necesaria”.

Las revueltas árabes

A propósito de la economía mundial, el Comité Monetario del FMI discernió “riesgos importantes”. Los ya mencionados niveles de déficit público y deudas soberanas, pero también las consecuencias que provocará a la economía del globo la existencia de revueltas en África del Norte y Oriente Próximo.

“Se requieren medidas viables y creíbles para acelerar progresos que permitan superar los desafíos de la estabilidad financiera y para asegurar la consolidación fiscal de los países desarrollados”, indicó el órgano político del FMI, compuesto por los ministros de Finanzas de los estados miembros.

En su participación ante este comité, la ministra Eveline Widmer-Schlumpf añadió que “a pesar de que las perspectivas de la recuperación mundial son sólidas, es innegable que aún prevalecen riesgos que podrían descarrilar los avances logrados”.

Razón por la que los países están obligados a actuar de forma consensuada.

Inestabilidad en la zona euro

Eveline Widmer-Schlumpf hizo énfasis en los temores de “inestabilidad de la zona euro periférica” derivadas de la incertidumbre que existe sobre la capacidad que tendrán para sostener sus elevados niveles de endeudamiento.

Sin mencionar nombres, la ministra extendió el horizonte de sus inquietudes a Estados Unidos, al indicar que observa “una gran necesidad en otros países desarrollados de mantener estrategias creíbles para la consolidación fiscal futura”.

Y advirtió que, en el presente, no es suficiente con regresar a los niveles de deuda previos a la crisis, sino eliminar definitivamente los desequilibrios fiscales estructurales registrados por años.

El ministro del Tesoro estadounidense, Timothy Geithner, recibió el mensaje y respondió que EEUU se compromete a realizar reformas.

Pero utilizó la tribuna pedir que también otros países realicen cambios. Y sin mencionar directamente a China y su posición proteccionista sobre el yuan, pidió que “actúen aquellas economías que requieren una flexibilidad cambiaria mayor a la que muestran”.

En tanto, FMI también exhortó a EEUU a actuar rápidamente en materia de finanzas públicas. Su déficit alcanzará 10,8% del PIB a finales del 2011, con lo que se convertirá –junto con Irlanda- en uno de los países con mayor desequilibrio fiscal a nivel internacional.

Crecimiento más equilibrado

Los levantamientos populares siguen su curso en África del Norte y Oriente Próximo, un tema que atrajo la atención de los ministros de Finanzas, razón por la que solicitaron al FMI analizar a fondo las repercusiones económicas que tendrán dichos movimientos.

También pidieron al organismo de Washington evaluar las ayudas al desarrollo que el FMI a entregado a estos países.

“Conjuntamente, podemos construir un mejor porvenir para estos países», dijo Dominique Strauss-Kahn, director gerente del FMI, al referirse a Egipto y Túnez.

Johann Schneider-Ammann, ministro de Economía de Suiza, subrayó en su turno que “las revueltas demuestran que el crecimiento económico debe ir siempre de la mano de procesos de inclusión para todas las regiones”.

Y abundó: Es esencial que el dinamismo de los países en desarrollo se vea acompañado con estrategias de crecimiento equilibradas e inclusivas, que consideren las necesidades de la población, pero también mejoras constantes a la rendición de cuentas y la transparencia en el ejercicio de los gobiernos.

CONSEJOS DEL FMI PARA SUIZA

Frenar las prácticas laxas que existen en el otorgamiento de créditos inmobiliarios.

Adoptar lo más pronto posible una legislación que permita amortiguar los efectos que, la eventual quiebra de un gran banco, puede imprimir sobre la economía íntegra.

Reforzar las instancias de reglamentación y supervisión del sistema financiero. Fortalecer FINMA y permitirle aumentar su estructura para que pueda realizar más inspecciones.

End of insertion

LAS TAREAS DEL FMI

Países árabes. El FMI debe estudiar los efectos económicos que tendrán las revueltas en África del Norte y Oriente Próximo.

Ayuda. Debe evaluar la eficacia de las ayudas que ha otorgado hasta este año a los países sumergidos en levantamientos populares.

Siete países. Debe evaluar a profundidad la situación financiera que priva en las siete economías que, por su talla, más podrían desestabilizarían a la economía mundial en caso de futuras crisis: EEUU, Alemania, Francia, Reino Unido, Japón, China e India.

No obligatoriedad. Las recomendaciones que emita el FMI para estos siete países podrán ser observadas por éstos, pero no serán de cumplimiento obligatorio.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo