Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Baselworld, un barómetro del sector relojero

Baselworld, principal cita de la relojería y la joyería mundial, tomará el pulso del sector.

(Keystone)

Este jueves abre sus puertas el salón de la relojería y la joyería más importante del mundo. Aunque no corren buenos tiempos para el sector, congregará a cerca de 2.000 expositores y más de 3.000 periodistas.

Las exportaciones relojeras suizas han caído un 20% en lo que va de año. Y marcas como HGT, Corum, Rolex o Raymond Weis han tenido que recortar personal.

El Salón Internacional de Alta Relojería (SIHH) de Ginebra suele ser, año tras año, la antesala y el barómetro de lo que sucederá en Baselworld.

La reciente edición del SIHH, celebrada en enero, contó con la participación de 17 marcas relojeras y la asistencia de un millar de periodistas, pero la afluencia de visitantes cayó un 19%.

Un mal augurio, especialmente porque Baselworld 2008 dejó una estafeta muy alta y resultados históricos.

Con una participación de 2.087 expositores llegados de 45 países y una afluencia de 106.800 visitantes, la edición precedente de la feria de Basilea batió todo récord.

Jacques J. Duchêne, presidente del Comité de Expositores de Baselworld, la calificó como "una 'añada' estupenda para el salón. Un evento excepcional en el que todo mundo trabajó a tope".

Y François Thiébaud, presidente de los expositores suizos en Baselworld, remató que el 2008 había sido capaz de conjurar los nubarrones que ya comenzaba a perfilar la economía mundial.

En 2009, la realidad se escribirá con otra tinta.

Gigante suizos en problemas

¿Dónde está parado el sector suizo de la relojería y los artículos de lujo actualmente?

Suiza es la principal potencia relojera mundial, con una producción de 26 millones de piezas al año. Tienen un precio promedio de 647 francos suizos y generan una facturación anual de 15.866 millones de francos suizos, según cifras de la Federación de la Industria Relojera Suiza (FH).

Durante el periodo 2003-2008, este sector observó crecimientos anuales de dos dígitos gracias a la generosa respuesta de nuevos mercados como China, India o Brasil, que demandaban a gran escala sus productos.

Los cinco principales mercados para los relojes suizos son, no obstante, Hong Kong, Estados Unidos, Italia, Francia y Japón, todos ellos abatidos por la recesión.

Durante los dos primeros meses de 2009, sin embargo, las exportaciones acusan ya los estragos de la crisis, con una caída del 20,5% en las exportaciones, que en casos como el estadounidense han bajado un desalentador 38,2%, confirma la FH.

Incluso las ventas de Swatch, el grupo de Nicolas Hayek que fue capaz de resucitar la relojería suiza hace más de dos décadas, se han estancado (con un avance de sólo 0,5% durante enero y febrero).

La FH da cuenta también en sus cifras de la desaparición de unos 1.000 empleos en el sector relojero durante los últimos cuatro meses.

En cuanto a la joyería y los artículos de lujo suizos, en general, las ventas de Richemont –consorcio propietario de firmas como Cartier, Piaget, Montblanc, Montegrappa o Lancel- han caído un 12% entre octubre y diciembre de 2008, según el último dato oficial que ha ofrecido a los mercados.

Relojeros artesanos, los más afectados

Antes de inaugurar Baselworld, Jean-Daniel Pasche, presidente de la Federación Relojera Suiza, ofrece un diagnóstico (24.03) del sector que encabeza. Los más afectados, dice, serán los relojeros a pequeña escala.

Muy pronto enfrentarán problemas de liquidez y no está claro que puedan acceder fácil y ágilmente a los fondos que requieren, por lo que es posible que veamos desaparecer algunas marcas en los próximos meses, afirma en un análisis de la FH.

La industria relojera, añade Pasche, está conciente de que la demanda no se restablecerá en 2009 y que seguramente no retomará su curso hasta 2010.

Según el presidente de la Federación Relojera Suiza, los productos de gran lujo suelen resistir mejor los embates de una crisis. Esto se debe a que muchos compradores consideran la adquisición de dichos bienes como una inversión, no como un gasto, ya que su precio de reventa siempre será interesante en el futuro.

La cita, en pie

La edición 2009 de Baselworld no tiene claro su futuro, pero la importancia de que exista.

"En los tiempos difíciles hay que estar aún más presente, y todo aquel que trabaje en el sector de los artículos de lujo sabe que, corran buenos o malos tiempos, es un sinsentido renunciar a Baselworld como foro", explica Mehul Choksi, director del grupo Gitanjali de India, a través de la oficina de prensa de Baselworld.

Y Scott Martin, responsable de compras de Saks Fifth Avenue, una de las tiendas más exclusivas de joyería y relojería de Nueva York, agrega que los asistentes deben cambiar la óptica tradicional y dejar de concentrarse en lo inmediato.

"El Baselworld nos permitirá descubrir las tendencias de mercado necesarias para planificar el 2010, un año en el que todos los participantes esperan que la crisis ya vaya de salida", concluye.

swissinfo, Andrea Ornelas

Contexto

La industria relojera suiza tiene sus orígenes en la ciudad de Ginebra del siglo XVI.

En 1541, el Calvinismo prohibió utilizar artículos de lujo, lo que obligó a los orfebres de la época a fabricar productos distintos a las joyas.

Sin embargo, fue en el siglo XVII cuando se crearon los primeros modelos básicos de relojes.

Fin del recuadro

UN MÓVIL AUTORRECARGABLE

Una de las sorpresas más esperadas en la 37ª edición de Baselworld es la presentación de un teléfono móvil de lujo. Su nombre es Chairman y tiene la capacidad de autorrecargar su batería.

El fabricante es la firma suiza Ulysse Nardin, especializada en relojes de lujo.

El carácter ecológico de este producto consiste en una estructura cinética (permite la generación de energía gracias al movimiento), que podría dejar atrás la recarga eléctrica de las baterías de un teléfono móvil.

Fin del recuadro

Baselworld 2009

Tiene lugar del 26 de marzo al 2 de abril.

La superficie de exposición es de 160.000 m2.

Hay 1.960 expositores (8% menos que en 2008) y 3.020 periodistas (5% más que en 2008).

Las principales firmas suizas que acuden a Baselworld 2009 son Swatch, Glycine, Chopard, Grisogono, Mont Blanc y Cartier.

Cada reloj suizo implica 150 horas de trabajo y el armado de 310 piezas, en promedio.

Fin del recuadro

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes