Roche lanzará ‘prueba exprés’ para detección del coronavirus

La prueba comercial de diagnóstico del coronavirus de Roche es la primera en su tipo que recibe una aprobación de emergencia por parte de la Asministración de Alimentos y Medicamentos de EE UU. Keystone / Marijan Murat
Este contenido fue publicado el 17 marzo 2020 - 15:00

Tras haber recibido ‘luz verde’ para producir una nueva prueba de diagnóstico del coronavirus, el gigante farmacéutico suizo Roche trabaja contrarreloj para que esté disponible lo más pronto posible.

El viernes 13 de marzo, el mundo entero recibió un rayo de esperanza al anunciarse una potencial nueva herramienta para frenar el vertiginoso contagio del COVID-19, cuyo alcance ha dejado ilesos a muy pocos países. La Administración de Alimentos y Medicamento (FDA) de Estados Unidos otorgó una autorización de uso de emergencia a la llamada prueba “cobas SARS-CoV-2”, que se convertiría en la primera prueba comercial de diagnóstico del coronavirus.

Ya con un nombre asignado y habiendo recibido también el llamado marcado CE para diagnósticos en vitro en Europa (proveniente del término francés “Conformité Européene” o Conformidad Europea, que le concede validez también en la UE gracias a la Directiva 93/68/CEE), este nuevo examen podrá emplearse en hospitales y laboratorios en Estados Unidos y Europa, lo que le abre un enorme potencial de desarrollo.

El consejero delegado de Roche, Severin Schwan, explicó a la televisión pública suiza (SRF) que, a diferencia de las pruebas ya existentes, esta opera a partir de un sistema altamente automatizado que “reducirá las cargas sobre el sistema de salud (global)”.

Contenido externo

La prueba detecta la firma genética (ARN) del SARS-CoV-2 a partir de una muestra en nariz o garganta obtenida con un hisopo. Después de que un proveedor de atención médica recolecte una muestra del paciente, esta será enviada a un laboratorio equipado con la prueba de Roche y con el sistema cobas 6 800 u 8 800, que se fabrica en Rotkreuz, a menos de una hora de Zúrich.

Schwan explicó que el sistema puede realizar más de 4 000 pruebas por día. Y los resultados estarán disponibles en 3 horas y medida, lo que la convierte en una prueba de detección 10 veces más rápida que la que tiene actualmente la compañía.

“Roche expresa su compromiso absoluto de proveer tantas pruebas como le sea posible dentro del límite de su capacidad de producción”, informó la compañía a traves de un comunicado. De acuerdo con el portavoz de Roche, las pruebas serán distribuidas preponderantemente en los lugares con más pacientes y donde puedan tener mayor impacto comunitario.

La empresa ha declinado comentar el precio que tendrá la prueba de origen suizo argumentando que “la prioridad es lograr que estos exámenes estén disponibles para aquellos que lo necesiten”.



Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo