Las empresas deben pagar parte del alquiler de quienes trabajan desde casa

El hecho de que para trabajar desde casa un empleado alquile o no una habitación adicional o una vivienda más grande es irrelevante, según el fallo del Tribunal Federal. © Keystone / Christian Beutler

El diario Tages-Anzeiger informa de que el Tribunal Federal, la más alta instancia judicial de Suiza, ha dictaminado que los empresarios están obligados a contribuir al pago del alquiler de sus trabajadores si se espera que trabajen desde casa.

Este contenido fue publicado el 25 mayo 2020 - 11:55
Tages-Anzeiger/jdp

Según el periódico, la decisión del Tribunal Federal, que no se ha hecho pública, se refiere a una empresa de contabilidad que había permitido que un empleado trabajara desde su casa.

 La empresa argumentó que no había llegado a un acuerdo con el empleado con antelación y que, por lo tanto, no estaba obligada a cubrir parte de su alquiler. El Tribunal Federal rechaza este argumento y añade que el empleado incluso podía solicitar una indemnización con carácter retroactivo después de dejar la empresa.

Según el fallo del tribunal, también es irrelevante que un empleado alquile o no una habitación adicional o una vivienda más grande para trabajar desde casa. Para el alquiler del empleado, los jueces han estimado una compensación mensual de 150 francos (154 dólares).

Es la primera vez que el máximo tribunal de Suiza ha tratado sobre las indemnizaciones de alquiler para quienes trabajan desde casa. Thomas Geiser, profesor de Derecho Laboral de la Universidad de San Galo, declara al periódico que el veredicto no es sorprendente ya que la

“ley obliga a los empresarios a compensar a sus empleados todos los gastos incurridos para realizar su trabajo”.

Geiser señala que la decisión se aplica a los empleados que trabajan desde casa a petición de la empresa. Sin embargo, los empleados que trabajan desde casa a petición propia no pueden recibir indemnización por el alquiler.

Para algunos representantes sindicales esto deja fuera a algunos trabajadores, que pueden no estar obligados a trabajar desde casa por contrato pero que, por diversas razones, pueden verse impulsados a hacerlo. Luca Cirigliano, secretario general de la Unión Sindical Suiza, dice al Tages-Anzeiger que las empresas suelen utilizar puestos de trabajo flexibles para ahorrarse dinero en el alquiler de las oficinas.

Es extremadamente injusto e ilegal que los empresarios pasen los costos a los empleados de esta manera, explica Cirigliano al diario.

La decisión se produce en un momento en que, debido a la pandemia de coronavirus, el teletrabajo ha aumentado de manera excepcional. Algunos jefes están estudiando la posibilidad de ampliar los acuerdos de trabajo flexible y hacer de la “oficina en casa” una base para algunos empleados.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo