Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

HUELGA QUE DEJA HUELLA “Ganar dinero no era el primer objetivo de la ATS”

Chaleco de huelguistas de la ATS con leyenda: Tenemos que salvar a la ATS

"Tenemos que salvar a la ATS”, fue la consigna de los periodistas cuando se manifestaron en la calle. ¿Pero, cómo lograrlo?

(Thomas Kern/swissinfo.ch)

 La huelga que golpeó la semana pasada a la agencia suiza de prensa, ATS, como respuesta al anuncio de la supresión de varias decenas de puestos de trabajo, es otra señal de que el financiamiento del periodismo de calidad está en crisis.  En lugar de dejar a la Agencia Telegráfica Suiza en manos de empresarios privados, habría que transformarla en una cooperativa o fundación, propone un especialista suizo en medios de comunicación.

Suiza es una de las raras democracias occidentales en las que los medios informativos no reciben apoyo directo del Estado. Aquí, el Estado proporciona simplemente una ayuda financiera indirecta al otorgar un descuento a los editores para la distribución de periódicos a través del correo postal.

Sin embargo, la caída de las suscripciones y de las ganancias por concepto de publicidad, pone en peligro la calidad de los medios privados, estima Manuel Puppis*, profesor de Sistemas y Estructuras Mediáticas en la Universidad de Friburgo.

Prof. Manuel Puppis

(zVg)

swissinfo.ch: En Suiza las huelgas son realmente raras porque funciona el partenariado social, es decir, la negociación entre empleadores y empleados orientada a la búsqueda de soluciones ¿Le sorprende que los periodistas salgan a la calle?

Manuel Puppis:  Durante los últimos años, numerosos editores impusieron medidas de economía y licenciaron personal, sin que este hiciera huelga. Lo que vivió la ATS, efectivamente, es un hecho raro.

swissinfo.ch: Los periodistas de la agencia suiza de prensa fueron apoyados por una gran parte de la clase política, mucho más amplia que la izquierda. La supresión de puestos de trabajo provocó una fuerte indignación a nivel de la opinión pública. ¿A qué se debióesa reacción?

M.P.: La ATS asegura la información de base para todos los medios de prensa en Suiza. Sean nacionales o regionales, privados o públicos [incluyendo a swissinfo.ch, que forma parte de la empresa SSR]. Y lo hace de manera equilibrada, basándose en los hechos. Numerosos medios dependen de este flujo de base. Eso explica la amplitud del debate público en torno a la ATS.

swissinfo.ch: ¿Por qué, en el caso de la ATS, no fue posible resolver el conflicto entre interlocutores sociales e impedir así una huelga?

M.P.: Es solamente una suposición personal, pero creo que existe una gran insatisfacción al interior de la redacción sobre el procedimiento de las decisiones de parte de la dirección. Todos los periodistas de más de 60 años serán licenciados y no podrán beneficiarse con una jubilación anticipada. Esta medida no es muy bien aceptada en el marco del partenariado social.

La fusión prevista entre la ATS y la agencia fotográfica Keystone abre también interrogantes. Muchos se preguntan si el adelgazamiento de la ATS se hace pensando en el lucro, con el fin de convertirse en una esposa atractiva en función de esta unión. Según lo que leí en los medios, la entrevista ofrecida por el director de la ATS fue la gota que hizo desbordar el vaso.

swissinfo.ch: Usted hace rreferencia a las afirmaciones de Markus Schwab, director de la ATS, que declaró a la ‘NZZ am Sonntag’ que solamente debía rendir cuentas a los accionistas y a nadie más. ¿La ATS no tiene, además, la obligación de producir información de calidad?

M.P.: Fundamentalmente, sí. Pero aquí se expresa el conflicto entre los objetivos periodísticos y económicos de un medio de información. Esta tensión existe también en los otros medios privados.

swissinfo.ch: Durante sus 124 años de historia, la ATS nunca distribuyó ganancias a sus accionistas. ¿Por qué?

M.P.: Cuando fue creada, la agencia no tenía por misión ganar dinero. Su objetivo era asegurar el suministro de información en Suiza. Los editores encontraron una solución que les aseguraba ser menos dependientes de las grandes agencias internacionales de noticias. Con su propia agencia de prensa, podían definir el precio de ese servicio. Todos los medios informativos se beneficiaron con esa situación.

Las informaciones que tocan a la política y a la sociedad juegan un rol tan importante para nuestra existencia común que el beneficio social es mucho más significativo que la predisposición individual a pagar”

Fin de la cita

swissinfo.ch: El director prometió dividendos a los accionistas en 2021. ¿Por qué de golpe la ATS debe asegurar beneficios?

M.P.: Keystone distribuye ya dividendos a sus accionistas. Los propietarios esperan asegurar lo mismo luego de la fusión ATS-Keystone. Sin embargo, no se espera solo que la ATS produzca beneficios sino también que realice economías.

swissinfo.ch: Los críticos a esta estrategia basada en las ganancias afirman que la información es un bien público y no una simple mercancía a vender. ¿Tienen razón?

M.P.: Las informaciones que tocan a la política y a la sociedad juegan un rol tan importante para nuestra existencia común que el beneficio social es mucho más significativo que la predisposición individual a pagar. Por otra parte, los ingresos de los periódicos en concepto de publicidad cayeron significativamente en los últimos años. Lo que determina que el financiamiento del periodismo es muy difícil. Entonces, hay que preguntarse si el Estado debe participar.

swissinfo.ch: ¿Y cuál es su respuesta?

M.P.:  Considerando la actual forma jurídica de la ATS, no es claro si el apoyo público serviría para distribuir dividendos, y si hay una separación entre los servicios periodísticos y los otros servicios. En estas condiciones, una subvención no puede ser considerada.

swissinfo.ch: ¿En qué otra forma jurídica podría pensarse?

M.P.: Por ejemplo, en una cooperativa o una fundación que disponga de cuentas claramente separadas. Esto permitiría garantizar que el dinero del Estado sea destinado al periodismo y no sea utilizado para producir ganancias.

swissinfo.ch: Suiza no es el único país que vive este dilema. Todas las democracias occidentales se confrontan a la crisis del financiamiento del periodismo. ¿Hay países que encontraron una buena solución?

M.P.: Más allá del apoyo a las agencias de noticias, es imperativo encontrar un sistema de financiamiento de los medios de información pensando en el futuro. Dinamarca es un buen ejemplo. Allí definieron las condiciones que debe cumplir una redacción para recibir subvenciones destinadas a la producción de contenidos periodísticos: por ejemplo, un número mínimo de empleos a tiempo completo, un cierto porcentaje de la producción informativa regional propia, etc. El apoyo del Estado no está ligado al contenido periodístico, lo que permite garantizar la independencia de los medios.

swissinfo.ch: ¿Por el contario, qué país debería evitar Suiza como modelo?

M.P.: Nueva Zelanda es un muy mal ejemplo. La televisión pública fue privatizada en los años 1990 y menos del 5% de su presupuesto proviene de los ingresos públicos, lo que se traduce en una caída masiva de la producción casera. La agencia de prensa neozelandesa cerró en el 2011. Desde entonces, ese país es alimentado a nivel informativo por tres empresas australianas. Si valoramos la producción de la información al interior de nuestro país y no queremos ser dependientes de productores extranjeros, habría que evitar seguir ese camino. 

*Manuel Puppis es profesor de Sistemas y Estructuras Mediáticas en la Universidad de Friburgo y miembro de la Comisión Federal de Medios de Información. Las reflexiones expresadas en esta entrevista son personales como científico.


Traducido del francés por Sergio Ferrari


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes