Navigation

Skiplink navigation

Las sospechas de blanqueo alcanzan un nivel récord

De los 896 casos sospechosos de blanqueo denunciados en 2009, 196 corresponden a suizos. Ex-press

Billetes falsos en los casinos o cuentas bancarias abiertas con documentos apócrifos: son algunos de los escenarios que cita la Oficina de Comunicación y Denuncia de Blanqueo de Dinero (MROS) en su informe anual.

Este contenido fue publicado el 19 abril 2010 - 11:00

En 2009, se registraron en Suiza 896 casos sospechosos de vinculación con delitos como el blanqueo de dinero, el dato más alto desde 1998. Los capitales implicados sumaron 2.230 millones de francos suizos.

La MROS, responsable de concentrar dicha información para luego retransmitirla al sistema penal, es una instancia discreta, su trabajo así lo exige. Sin embargo, una vez al año da cuenta de sus acciones, avances y de las lagunas que aún enfrenta a través de su Informe Anual.

La edición 2009, presentada el pasado 9 de abril, revela las nacionalidades a las que pertenecen la mayoría de los responsables de operaciones sospechosas.

Suiza, Italia y el Caribe

Los suizos se ubican en la primera plaza, con 196 de las 896 denuncias conocidas por este organismo el año pasado, un dato previsible debido a que son los suizos también la principal clientela de bancos, aseguradoras y casas de bolsa.

En segundo lugar se sitúan los italianos, con 147 denuncias de gestiones financieras realizadas en Suiza que podrían estar ligadas a la mafia.

En el tercer sitio figuran clientes del sistema financiero originarios de países del Caribe (93 denuncias de sospecha de lavado), refiere el informe sin detallar países concretos.

Otro lugar destacado lo ocupan los clientes de Centro y Sudamérica (71 operaciones denunciadas en 2009).

Y entre los vecinos de Europa, detrás de Italia se ubica Alemania (58 denuncias) y posteriormente Francia (42).

Estados Unidos, por su parte, y pese a los escándalos que el UBS ha protagonizado en ese país por cobijar ilícitos fiscales, tiene poca presencia en materia de blanqueo de capitales. Sólo 29 operaciones sospechosas tuvieron como protagonista a clientes de esta nacionalidad.

Suiza avanza

Según Judith Voney, directora de la MROS, toda plaza financiera debe contar con buenos dispositivos para la lucha contra el blanqueo de dinero, pero requiere también una autoridad de supervisión financiera y un sistema judicial eficaces. Y a su juicio, Suiza trabaja en los tres frentes.

Al hacer balance del informe que presentó, destacó que cada año se registran avances importantes. Por ejemplo en 2009, dijo, el 89% de los casos denunciados a la MROS fueron posteriormente materia de seguimiento, contra el 81% en 2008.

Voney precisó que es el Ministerio Público de la Confederación (MPC) la principal autoridad que recibe los casos y la instancia que evalúa si deben retransmitirse a las autoridades penales.
En algunos otros casos, según la índole de la operación sospechosa, son las autoridades penales de los cantones las que son notificadas y se ocupan de investigar.

Lo anterior implica que los expedientes de operaciones sospechosas están cada vez más armados y ofrecen mejores herramientas a la autoridad para atajar el delito.

Voney destacó también importancia de coordinar esfuerzos entre todas las autoridades y la necesidad de que las instituciones financieras denuncien toda gestión que no parezca transparente.

Técnicas de ‘lavado’

¿Cómo se blanquea dinero en el siglo XXI?

La MROS identifica al menos 12 alternativas que no siempre están ligadas a complejos dispositivos como podría imaginarse. Con frecuencia, de hecho, parten del principio del ‘lavado hormiga’.

Entre los casos reales registrados en 2009, está por ejemplo el de un casino que comunicó a la MROS que un cliente extranjero cambió durante la misma jornada varios billetes de euro de alta denominación por fichas para los juegos. La caja del casino descubrió pronto que eran falsos.

Un cliente más utilizó documentos de identidad falsos para la apertura de cuentas en Suiza, para personas y para empresas fantasma, lo que fue notificado de inmediato por el banco a la autoridad.

Un empleado de alto nivel de una prisión suiza realizó diversos depósitos bancarios –de importante cuantía- para detenidos originarios de Europa del Este recluidos en territorio helvético.
Estas operaciones, exitosas al principio, fueron interceptadas cuando intentó realizar algunas más sin presentar documentos de los prisioneros en cuestión.

Una empresa emisora de tarjetas de crédito denunció que uno de sus clientes, originario de Europa del Este, había solicitado una tarjeta de débito, misma que le fue autorizada. Poco después la cuenta fue abonada con varios miles de francos a través de diversas operaciones ‘hormiga’. El titular retiró la mitad de los fondos en cuestión de unas horas a través de distribuidores de dinero y vía PayPal (servicio de pago a través de Internet).

La lucha contra el blanqueo de capitales avanza. Pero el enemigo es un titán que moviliza 600.000 millones de francos suizos al año, según el Departamento Estadounidense Antidroga (DEA).

Y la batalla, aunque constante, recuerda inevitablemente a David y Goliat.

Andrea Ornelas, swissinfo.ch

Origen de la expresión ‘blanqueo de dinero’

Según la Escuela de Negocios de la Universidad de Lausana, para fusionar de forma simple el dinero ilícito que generaban con el lícito, los gángster estadounidenses de los años 20 apostaron por comprar lavanderías automáticas y estaciones de servicio para autos, ya que se trataba de negocios en donde los clientes pagaban siempre en especie.

Desde entonces, sobra decirlo, la forma de cometer delitos y de blanquear capitales dentro del sistema financiero se ha sofisticado en grado extremo, pero lo han hecho también las herramientas para atajar dichos delitos. Y una de ellas es la denuncia de operaciones sospechosas.

End of insertion

CONTEXTO

Suiza forma parte del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), organismo diseñado por los países industrializados para atacar frontalmente el lavado de dinero y el financiamiento al terrorismo producto del narcotráfico, el secuestro y otros delitos del crimen organizado.

La Oficina de Comunicación y Denuncia en Materia de Blanqueo de Dinero (MROS), vinculada a la Oficina Federal de Policía, es el filtro entre los intermediaros financieros y las autoridades penales en materia de delitos financieros. Recibe, analiza y transmite a otras instancias las sospechas de delitos cometidos vía el sistema financiero.

La Asociación Suiza de Banqueros (ASB) llama a los supervisores (FINMA) y a las autoridades financieras a no confundir los delitos fiscales como infracciones vinculables con el blanqueo de dinero, ya que a su juicio la plaza financiera suiza cometería un error.

End of insertion

DATOS CLAVE

Los cantones de Zúrich, Ginebra, Berna, San Gall, Tesino y Basilea- Ciudad concentran el 94% de los casos sospechosos de blanqueo de dinero.

En los Grisones, Friburgo o Valais no se registró ni un solo caso en 2009.

Suiza tiene dispone desde 1998 de la Ley Federal contra el Blanqueo de Dinero que obliga a todas las instituciones financieras a conocer la identidad de sus clientes.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo