Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Suiza, importante proveedora de piezas automovilísticas

Rieter, con sede en Winterthur, fabrica sistemas de acústica para los vehículos.

(Keystone)

Los mejores vehículos de BMW, Mercedes o Volkswagen no existirían actualmente en el mercado, sin las minúsculas y sofisticadas piezas que fabrican diariamente grupos de origen suizo.

Ante el temor de una recesión internacional, las automotrices europeas piden ayuda a los gobiernos. Las compañías helvéticas que trabajan para ellas, son cautas y exploran nuevos mercados.

Este año, se habrán fabricado 68 millones de automóviles nuevos en el mundo. Del total, Suiza comprará unas 165.500 unidades y Europa alrededor de 14,8 millones, estima la Asociación Europea de Constructores de Automóviles (ACEA por sus siglas en inglés).

Los suizos gustan de los coches, pero no los fabrican en casa a pesar de contar con sólidas industrias de maquinaria y relojería.

Sin embargo, sin el 'know how' de los suizos, gigantes como Mercedes Benz, BMW, Fiat, Peugeot, Honda, Toyota, Chevrolet o Volkswagen no podrían abastecer cotidianamente la demanda de sus productos.

Y es que Suiza es una de las principales proveedoras de piezas para la industria automotriz. ¿De qué tipo? Todas las que necesitan los robots internos de los automóviles, sus sistemas de cerrajería digital, ventilación y sistemas de seguridad para el pasajero.

Y a tal grado, por discreta que sea la actividad, que en 2008 uno de cada 10 empleos helvéticos estará ligado a la industria automotriz, según datos de la Secretaría de Estado de Economía (Seco).

La desaceleración económica en marcha amenaza a este mercado, que intenta adelantarse y tomar decisiones que le aseguren un buen futuro.

Los protagonistas

En Suiza, hay una docena de empresas que fabrican piezas para la industria automovilística.

Entre las más importantes se cuentan Dätwyler, dedicada a elaboración de piezas pláticas; Ems, de mecanismos eléctricos para los llamados 'airbag'; Feintool, maquiladora de piezas metálicas para los motores; y Georg Fischer, consagrada a los componentes electrónicos.

Les siguen en importancia Komax, responsable de fabricar cableado para la interconexión de los sistemas internos; Quadrant, que se ocupa de las piezas plásticas; Rieter, especializada en sistemas de acústica para los vehículos; Schaffer, que produce equipo electromagnético; y Sika, que ha fijado su nicho de mercado en los materiales para el sellado de vidrios, espejos retrovisores, etc.

Las ventas de este sector se estiman en alrededor de 7.000 millones de francos suizos, pero el 2008 se ha convertido para ellas en la confirmación de un cambio de tendencia.

ACEA refiere que la venta de automóviles en Europa cayó un 8,2% en septiembre de 2008 con respecto al mismo mes de 2007. Y las ventas han retrocedido un 4,4% en el lapso enero-septiembre de este año con respecto al mismo periodo del ejercicio precedente.

Europa pide ayuda

Alemania es, sin lugar a dudas, la potencia automotriz del Viejo Continente, seguida por Francia, Gran Bretaña e Itallia (en ese orden).

De cara a una desaceleración económica, que se tradujo ya en retrocesos del PIB durante el tercer trimestre para las cuatro economías citadas, ACEA ha pedido (14.10) a las autoridades de la Unión Europea (UE) un programa de ayuda.

De acuerdo con Christian Streiff, presidente de ACEA y directivo de Peugeot-Citroen, se requieren créditos 'blandos', es decir, con tasas de interés preferenciales, por el equivalente de 52.000 millones de francos suizos para garantizar la estabilidad del mercado y para fomentar las nuevas tecnologías.

"Los consumidores están indecisos", afirma Streiff, "y los fabricantes queremos coadyuvar en el proceso de restauración de la confianza de la población".

Los fabricantes de autovóviles europeos consideran que es momento para iniciar un programa que facilite el retiro de coches que tengan más de ocho años en circulación. Según su propuesta, entre 2009 y 2011 se darán facilidades financieras a los clientes para renovar su unidad por un vehículo más seguro y menos contaminante.

Suiza, se prepara

Suiza se prepara para una menor demanda de piezas automovilísticas a partir de estrategias completamente distintas. Cada empresa tiene su propio enfoque y soluciones de cara al futuro.

Consciente del golpe que ha sufrido la demanda de automóviles en Estados Unidos y Europa, el grupo Georg Fischer, por ejemplo, que factura alrededor de 4,5 millones de francos suizos anuales en piezas para coches, opera con cautela y evalúa, junto con otras compañías, eventuales despidos.

Otras empreas, como Komax, apuestan por la diversificación para amainar el impacto de la crisis.

Para Josef Zumstein, director de Ventas de Komax, "los mercados de Europa del Este están iniciando un importante proceso de automatización y esto se verá reflejado en la demanda, que para nuestra fortuna no viene sólo de las grandes empresas, sino también de las medianas".

"Estamos conscientes", señaló al explicar su estrategia de cierre de año, "de que está en camino un proceso recesivo, pero en la medida en la que nos mantengamos al día y reflejemos las novedades que el mercado solicita, la perspectiva será mejor".

Prueba de ello, según él, es la respuesta que tuvo en octubre un evento organizado por Komax en Dierikon, cerca de Lucerna, al que asistieron unos 700 participantes de 39 países para discutir y presentar maquinaria y cableado.

swissinfo, Andrea Ornelas

Contexto

La industria automotriz es la encargada de diseñar, desarrollar, fabricar, ensamblar y comercializar automóviles. Es generadora de empleo directo y también de otra sólida industria que trabaja a su costado: la de las piezas para automóviles.

El único vehículo de autoría suiza que circula en el presente es el llamado Smart, creado al alimón entre la relojera Swatch y la automotriz alemana Mercedes Benz. Se trata de un auto mini compacto, de dos plazas, diseñado para responder a las necesidades de las grandes ciudades.

La ciudad de Ginebra, es anfitriona desde hace 78 años del Salón del Automóvil, una de las citas mundiales más importantes para los fabricantes de del sector que exhiben en la ciudad suiza nuevos modelos y tecnologías.

Fin del recuadro

Datos clave

Los países europeos más activos en la industria del automóvil son (en orden decreciente de importancia):

Alemania, Francia, Gran Bretaña, Italia, España, República Checa y Polonia.

Dicha actividad genera 2,3 millones de empleos directos y alrededor de 10 millones de empleos indirectos.

En ese último grupo se ubica Suiza con la proveeduría de piezas para la industria automotriz.

Fin del recuadro


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×