Navigation

Skiplink navigation

Suiza actúa bien contra la corrupción, pero…

Suiza se sitúa entre los países menos corruptos del mundo (tercer sitio) pero aún tiene que introducir mejoras en diversas áreas: Transparencia Internacional. Keystone

Suiza es uno de los seis países menos corruptos del mundo y su sector público está considerablemente al margen de esa práctica, según el Índice de Percepción de la Corrupción 2018 publicado este martes por Transparencia Internacional. Sin embargo, la entidad advierte sobre las “graves deficiencias” helvéticas en algunas áreas.

Este contenido fue publicado el 29 enero 2019 - 14:56

El organismo sitúa a Suiza en el tercer lugar de una lista encabezada por Dinamarca y con Nueva Zelanda en segunda posición. Cuatro Estados comparten el tercer lugar: Suiza, Suecia, Finlandia y Singapur. El último lugar lo ocupan Somalia, Siria, Sudán del Sur y Yemen.

Contenido externo


La clasificación indica el nivel de corrupción en el sector público en 180 países sobre la base de evaluaciones realizadas por expertos, principalmente de los sectores científico y económico. No tiene en cuenta la percepción de la población ni la corrupción en el sector privado ni en otros ámbitos. Y es precisamente ahí donde Suiza tiene “graves deficiencias", señala Martin Hilti, director de Transparencia Internacional Suiza, en el comunicado de prensa que acompaña el índice de 2018. En particular, evoca las deficiencias en la lucha contra el blanqueo de dinero y la protección de los denunciantes.

Transparencia Internacional lamenta que incluso los países mejor clasificados estén lejos de tener un sector público exento de corrupción. “En algunos aspectos, Suiza se sitúa efectivamente en más del 20% de las puntuaciones máximas”, indica la organización. Puntualiza que la clasificación de 2018 no tiene en cuenta los últimos 12 meses y, por lo tanto, no menciona todavía los polémicos viajes de algunos parlamentarios ni el levantamiento de la inmunidad de responsables políticos por sospecha de corrupción.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo