Navigation

En los bosques, las primeras secuelas del calor

La sequía ha transformado a los árboles. WSL

El calor excepcional aparecido este verano en Europa es el responsable de la debilidad del bosque.

Este contenido fue publicado el 21 agosto 2003 - 22:10

Los árboles se encuentran menos resistentes a enfermedades y plagas, mientras sus hojas caen de manera precoz.

Las hojas de miles de árboles se decoloran y se desprenden, un fenómeno que ocurre debido a la falta de agua suficiente.

El caluroso verano aún no concluye y los signos malignos de las extremas temperaturas ya empiezan a hacer su aparición en los bosques helvéticos.

Los especialistas calculan daños múltiples para los pulmones naturales de Suiza.

La región que observa grados extremos de aridez son las planicies centrales y del norte, al igual que la parte del sur alpino, informa este jueves 21 de agosto el Instituto federal de investigación sobre el bosque, la nieve y el paisaje.

Haciendo comparaciones, en el verano de 1947, entre los más calurosos que se recuerden, más de 100 000 m³ de superficie boscosa murió.

Otoño en Verano

Ahora, el primer signo de los daños existentes en la flora helvética es la caída de las hojas de los árboles, entre 2 y 4 meses más rápido de lo normal. Actualmente muchos de las arboledas se ven con los colores típicos del otoño, en pleno verano.

Los árboles reaccionan así debido al calor y a la falta de agua. Por ello permiten caer sus hojas para reducir así la evaporación del agua. Una forma de evitar la muerte aunque la debilidad en la que se encuentran puede ocasionarles enfermedades.

Ya el miércoles en conferencia de prensa los directivos del cuidado forestal dieron el grito de alarma: la plaga del escarabajo de la corteza se ha intensificado debido a la sequía.

La guardia forestal advierte

En la región de los prealpes y Alpes la situación de aridez alcanza los niveles más drásticos.

Las consecuencias podrían ser muy graves: el peligro de avalanchas, erosiones y crecidas de corrientes acuíferas está latente.

swissinfo y agencias

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo