Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Fumarse un porro o conducir, hay que elegir

Comenzó la campaña contra el porro al volante.

(Keystone)

Aumenta el número de suizos que conducen bajo los efectos del cannabis. El Consejo de seguridad vial lanza su primera campaña sobre el tema.

Se trata de desvirtuar algunas confusiones y llamar la atención en torno a los riesgos que entraña esa embriaguez singular.

"Uno está más concentrado después de fumar", "un estudio prueba que se puede conducir tan bien habiendo fumado" o incluso "fumar no provoca agresividad".

Los especialistas de la prevención vial han escuchado a menudo este tipo de argumentos durante la preparación de la campaña.

La realidad es diferente. "Desde hace algunos años se observa un creciente número de infracciones de tránsito asociadas al consumo de cannabis", explica Hans-Ulrich Büschi, presidente del Consejo suizo de seguridad vial.

Y las cifras recogidas por los institutos de medicina legal de las universidades de Zúrich, Berna y Lausana dibujan en esquema claro. El número de conductores que dieron positivo estando al volante ha subido casi un 20%.

Alcohol + canabis = peligro agudo

El cannabis mientras se conduce autmóvil no sólo se manfiesta en las pruebas de sangre y orina, sino que puede ocasionar accidentes.

"Hemos visto accidentes, a veces muy graves. Y si el consumo de cannabis se combina con el alcohol -cosa que desafortunadamente suele ocurrir-, las consecuencias son generalmente catastróficas", señalan los expertos interrogados por swissinfo.

Son estos hechos -en un país donde se calcula que hay unos 600.000 fumadores regulares u ocasionales-, los que han motivado al Consejo de seguridad vial a lanzar una campaña de prevención.

La verdad contra las afirmaciones gratuitas

Bajo el título de "La verdad sobre fumar y conducir", el Consejo espera aniquilar a las semiverdades, prejuicios o interpretaciones erróneas de los estudios científicos que circulan entre los adictos al porro.

Por ejemplo pretender que, a diferencia del alcohol, un porro no causa agresividad. Curiosamente, los conductores sorprendidos por la policía conduciendo muy rápido son quienes fumaron cannabis.

Es igualmente erróneo pensar que un porro mejora la concentración al volante. La verdad es que esta presunta concentración es de hecho una limitación.

Bajo la influencia de cannabis, el cerebro no puede tratar simultáneamente tanta información como lo hace en un estado normal; de ahí que se da la impresión de estar concentrado.

Tolerancia cero

La campaña es divulgada con spots en la televisión y en los cines, distribución de prospectos y una página web ya abierta.

El Consejo suizo de seguridad vial ha puesto a disposición de las escuelas estuches con un DVD y material de información. La primera parte de la campaña se desarrollará hasta fines del otoño.

A juicio de los creadores, no se trata de predicar la moral sino de informar a título preventivo. "Queremos sensibilizar al gran público acerca de esta problemática, sin esgrimir amenazas ni sanciones", resume Hans-Ulrich Büschi.

El público al que se dirige son ante todo los consumidores. Eso, en vista de que la policía aplicará desde el próximo año la tolerancia cero en materia de THC (la sustancia activa del cannabis).

La campaña pretede asimismo incluir el entorne de los consumidores, es decir los padres, profesores, amigos y colegas de trabajo y de diversiones. Esas personas encontrarán (en la campaña) argumentos para oponerse a las semiverdades que circulan entre los fumadores.

"No hay que conducir en ese estado"

El objetivo final es incorporar en las mentes la idea de que conducir en estado de embriaguez 'cannábica' es tan condenable y peligrosa como la de conducir en estado de embriaguez alcohólica. Hans-Ulrich Büschi considera que hará falta unos diez años para imponer esta norma social.

"En el caso del cannabis podemos avanzar un poco más rápido que en el del alcohol porque el debate sobre la despenalización y la distribución a gran escala es intenso en este momento", advierte el presidente del Consejo suizo de seguridad vial.

Otro factor de eficacia: las escuelas, y sobre todo los instructores de las escuelas de conducción, recibirán material didáctico de la campaña. "Ellos son quienes se confrontan directamente con el problema, pero hasta ahora nada tuvieron a disposición", sostiene Hans-Ulrich Büschi.

Pensando en las escuelas de conducción, los promotores de la campaña han previsto un día especial: el 5 de julio próximo, en Berna. Expertos nacionales e internacionales presentarán entonces los resultados de los estudios que demuestran cómo y cuánto altera el cannabis las facultades de los conductores.

swissinfo, Renat Künzi
Traducción: Juan Espinoza

Contexto

- Como la embriaguez alcohólica, la embriaguez 'cannábica' pone en peligro la conducción de un automóvil. El riesgo es mayor cuando se suman las dos embriagueces.

- Desde hace algunos años vemos un rápido aumento de infracciones de tránsito vial asociadas al consumo de cannabis.

- En Suiza se calcula que unas 600.000 personas consumen con regularidad u ocasionalmente un porro.

- Bajo el título de "La verdad sobre fumar y conducir", el Consejo suizo de seguridad vial lanza una primera campaña sobre el tema.

- Será divulgada mediante spots en la televisión y en los cines, distribución de prospectos y de material didáctico en las escuelas y en las escuelas de conducción.

- El objetivo es torcer el pescuezo a los prejuicios que pretenden afirmar que el THC (sustancia activa del cannabis) no altera las facultades del conductor.

- Desde el año próximo, la policía aplicará la tolerancia cero en materia de cannabis.

Fin del recuadro


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×