Habría víctimas suizas en el sudeste asiático

Desolación en las playas de Tamil Nadu, en el sur de la India. Keystone

Varios suizos se encontrarían entre las víctimas del maremoto que asoló el domingo las costas de Asia del Sur.

Este contenido fue publicado el 27 diciembre 2004 - 20:56

El Ministerio de Exteriores informó haber recibido varios testimonios en ese sentido, pero que aún no puede confirmar. Se teme que haya fallecidos suizos entre las víctimas en Tailandia.

El Ministerio de Exteriores (DFAE) tiene conocimiento de "indicaciones muy concretas" de testigos que se refieren a algunos casos en Phuket, en Tailandia. Sin embargo, tales defunciones no han sido confirmadas.

Un equipo de cuatro personas fue enviado a la zona para identificar a las personas concernidas, indicó el lunes por la tarde ante la prensa el embajador Peter Sutter, jefe de la División política VI (suizos del extranjero).

Miles de suizos buscados

Cerca de 2.200 turistas helvéticos se encontraban en las regiones golpeadas por el maremoto. Pero esta cifra concierne sólo a los clientes de agencias de viajes y no consideran a turistas presentes en estos países individualmente.

El DFAE está en búsqueda de unos mil suizos y espera que esta cifra disminuya lo más rapidamente posible.

Por el momento, entre los países afectados por la catástrofe, es en Tailandia dónde Suiza tiene más informaciones. Entre 80 y 100 helvéticos se presentaron ante la oficina de recepción especial abierta en Phuket por la embajada. Aviones fueron arrendados para repatriarlos.

Berna no tiene datos precisos sobre los connacionales que se encuentran en Sri Lanka o en la India, explicó la ministro Micheline Calmy-Rey. Con respecto a Malasia, al parecer no hay turistas suizos afectados.

Los contactos no son todavía posibles con las Maldivas. Sin embargo hay informaciones acerca de grupos de buceadores desaparecidos.

En Indonesia, Suiza está sin noticias de dos delegados del CICR. Podemos no obstante dar por sentado que ningún turista suizo se encuentra en la región, declaró Micheline-Calmy-Rey.

Efectivos reforzados

Frente a estos acontecimientos, Suiza reforzó sus efectivos tanto en Asia del sur como en Berna. Once personas reforzarán los servicios consulares en las regiones siniestradas y otras doce en la ayuda humanitaria en Berna.

Suiza renunció a enviar a personal a Indonesia. Este país beneficiará de una ayuda suiza de 200.000 francos, retirados del importe de un millón desbloqueado el domingo para los países afectados por el seísmo.

La central telefónica urgente del DFAE en Berna dispone ahora de un equipo de 20 personas que día y de noche responden a las demandas de los familiares de los turistas. Desde su activación el domingo, ya ha recibido 1.500 llamados.

Las ONG también en el frente

Organizaciones como ‘Caritas’ y la Cruz Roja Suiza pusieron a disposición 400.000 francos para sus oficinas locales.

Esta ayuda urgente debe permitir distribuir bienes de primera necesidad a los desalojados en las regiones más duramente afectadas en Sri Lanka, Indonesia y Bangladesh. Ambas ONG abrieron sus cuentas para recibir donaciones.

La Organización de Ayuda mutua Protestante suiza (EPER) y la Obra Suiza de ayuda mutua Obrera (OSEO) también enviaron importes por 400.000 y 100.000 francos respectivamente.

Por último, la Cadena de la Solidaridad lanzó una colecta para ayudar a las víctimas. El domingo, a última hora de la tarde, las donaciones alcanzaban ya 200.000 francos. Una vez evaluadas las necesidades, la organización intervendrá en los países siniestrados.

swissinfo y agencias

Contexto

El DFAE puso en servicio un número telefónico de urgencia: 0041.31.325.33.33 para los parientes de quienes se encuentran en los países afectados por el terremoto. Hasta poco antes del medio día de este lunes, esa línea había recibido más de 1.500 llamadas.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo