Intento mediador de Suiza sobre los cambios climáticos

swissinfo.ch

Suiza espera contribuir para que el protocolo de Kyoto salga del punto muerto en la conferencia sobre los cambios climáticos inaugurada este lunes en Bonn. Aunque no es "muy optimista", la delegación helvética, dirigida por Philippe Roch, quiere desempeñar un papel mediador para lograr un compromiso entre los Estados.

Este contenido fue publicado el 16 julio 2001 - 12:11

"Es difícil, por el momento, evaluar las oportunidades de éxito de la conferencia de Bonn, que durará hasta el 27 de este mes de julio", ha señalado el director de la Oficina Federal del Medioambiente, OFEFP, Philippe Roch, este jueves (12.07) ante la prensa, en Berna.

En el mes de noviembre pasado, la Conferencia de La Haya sobre el mismo tema fue un fracaso.

La situación de partida, con el bloqueo de Estados Unidos y de Australia, es "extremadamente difícil" y el tiempo es "muy corto, quizás demasiado corto", según Roch. Por otro lado sería "ridículo" pensar que Suiza pudiera llegar a hacer cambiar a esos dos países de opinión, precisa el director de la OFEFP.

Único medio posible

Suiza considera que el protocolo de Kyoto es "la única posibilidad de tratar a nivel internacional el tema del recalentamiento climático". Este acuerdo obliga, sobre todo a los países industrializados, a reducir en un 5% de promedio sus emisiones de gas con efecto invernadero, antes del año 2012.

La conferencia de Bonn pretende adoptar reglas obligatorias para la aplicación del protocolo. Sobre los mecanismos llamados flexibles, Suiza opina que la reducción de las emisiones de CO2 debe ser emprendida por cada país, en primer lugar, a nivel nacional.

Berna considera igualmente que se deben tener en cuentan las inversiones de los países industrializados en los países en desarrollo para reducir las emisiones de gas con efecto invernadero. A ese efecto, se están preparando mecanismos en Suiza, pero las condiciones generales de su aplicación en el plano internacional serán discutidas en Bonn.

Bosques

En lo que se refiere a los "pozos de carbono", como los bosques, Suiza sólo acepta su inclusión en el balance de las emisiones de gas si contribuyen efectivamente para captar cantidades suplementarias de CO2. Es, por ejemplo, el caso de los bosques que se desarrollan gracias a actividades humanas, explica Roch.

De cualquier manera, los "pozos de carbono" no deben impedir a los países signatarios tomar en consideración medidas para la reducción del problema en su raíz, que es el objetivo principal de la convención.

En fin, Philippe Roch declaró ante la prensa que Suiza está dispuesta a participar en la financiación de ayudas para los países en desarrollo en este terreno.

swissinfo y agencias

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo