La protección de datos debe ser universal

Las nuevas tecnologías pueden lesionar la esfera privada. Keystone

Por primera vez, Suiza acoge (en Montreux) la Conferencia Internacional sobre la Protección de Datos y de la Esfera Privada.

Este contenido fue publicado el 14 septiembre 2005 - 20:14

Para evitar abusos en el empleo de los datos que franquean cada vez más las fronteras, urge armonizar las diferentes legislaciones nacionales.

"Las nuevas tecnologías permiten cada vez más, colectar un mayor número de informaciones con respecto a las personas concernidas, transmitirlas y someterlas a tratamiento con finalidades quizá diferentes a las iniciales".

Para Jean-Philippe Walter, responsable suplente de la protección de datos, las nuevas tecnologías son el desafío mayor de nuestro tiempo. Internet, el teléfono celular, los microchips, la vigilancia a través de cámaras de video, son útiles sofisticados "que permiten diseñar perfiles muy detallados de los individuos y conservar sus huellas".

Esos datos franquean las fronteras y hay que establecer mecanismos universales contra su empleo abusivo. Con ese objetivo, desde hace 27 años, los comisarios de la protección de datos se reúnen cada año.

Este año, será la primera vez que Suiza acoja la Conferencia Internacional sobre la Protección de Datos y la Protección de la Esfera Privada.

Esta 27 edición tiene lugar en Montreux desde este miércoles y hasta el próximo viernes (16.09) y reúne a los responsables de 40 países. Participan también científicos, representantes de la economía y organizaciones no gubernamentales (ONG).

Más de 30 especialistas analizarán "las repercusiones del pasaje transfronterizo del flujo de datos ante la falta de un control estándar universal".

"Moralizar Internet"

Un programa ambicioso, Jean-Philippe Walter no lo niega. "Hay que tener una cierta dosis de idealismo para hacer avanzar el derecho a la vida privada. Pero es todo un proceso que está en la lógica de esas conferencias anuales", subraya en entrevista con swissinfo.

Añade: "se percibe una voluntad creciente de dar pasos suplementarios para reforzar el lado universal del derecho individual a la protección".

"Las nuevas tecnologías son el Lejano Oeste, la tierra de nadie en materia jurídica. Hay que crear un control internacional de aplicación de las leyes comerciales, bancarias y otras, en una red internacional".

El anterior, es el mensaje que, en substancia, transmitirá Jacques Neirynck, profesor de la Escuela Politécnica Federal de Lausana, escritor y ex diputado, invitado como conferencista en Montreux.

Pragmático, Jacques Neirynck defiende la idea de una buena utilización del mundo informático. Sin dejarlos "al alcance de cualquiera, hay que poner los datos al alcance de la persona adecuada", es decir, de aquellos que los requieren.

Pero, al mismo tiempo, hay que "moralizar Internet, lo mismo que cuando se inventó la oficina de correos hubo que adoptar medidas para proteger al correo", de acuerdo con Philippe Walter.

Y todo ello es del interés de todos los sectores de la sociedad. Por ejemplo, la disparidad de los sistemas jurídicos y culturales tiene incidencias enormes en la economía. Las multinacionales se inquietan cada vez más ante la multiplicidad de los sistemas.

Es por ello que el sector económico estará bien representado en Montreux. "No se trata necesariamente de redactar reglas comunes, pero al menos de aplicar los mismos conceptos, aunque sea para facilitar los intercambios de información", precisa Jean-Philippe Walter.

Un equilibrio difícil

En Montreux se hablará igualmente de la lucha antiterrorista. Un problema tan actual como sensible, en opinión de Jean-Philippe Walter.

"El gran desafío es saber si la protección de la esfera privada debe retroceder frente a la lucha contra el terrorismo o si se puede encontrar un equilibrio entre la necesidad de asegurar el bien público, la seguridad de los ciudadanos y del Estado, al mismo tiempo que la defensa de las libertades".

Después de todo, la protección de las libertades individuales es una condición necesaria para el funcionamiento de la democracia. "Más se obstaculizan las libertades, más se corre el riesgo de establecer un Estado no democrático, incluso totalitario", advierte Jean-Philippe Walter.

¿Se puede permanecer pasivo frente a la tendencia actual a banalizar la vida privada o defender las responsabilidades individuales? La respuesta acertada será dada por las sociedades civiles.

swissinfo, Isabelle Eichenberger
(Traducción, Marcela Águila Rubín)

Datos clave

Por primera vez, Suiza acoge -en Montreux, del 14 al 16.09- la Conferencia Internacional sobre Protección de Datos.

Esta 27 edición reúne a más de 300 participantes de 40 países incluidos representantes del mundo político, económico, científico y ONG.

Su tema central: las repercusiones del paso transfronterizo de los flujos de datos sin un control estándar internacional.

End of insertion

Contexto

Alrededor de 40 Estados poseen una legislación sobre protección de datos.

La mayor parte de esas legislaciones se inspiran en las líneas directrices adoptadas en 1981 por la OCDE y la Convención del Consejo de Europa de ese mismo año.

Desde 1992 Suiza cuenta con una ley federal en la materia y una persona responsable de la protección de datos.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo