Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Más autonomía para los minusválidos

Con una ayuda a domicilio, muchos discapacitados podrían vivir en su casa.

(Keystone Archive)

Un nuevo proyecto piloto de dos años quiere fomentar la independencia de los discapacitados pagando a un cuidador que éstos elegirán libremente.

El proyecto permitirá que unas 400 personas, entre ellas varios niños, puedan vivir en su casa. El programa no fija rígidamente el salario del cuidador o de la cuidadora.

El seguro de invalidez (AI) y la Confederación han puesto a disposición de este programa unos 43 millones de francos. El objetivo principal es que las personas que padecen graves minusvalías puedan llevar una vida más independiente, gracias a un cuidador que podrán elegir libremente y cuya remuneración asumirá el proyecto.

Las informaciones recopiladas durante los dos primeros años del proyecto piloto servirán para entender si de esta manera se pueden reducir los gastos sanitarios que genera la atención a los discapacitados.

El sistema actual prevé que el seguro de invalidez asuma el 40% de los costes de un centro especializado (en el 2004 se elevaron a 1.200 millones de francos). Los cantones, los minusválidos, las comunas y los seguros de enfermedad se repartirán el resto de los gastos.

El nuevo esquema permitirá remunerar a los familiares que generalmente suelen asumir el cuidado de los minusválidos.

Cuidado a domicilio poco extendido

Katharina Kanka, presidenta de la fundación encargada del proyecto piloto, explica a swissinfo porqué el del cuidador a domicilio es un concepto poco difundido en Suiza respecto a otros países europeos.

Y es que Suiza dispone de un excelente sistema de centros especializados que no ha favorecido el desarrollo de modelos privados.

"Sin embargo, hay suficientes recursos para los programas de integración del minusválido en la sociedad. Se ha creado una especie de isla maravillosa que no deja abiertas otras opciones a los discapacitados que quieran vivir solos", señala Katharina Kanka.

Otro obstáculo son los centros de cuidados y prestadores de servicios, para quienes el minusválido es fundamentalmente una fuente de ingresos.

Niños

Los 400 participantes han sido seleccionados de manera que estén representadas todas las franjas de edad y problemas de salud. Algunos niños podrán llevar una vida en familia casi normal, en lugar de ingresar en un centro, apunta Katharina Kanka.

"Algunos frecuentan escuelas especiales, pero quisieran acudir a una escuela normal acompañados de su cuidador".

También hay adultos que han vivido durante años en un centro y anhelan una vida más independiente, prosigue. Otros dependen de un miembro de la familia que tiene que compaginar sus obligaciones profesionales con el cuidado del minusválido, sin un solo día de descanso y sin percibir un salario.

El programa no prevé restricción alguna en lo que concierne a la elección del cuidador. No se requieren cualificaciones específicas y tampoco se establece el monto de la renumeración de quienes asuman el cuidado de una persona minusválida.

Contribución en dos partes

El fondo destinado a cada participante se divide en dos partes: una cubre los gastos de asistencia, mientras la otra representa una suma establecida según la gravedad de la minusvalía.

Los promotores de la iniciativa estiman que cada cuidador podría recibir unos 30 francos por hora, equivalentes a uno 50.000 francos al año. Los gastos anuales en un centro especializado, en cambio, se elevarían a 110.00 francos (330 francos diarios).

Una vez lanzado, el proyecto permitirá ahorrar unos 30 millones de francos anuales, una gran noticia para el seguro de invalidez cuya situación financiera es difícil: a fines del 2004 su déficit global superaba los 6.000 millones de francos.

El gobierno suizo propuso aumentar el IVA (impuesto sobre valor añadido) en un 1% para paliar esta situación, pero el pueblo suizo lo rechazó en las urnas (2004). En espera de un nuevo proyecto destinado a incrementar los ingresos del seguro de invalidez, las autoridades abogan por una política de ahorro.

Movilizar a los minusválidos

El proyecto se limita a los discapacitados que no pueden asumir su propio cuidado y que perciben un subsidio especial.

La presidenta de la fundación es optimista y cree que el proyecto puede ser un incentivo para que los discapacitados reivindiquen sus derechos:

"Son pocos los que movilizan para ayudarse mutuamente. Algunos están satisfechos, otros resignados", señala Katharina Kanka.

"El proyecto podrá evidenciar esta situación impulsando a los minusválidos a movilizarse más. Además, espero que los participantes ayuden a quienes no pueden beneficiarse del programa", concluye.

swissinfo, Faryal Mirza
(Traducción y adaptación: Belén Couceiro)

Datos clave

Se estima que cerca de 100 personas de unas 400 podrán prescindir de vivir en un centro especializado, gracias a este programa.
El proyecto permitirá ahorrar cerca de 30 millones de francos al año.
De las casi 33.000 personas que reúnen los requisitos necesarios para adherirse al programa 6.000 son menores.
El 50% de ellos vive en centros.
El 25% padece una minusvalía grave.

Fin del recuadro

Contexto

El programa se dirige solamente a los minusválidos que perciben alguna prestación del seguro de invalidez.

Los fondos del proyecto servirán para pagar un salario, variable según la gravedad de la minusvalía, a las personas que asuman el cuidado diario de un discapacitado.

Fin del recuadro


Enlaces

×