Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Migrantes calificadas: entre el desempleo y el subempleo

Yvonne Riaño (izqda) y Nadia Baghdadi, investigadoras de la Universidad de Berna.

(swissinfo.ch)

Cada vez más migrantes son mujeres y, además, calificadas. En el intento de integrarse laboralmente en Suiza enfrentan barreras que van del idioma a los prejuicios.

Pocas profesionales de países extracomunitarios encuentran un empleo de acuerdo a su formación, según un estudio realizado en la Suiza de habla alemana.

La mayoría de estas mujeres está desempleada, sin poder desplegar su potencial, o está empleada por debajo de sus calificaciones, como la ingeniera agrónoma latinoamericana, vendedora en un mercado.

El proyecto 'Vías hacia la integración profesional: desafíos y estrategias de migrantes calificadas en Suiza', analiza los casos de 30 latinoamericanas, así como de 26 mujeres de Europa Suroriental y Oriente Medio en los cantones Berna, Zúrich y Argovia.

Este estudio cualitativo busca conocer los retos que enfrentan estas mujeres en su búsqueda de integración laboral, afirma la doctora Yvonne Riaño, quien dirigió esta investigación del Instituto de Geografía Social de la Universidad de Berna.

Son economistas, abogadas, científicas sociales, educadoras, médicas e ingenieras. Muchas llegaron a Suiza con experiencia internacional, hablan por lo menos tres idiomas y han participado social o políticamente en sus países.

No obstante, una de cada tres está desempleada y una de cada cuatro realiza un trabajo para el que está 'sobrecalificada'. La mayoría de estas mujeres tiene un empleo irregular y carente de perspectivas a largo plazo.

Estas migrantes, apunta Riaño, se ven impedidas de desplegar su potencial y, con el paso de los años, pierden calificaciones, autonomía y autoestima. Sólo una minoría, el 12%, alcanza un trabajo estable.

Fuerza laboral calificada que Suiza desaprovecha

Las profesionales proceden de países de fuera de la Unión Europa que, con la migración, pierden fuerza de trabajo calificada, un valioso recurso que Suiza desaprovecha, dice Nadia Baghdadi, coinvestigadora del proyecto.

Las barreras comienzan con la baja valoración de las calificaciones. "Muchos empleadores e instituciones suizas subestiman la formación y experiencia profesional extracomunitaria. Y las normas de reconocimiento de diplomas son descoordinadas y subjetivas".

Otra barrera estructural residen en la carencia de guarderías y de un sistema escolar, lo cual afecta también a las mujeres suizas, aunque más a las migrantes por su escasa o nula red social.

El bilingüismo en la Suiza de habla alemana (los extranjeros aprenden el alemán alto, mientras la lengua común en la vida cotidiana es el dialecto suizo alemán) es otra barrera que afecta a las migrantes.

Además son escasos los proyectos para la formación continua de migrantes calificadas, es poca la ayuda financiera a la iniciativa personal y, a veces, falta el apoyo de la propia familia.

En las parejas binacionales predomina un desigual punto de partida: como los ingresos del hombre suizo son a menudo mayores que los de su esposa extranjera, con frecuencia tiene mayor prioridad el desarrollo profesional del cónyuge suizo.

"Los prejuicios étnicos o religiosos disminuyen las posibilidades; así por ejemplo, es difícil para las mujeres musulmanas que llevan el velo encontrar un empleo calificado. También las ideas patriarcales sobre el rol de la mujer dificultan su ascenso laboral", dice Baghdadi.

Además, el tipo de visas que reciben las migrantes por matrimonio (permiso de estancia B, que debe ser renovado cada año) y las inmigrantes de países extracomunitarios, restringe el acceso a empleos calificados.

Migración desata miedo e inseguridad

Riaño ha observado que estas mujeres sufren miedos e inseguridades provocadas por la migración que les afectan física y psicológicamente y que se 'sobreexigen' al tratar de conciliar su vida profesional con su rol de madres. En un ambiente extraño y sin apoyo de la familia de origen, se sienten obligadas a un gran rendimiento.

Muchas migrantes no reconocen tempranamente la necesidad de planificar la carrera a largo plazo, indican las investigadoras que sacaron adelante este proyecto aplicando la metodología de trabajo 'Minga', que en quechua (idioma de la cultura Inca) significa: trabajo conjunto.

En los talleres 'Minga', cada una analizó su situación en el contexto de experiencias de otras participantes y encontró vías para su mejor integración, como la actualización profesional en Suiza, negociar con la pareja la distribución de las tareas domésticas y la formación de redes.

Un gran apoyo institucional sería el reconocimiento de diplomas y experiencias en el extranjero.

Diplomas latinoamericanos se revisan individualmente

Al respecto, Eva Grob, encargada del reconocimiento de diplomas de Sudamérica de la Conferencia de Rectores de las Universidades Suizas (CRUS), dice:

"Suiza ha ratificado la Convención de Lisboa y ha firmado convenios bilaterales con Alemania, Francia, Austria e Italia. Estos acuerdos no incluyen a Sudamérica, por lo que los diplomas latinoamericanos deben ser revisados individualmente, lo que no significa que 'a priori' no sean reconocidos".

En el reconocimiento de títulos universitarios extranjeros de profesiones no reglamentadas, quien decide es el empleador, aclara. "Por eso no expedimos certificados oficiales con fines profesionales, sino sólo recomendaciones de reconocimiento sin compromiso".

Hasta hace poco, reconoce Grob, los diplomas sudamericanos fueron clasificados a menudo por debajo de las licenciaturas o diplomas suizos. "Gracias a la Reforma de Bolonia, ahora se ofrece la posibilidad de establecer una comparación con el bachillerato suizo. A este nivel hay mayor chance para una valoración positiva".

Idioma no debe ser el principal criterio

Riaño y Baghdadi consideran que un cambio en la política de cuidado infantil y el fomento de la formación continua, a través de becas y cursos de alemán para alumnos avanzados y orientados a mejorar la comunicación, facilitarían la integración laboral de las migrantes.

Una de las conclusiones del estudio es que "el nivel de alemán no debe ser el criterio fundamental y exclusivo para emplear a una migrante, se tendría que valorar otras habilidades como la competencia intercultural".

Las dos científicas tienen historias de migración. Riaño es colombiana y está casada con un neozelandés, también docente de la Universidad de Berna. Baghdadi es hija de madre suiza y padre libanés.
Al preguntarle si no es juez y parte, Riaño responde: "Ser migrante es más bien una ventaja en tanto he vivido el proceso de migración, lo que me da una mejor perspectiva".

Las investigadoras abogan por una política de integración que ponga énfasis en los recursos y posibilite el despliegue de potenciales, que tenga como meta superar las barreras estructurales.

swissinfo, Rosa Amelia Fierro, Berna

Datos clave

En Suiza, si se considera a los países del Sur, el 66 % de los migrantes latinoamericanos y el 53% de los migrantes asiáticos son mujeres.

El porcentaje de migrantes calificadas ha aumentado en los últimos 15 años: hoy representan el 15% de toda la población femenina migrante de países extracomunitarios.

El 68% de los matrimonios binacionales en Suiza está formado por un suizo y una extranjera.

Este porcentaje es igual al de mujeres suizas con educación universitaria y laboralmente activas, según datos de la Oficina Federal de Estadística.

Si se considera a las latinoamericanas, el porcentaje de profesionales se duplica: 30% de las que residen oficialmente en Suiza tienen estudios universitarios (Censo de Población 2002).

Solamente las europeas comunitarias, con 40% de profesionales, superan a las latinoamericanas.

Fin del recuadro

Contexto

El estudio de la Universidad de Berna fue realizado en el marco del Proyecto 51 de Integración y Exclusión Social del Fondo Nacional Suizo para la Ciencia (FNS).

La migración tiene hoy rostro femenino: algo más de la mitad de migrantes a escala mundial son mujeres.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×