Navigation

Las reglas en la lucha de vacas

La fiera raza de vacas Hérens es un símbolo del cantón suizo del Valais, donde las luchas bovinas se han convertido en una atracción tradicional de la primavera. (SRF, swissinfo.ch)

Este contenido fue publicado el 06 mayo 2019 - 14:47

La vaca Hérens, que se encuentra en el cantón suizo del Valais y en el valle de Aosta en Italia, es conocida por su capacidad de moverse en terrenos difíciles, su velocidad y su temperamento combativo.

El instinto natural de lucha de los Hérens ha llevado a la organización de peleas oficiales de vacas que atraen a numerosos criadores y espectadores.

Divididas en categorías de edad y peso, las vacas son liberadas en un ruedo donde eligen a su oponente. Las reglas son simples: las que huyen o pierden tres combates consecutivos están fuera de la competencia. El bienestar de los animales es una prioridad ya que son supervisados por cinco árbitros, veterinarios y los propietarios de los animales.

El punto culminante de la temporada de lucha de las vacas del Valais es el campeonato nacional, que se celebra cada mes de mayo en la ciudad de Aproz. Allí, la ganadora de las cuatro primeras categorías es coronada ‘Reina de las Reinas’.

Este domingo (05.04), 120 vacas Hérens combatieron por el campeonato. A pesar del clima frío, el espectáculo atrajo a más de 10 000 espectadores. La reina de este año fue una vaca llamada Clairon, que ganó en la lucha final contra un oponente que pesaba 200 kilogramos menos.

La cría y la conservación de esta raza única de vacas alpinas es de gran importancia para el Valais, desde el punto de vista agrícola, cultural y turístico. En peligro de extinción en la década de 1950, cuando los agricultores se mudaron de la zona, algunos dicen que la tradicional lucha de las vacas contribuyó a la supervivencia de la raza.

Los animales ganadores consiguen altos precios de venta. Estas peleas de vacas son ahora una gran atracción turística en el Valais y, para muchos agricultores, una razón para seguir criando vacas Hérens.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.