Navigation

Skiplink navigation

“Ser corresponsal es también compartir una pasión”

Playa Arpoador, el lugar favorito de Nicole Anliker en Río de Janeiro. Nicole Anliker

En Suiza, pocos medios pueden permitirse una red propia de corresponsales extranjeros. ¿Quiénes son aquellos que han elegido vivir fuera para narrar a los suizos lo que sucede en el mundo? ¿Qué relación tienen con Suiza a partir de su mirada como periodistas? SWI swissinfo.ch realiza el retrato de cinco de ellos. Segunda parada: Brasil.

Este contenido fue publicado el 05 julio 2020 - 10:46

En Berna son las 9 de la noche. En Río de Janeiro, las 4 de la tarde. El timbre del teléfono tintinea a la distancia. Del otro lado, una voz alegre se deja escuchar: “¡Soy Nicole Anliker!”. Su “k gutural revela el origen suizo alemán de la interlocutora. Se trata de la corresponsal del Neue Zürcher Zeitung (NZZ) en Sudamérica a quien hoy le dedicamos el segundo perfil de esta serie.

Un sueño hecho realidad

Originaria de Murten, en el cantón de Friburgo, Nicole Anliker estaba enamorada de América del Sur desde sus tiempos universitarios. Al terminar el bachillerato decidió ir a México para aprender español y viajar al interior de este país. Tras una estancia de 18 meses, se matriculó en la Universidad de Friburgo, en donde combinó trabajos académicos sobre México y América Latina con viajes breves a esta región. Posteriormente, Nicole Anliker decidió hacer una maestría en Relaciones Internacionales en Ginebra, que le dio la oportunidad de sumarse al equipo editorial de habla alemana de Radio Friburgo. Tiempo después le ofrecieron una pasantía en el NZZ que, debido a la calidad del trabajo desempeñado, la condujo a una contratación definitiva como parte del equipo editorial internacional del prestigioso diario zuriqués.

Nicole Anliker, 37 años, corresponsal del NZZ en América Latina. Evgeny Makarov for NZZ

“Trabajé durante seis años en Zúrich. Hay que prepararse y conocer la empresa, pero mi objetivo siempre fue partir (al extranjero)”. A finales del 2017, el puesto de corresponsal para América del Sur quedó disponible, haciendo realidad el sueño de Nicole Anliker. A principios de 2018, se mudó a Río de Janeiro.

“Había viajado mucho por países de habla hispana; Brasil es el país más importante del continente, económica y geográficamente. Por eso decidí mudarme a este sitio”.

Tomó algunas lecciones de portugués antes de irse y ahora lo practica en la vida diaria. Admite, no obstante, “sentirse más cómoda en español”, lengua que habla desde hace 16 años.

Condiciones de trabajo difíciles

Muchos países de América del Sur son presas de la corrupción, el crimen organizado, la guerra de guerrillas... condiciones geopolíticas que podrían asustar a más de un periodista occidental.

En México, por ejemplo, las redes criminales, principalmente vinculadas a narcotraficantes, dificultan el acceso a ciertas regiones. “Quería realizar una historia sobre un pequeño pueblo que está completamente en manos del crimen organizado”, dice Nicole Anliker. Para ello, como suele hacer, se puso en contacto con una periodista local que le desaconsejó ese trabajo. “La periodista me dijo que, algún tiempo antes, dos reporteros estadounidenses del New York Times habían tenido la misma idea y que en vísperas de la publicación de su reportaje recibieron llamadas con amenazas para ellos y sus familias”.

En Venezuela, la profesión de periodista también puede ser peligrosa. “Nunca recibí un ataque personal, pero una vez, estando ahí, varios corresponsales fueron arrestados por la policía y desaparecieron durante algunos días antes de ser liberados”. Afortunadamente para Nicole Anliker, los periodistas se ayudan entre sí y cuidan de aquellos que no tienen su base en el país.

“Pero en esas naciones, el solo hecho hablar con un periodista también puede significar un peligro”. De ahí la importancia de planificar bien los viajes y de estar siempre en contacto con alguna persona del lugar. “Mi ventaja es que puedo mezclarme bastante bien con la población local. Solo llevo mi ordenador portatil y mi teléfono, así que paso mucho más desapercibida que un fotógrafo o alquien que va con un equipo de television”.

Aunque se niega a exponer al peligro a sus entrevistados, a veces ha tenido que ceder ante la insistencia de algunos de ellos. Viene a su memoria el caso de un médico venezolano que insistía en mostrarle, a toda costa, las deplorables condiciones en las que trabajaba. Los periodistas no pueden ingresar a los hospitales, así, sin más. “Así que me vistió como médica y me guió al interior del hospital. El problema es que el gobierno tiene ojos y oídos en todas partes. En el equipo del médico también había ‘espías”, pero él no sabía quienes eran, así que estaba tomando el riesgo de meterse en graves problemas”.

En México, las familias de las víctimas del crimen organizado a menudo enfrentan represalias por hablar con los periodistas. “Pero piensan que es muy importante hacerlo, y lo es. Sin ellas y sin su valentía, no tendríamos testimonios”, destaca Nicole Anliker con admiración.

Pero para evitar las situaciones de peligro extremo, Anliker siempre se deja guiar por “la razón y la intuición”.

Montaña pedra da gávea (842 m sobre el nivel del mar) domina la bahía de Río de Janeiro. Nicole Anliker

Aprendizaje cotidiano

Independientemente de las dificultades encontradas, Nicole Anliker se considera muy afortunada de poder ejercer la profesión que ama, en una región que adora. Considera que su mayor privilegio es conocer personas que la inspiran, gente que lucha con todas sus fuerzas para salir airosa de situaciones complicadas. Siente un profundo respeto por los hombres y mujeres que aceptan dar testimonio sobre sus vidas, aunque al hacerlo, puedan ponerlas en riesgo.

“Los encuentros que más me marcan son aquellos que muestran la complejidad del ser humano. Nada es solo blanco y negro, así que me gusta poner los hechos en contexto”. Su comentario hace referencia a una entrevista que hizo a un guerrillero de las ahora disueltas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Un joven de 28 años que cumplía una condena en prisión acusado de actos atroces. “Estaba convencido de estar en su derecho porque cuando era niño, su familia había sido asesinada ante sus ojos por la milicia del gobierno”. Ser un miembro activo de las FARC le permitió saciar su sed de venganza. “Para mí, esta historia es la perfecta ilustración de las víctimas que luego se convierten en verdugos. Y en América del Sur hay muchas”.

¿Qué son las FARC?

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, las FARC, eran la principal guerrilla en el conflicto armado de Colombia.

Fundadas en 1964 en las montañas del sur del departamento de Tolima, las FARC surgieron tras una agresión contra las colonias de Marquetalia, el Pato, Riochiquito y El Guayabero, como una respuesta armada y de rebeldía en defensa de lo grupos más desposeídos del campo y de la ciudad. Eso sucedió en un periodo en el que, terminada la dictadura militar, el gobierno colombiano buscaba recuperar el control de decenas de áreas simpatizantes con el comunismo.

En noviembre de 2016, después de 52 años de una guerra de guerrillas y cuatro años de negociaciones, representantes de las FARC firmaron un acuerdo de paz con el gobierno. Como resultado, se transformaron en un partido político llamado Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, conservando el acrónimo de las FARC, el 31 de agosto del 2017.

End of insertion

El prado de enfrente siempre es más verde

Las personas que se encuentran con Nicole Anliker a menudo se sorprenden de que una mujer suiza viva tan lejos de su tierra natal. “Me preguntan qué estoy haciendo aquí, cuando en mi país todo funciona tan bien”. Se refieren sobre todo a la inseguridad, uno de los principales problemas en América Latina.

Suiza y Brasil

En 2019, 13 857 ciudadanos suizos vivían en el Brasil, cifra que es sólo ligeramente inferior a la de 2018. En América Latina, había más de 56 000. Brasil es el hogar de la segunda comunidad de suizos más grande de Sudamérica, después de Argentina.

Brasil es el socio comercial más importante de Suiza en la región, con el que ha concertado acuerdos en los ámbitos de la ciencia, la justicia, el intercambio de información en materia fiscal, tráfico aéreo y seguridad social.

En 2014 se abrió una filial de Swissnex en Río de Janeiro y una segunda en 2017 en Sao Paulo. La plataforma de innovación de la Secretaría de Estado de Educación, Investigación e Innovación (SEFRI) reúne a investigadores, instituciones y empresas de ambos países.

End of insertion

“Los suizos podrían ser más positivos. Tienen el privilegio de crecer en un país seguro que además ofrece las mismas oportunidades a todos para educarse y tener éxito. Eso está lejos de ser el caso aquí”.

Como corresponsal, su objetivo es “representar a esta región un poco olvidada por el resto del mundo, compartir su pasión y demostrar que la vida también ahí es bella”. Prueba de ello es que incluso consigue el Toblerone a un precio razonable, dice con buen humor. “Pero siempre les pido a mis visitas que me traigan algunas barras de chocolate Lindt, porque aquí es demasiado caro”, ríe.

Para seguir a Nicole Anliker en Twitter es por aquí.

Para escuchar Radio Friburgo en alemán o en francés pulse aquí.

Traducido del francés por Andrea Ornelas

Compartir este artículo