Política en Suiza: distinta visión de las inmigrantes

Manifestación contra explotación de mujeres inmigrantes en Ginebra el Día de la Mujer (08.03.07) Keystone

Las inmigrantes en Suiza necesitan ser apoyadas o las extranjeras no hacen lo suficiente para lograr su plena integración.

Este contenido fue publicado el 08 junio 2007 - 16:41

La visión de los partidos políticos suizos sobre las inmigrantes va del paternalismo a la crítica. Empero, parece ignorarse que también son mujeres con calificaciones profesionales.

La posición de la clase política suiza sobre las inmigrantes fue el tema de la Jornada Anual organizada en Berna por la Coordinación de ONG 'post-Beijing'.

"Con motivo de las próximas elecciones federales damos una mirada feminista crítica a los documentos sobre migración e integración publicados en los últimos años por los grandes partidos políticos suizos", señaló Margrit Kuhn, coordinadora de 'post-Beijing'.

Preguntada por swissinfo sobre la ausencia de la Unión Democrática del Centro, la derecha dura, cuyo discurso en contrario a la inmigración, Kuhn precisó: "No la invitamos porque, desde nuestra perspectiva, no contribuye sustancialmente al tema".

Por cierto, la UDC tiene un documento sobre 'temas de migración' que dice 'la integración es asunto del extranjero'. A partir de afirmaciones como esa se deduce que el Estado y la sociedad no necesitan hacer nada, concluyó Kuhn.

Políticas interrogadas por inmigrantes

Sin que haya necesariamente coincidencias, otras son las posiciones de los partidos Socialista, Demócrata Cristiano, Verde y Liberal, que en la jornada estuvieron representados por Ruth-Gaby Vermont-Mangold, Madeleine Amgwerd, Anne-Catherine Menétrey y Barbara Perriard.

Estas políticas suizas fueron interrogadas por inmigrantes especialistas en temas de migración e integración: las brasileñas Beatriz Paiva y Luiza Vasconcelos, la italiana Alessandra Parente y la chilena Magdalena Urrejola.

Antes, Regula Rytz, representante del gobierno de Berna, dijo que las ciudades también pueden contribuir al cumplimiento del Convenio de la Conferencia Mundial de Beijing.

Sin embargo, no soslayó "las estructuras patriarcales y las imágenes sobre las inmigrantes que todavía dominan en nuestra sociedad" y se pronunció por seguir "con el análisis constante, el diálogo con las involucradas y buenas estrategias".

Alicia Gamboa, delegada del Servicio Cristiano por la Paz ante 'post-Beijing', apuntó que en 1997 Suiza ratificó la Convención por los Derechos de la Mujer y que el informe del 2002 criticó especialmente la situación de las inmigrantes en Suiza, constató la necesidad de acción e hizo recomendaciones. "Para ver qué ha pasado en los últimos cinco años estamos aquí".

Cuotas para las inmigrantes calificadas

A criterio de Paiva, el documento del Partido Socialista tiene contradicciones, imágenes positivas y negativas de las inmigrantes. "Sin dar una imagen negativa de mi partido, debo decir que efectivamente es así", respondió Vermont-Mangold.

"Donde hay personas de diferentes culturas hay disputas que debemos aprovechar en el trabajo de integración. De lo contrario, unos y otros quedamos como extraños".

Paiva abordó el tema del acceso de las inmigrantes al mercado de trabajo. "Se les presenta como personas poco calificadas cuando 6,4% de ellas tiene un diploma universitario frente al 3,4% de suizas". ¿Con qué medidas concretas se puede utilizar mejor ese capital humano?

Vermont-Mangold: En efecto, nuestro documento se refiere sólo a una parte de las inmigrantes. Hay que posicionar a las inmigrantes de otra manera, por ejemplo, con cuotas. La palabra 'promover' no me gusta, prefiero hablar de complementar competencias ya existentes.

"Métodos y no cursos de idioma elementales"

Confrontada por Vasconcelos sobre la posición del PDC frente a la igualdad entre mujer y hombre, Amgwerd citó las estadísticas que revelan la persistente desigualdad en el trabajo doméstico. "Pero esto cambia entre las parejas más jóvenes, es una cuestión generacional".

Sobre las inmigrantes que trabajan como empleadas del hogar en condiciones laborales precarias en hogares suizos- sólo en Ginebra son 50 mil y muchas reciben 1 franco por hora - Amgwerd sostuvo:

Aunque el problema no ha sido abordado por el PDC, a título personal pienso que la solución sería que se les pague el seguro social y se cumplan ciertas condiciones. "Lamento el estatus de los Sin Papeles y que haya gente que se aprovecha de ellos, algunas embajadas en Ginebra".

"Hablo de los suizos que emplean a estas mujeres en condiciones inhumanas", replicó una participante. "Lamento esa situación pero ello no significa que se les vaya a regularizar", respondió Amgwerd.

Luego manifestó que 80% de las medidas de integración funcionan bien y que la voluntad de integración puede mostrarse a través de la visita a cursos de idioma elementales. Después se disculparía por esta frase afirmando que se refería a los métodos, "lo que no significa que las inmigrantes sean menos calificadas o menos inteligentes".

En conversación con swissinfo, Amgwerd señaló que no tuvo tiempo para decir que considera que los inmigrantes contribuyen a la economía y a la cultura suiza, que "la vida en Suiza sin el aporte de esta gente sería distinta, somos un país pequeño y los necesitamos".

"Es indecente condicionar la integración"

Menétrey, que fue interrogada por Parente, afirmó que la integración no es para dejar contentos a los suizos sino para lograr condiciones de vida aceptables. "No puede haber integración cuando el estatus de la persona no está regulado o condicionándola al aprendizaje de las costumbres o las lenguas del país. Eso me parece indecente".

Los cursos de lengua, agregó, deben ser una oferta y no una medida coercitiva. Es más, "a los jefes extranjeros de grandes firmas nadie les demanda aprender un idioma de Suiza, ellos siguen hablando su idioma. Cuando se es rico no hay necesidad de integrarse".

Liberales: integración como inversión, pero...

Perriard reconoció que aunque las bases apoyan la mayor participación de los extranjeros, en el Partido Liberal hay pocas figuras con un contexto de migración. "Queremos lograr más consenso sobre la posición de la mujer y falta una visión y objetivos en nuestro discurso".

La integración, continuó, debe ser vista como una oportunidad, como inversión y no como problema. "Pero como política liberal estoy contra preceptos y prohibiciones y en favor de la libertad y la responsabilidad. Y la competencia en los idiomas es clave para un proceso de integración".

Urrejola criticó que en Suiza se dé tanta importancia al idioma en la integración. "Es una excusa para pasar la responsabilidad a los inmigrantes y no tener que actuar ni mirarse críticamente. Pero ¿qué es integración? ¿Hasta qué punto uno tiene que integrarse y hasta dónde mantenerse 'exótico'?

Preguntas sin respuesta. Proyectos para mejorar la situación de las inmigrantes que son excepciones a la regla. Discursos de los partidos que aún no encuentran formas de plasmarse en medidas concretas. Entre lo dicho y lo hecho queda aún largo trecho.

swissinfo, Rosa Amelia Fierro

Contexto

2005: diez años después de la Conferencia Mundial sobre la Mujer en Beijing, se realizó una evaluación mundial de las aplicaciones de los acuerdos.

Todos los estados fueron exhortados a responder un cuestionario de la ONU referido a temas de la mujer.

En Suiza, este cuestionario fue respondido por la Oficina federal para la Igualdad entre Mujer y Hombres. Además la Coordinación de ONG 'post Beijing' redactó otro informe.

Este año Suiza redacta el 3° informe nacional para la aplicación del Convenio para la Eliminación de toda forma de Discriminación contra las Mujeres.

Este convenio fue ratificado en Berna por el Parlamento en 1997 y desde entonces es obligatorio para Suiza.

End of insertion

Participantes

Ruth Gaby Vermont-Mangold es etnóloga, parlamentaria nacional del Partido Socialista y autora de mociones por los derechos humanos, contra la pornografía infantil e impulsora de la iniciativa 'Mil mujeres para el Premio Nobel de la Paz'.

Beatriz Paiva Keller, psicóloga, con Maestría en Psicología Educativa y postgrado en Migración. Es coautora del estudio 'Inmigrantes en el Cantón Berna' y elabora el proyecto 'Salud y Migración'.

Madeleine Amgwerd, representante demócrata cristiana del cantón de Jura, considera que la mejor integración pasa por la educación y que la libertad religiosa se basa en el diálogo y el respeto.

Anne-Catherine Menétrey, parlamentaria nacional de Los Verdes, presidenta de la 'Plataforma por los Sin Papeles', autora de mociones parlamentarias sobre migración.

Alesandra Parente, licenciada en Letras, coordina un proyecto contra el racismo y la discriminación en la campaña del Consejo Europeo 'Todos Diferentes, Todos Iguales'.

Barbara Perriard, secretaria general de la sección femenina del Partido Liberal de Suiza, trabaja en la prevención e impedimento de matrimonios forzados y de violencia contra la mujer.

Magdalena Urrejola, hija de refugiados chilenos que llegaron a Suiza en los 70, es coordinadora de Migración en Amnistía Internacional y trabaja en una campaña contra el tráfico de mujeres.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo